¿Sucede algo malo?

MI COMPAÑERO Y YO BUCEAMOS SEIS DE SIETE DÍAS durante mi último viaje de buceo. Nuestro perfil admitía tiempos de buceo de una hora con buceos con dos tanques y el intervalo recomendado. Normalmente buceamos día por medio al final del viaje, pero nuestros dos últimos días de buceo fueron consecutivos debido al clima.

En el último buceo, iniciamos nuestro regreso a la embarcación con medio tanque de aire restante, y paramos a aproximadamente 7,6 metros (25 pies) para observar el área. Me separé brevemente de mi compañero para seguir a un blanquillo antes de continuar mi ascenso y hacer mi parada de seguridad a la vista de los otros buzos y nuestro divemaster. Es posible que haya acortado un poco mi parada de seguridad para regresar con el divemaster a tiempo para seguirlo hasta la embarcación.

Después de salir a la superficie y quitarme el compensador de flotabilidad (chaleco), algo que siempre me resulta difícil debido a mi artritis en el hombro, comencé a sentir un dolor en el pecho. Era inusual, pero creí que era una distensión muscular por quitarme el chaleco. Me dolía un poco la cadera izquierda y esto me perjudicó al salir del agua, pero eso es normal. Cuando me senté en la embarcación, el dolor en el pecho y la cadera había desaparecido. Me quité el resto del equipo y, mientras me movía por el barco, sentí que la pierna izquierda se me aflojaba un poco, pero pensé que esto se debía a mi artritis.

If something is wrong after diving that might be DCI, I encourage you to quickly get on oxygen and seek an evaluation right away by a practitioner familiar with DCI.

De regreso en el hotel, todo parecía normal. Me duché y guardé mi equipo, pero luego observé espasmos en los músculos de mi muslo izquierdo y le mostré a mi compañero. Después de buscar los síntomas de la enfermedad disbárica (ED) en Internet, determiné que probablemente era fatiga lo que estaba causando mis espasmos. Me hidraté y comí algunos carbohidratos, pero advertí que no había tenido que orinar, lo que me resultaba extraño. El tiempo pasó y yo seguía sin poder orinar a pesar de tener ganas.

Quedó claro que algo grave estaba sucediendo, y consideré que probablemente estaba experimentando síntomas de ED. Fui al hospital de la isla, donde recibí oxígeno de alto flujo e hidratación por vía intravenosa. Felizmente, también me colocaron un catéter urinario para aliviarme un poco. El médico que me examinó determinó que tenía una pérdida de sensibilidad en las piernas, especialmente la sensibilidad al calor, y debilidad muscular en el cuádriceps izquierdo.

Me había demorado en solicitar atención por casi ocho horas y, debido a que en la isla no había una cámara hiperbárica, no recibí un tratamiento de recompresión hasta la noche siguiente, más de 24 horas después. Soy médico experto en medicina interna de atención primaria, así que debería haber solicitado ayuda a un especialista en buceo en cuanto experimenté síntomas extraños. Con el tratamiento mis síntomas desaparecieron por completo seis meses después del incidente, pero si hubiera solicitado tratamiento antes, mi recuperación podría haber sido más rápida y el tratamiento posiblemente menos intenso.

En medicina, tenemos un dicho tomado de los aforismos de Sir William Osler: “un médico que se trata a sí mismo tiene a un tonto como paciente”. Si después de bucear sucede algo malo que podría ser una ED, lo aliento a solicitar el suministro de oxígeno rápidamente y someterse a una evaluación realizada por un médico familiarizado con la ED de inmediato.

© Alert Diver — Q2 2022

Español de México