Palaos

Superioridad sustentable

E STABA LEYENDO EL PRÓLOGO DE SYLVIA EARLE DE Our Ocean, Our Future: Palau, (Nuestro océano, nuestro futuro: Palaos), un hermoso libro ilustrado creado por Michael Aw, David Doubilet y Jennifer Hayes. Earle comenzó señalando cuando le preguntan sobre el mejor lugar para bucear. Su respuesta habitual es: “casi cualquier lugar, 50 años atrás”. 

Mi respuesta favorita cuando me hacen la misma pregunta normalmente empieza por preguntar si se refieren al buceo desde una embarcación de vida a bordo o una máquina del tiempo. Nuestras respuestas similares reflejan la dura realidad de que hemos visto una depredación alarmante de los arrecifes de coral en nuestras cortas vidas como buzos viajeros.

Medité sobre lo que había visto al volver a visitar Palaos. Cuando inicié mis viajes de buceo internacionales, solía ir a Palaos cada dos años, pero el tiempo y los hábitos se desvanecieron. Me sorprendió encontrar la evidente ausencia de una carpeta de Palaos en mi archivo digital, lo que significaba que no había visitado el lugar desde mi conversión de la película al formato digital en 2001. No ha habido otro destino que tardara tanto en volver a visitar.  

Con el trasfondo global de la lucha de la fauna marina contra las prácticas pesqueras industriales, que Earle también destaca en su introducción, las personas de Palaos han sido increíblemente progresistas. En 2009 Palaos se convirtió en el primer país del mundo en proteger a sus tiburones con un santuario de tiburones nacional en su zona económica exclusiva (ZEE). El esfuerzo acabó con la pesca comercial de tiburones en más de 517.998 kilómetros cuadrados (200.000 millas cuadradas) de océano. Un año más tarde, el entonces presidente Johnson Toribiong anunció una condición de santuario ampliado que incluía mamíferos marinos y, por consiguiente, protegía a delfines, ballenas y dugongos.   

El submarinista Arne Veimo se encuentra con una sepia.
Arne Veimo encuentra una sepia junto a la bajada en Dexter’s Wall
© STEPHEN FRINK
buceo libre cerca de corales blandos
Corales blandos a menudo decoran los arcos superficiales de las islas Chelbacheb, una prueba del flujo de corriente a través de los canales © STEPHEN FRINK

La iniciativa de conservación más ambiciosa fue el Santuario Marino Nacional de Palaos (Palau National Marine Sanctuary, PNMS), que prohíbe toda actividad de extracción —incluso la pesca industrial y artesanal— en el 80 por ciento de la ZEE, un área más grande que California. El presidente Tommy Remengesau Jr. firmó la ley en octubre de 2015, y desde su implementación el 1 de enero de 2020, ningún otro país le ha asignado la condición de área marina protegida a una parte tan importante de sus aguas nacionales.

Los esfuerzos están dando sus frutos. Los arrecifes y la vida marina que vi este año eran mejores que cualquier otra cosa que recuerde de mediados de la década de 1990. No tengo ninguna referencia empírica, solo memoria. Los factores que contribuyen a la salud de los corales de Palaos incluyen la buena suerte geográfica de que los arrecifes principales estén mar adentro y bien alejados de los centros de población en general, el efecto limpiador de las corrientes oceánicas, los esfuerzos de conservación nacionales y los buzos respetuosos. 

Otra faceta que no podemos ignorar es la mejora de los buceos. Los operadores de buceo se han vuelto expertos en la observación de mareas y las fases lunares para predecir con precisión los momentos correctos para bucear en sus arrecifes. También saben cuándo visitar arrecifes específicos para garantizar que los buzos puedan observar fenómenos de comportamiento episódicos como el desove. 

Déjà Vu pero mejor

Viajar a Palaos desde América del Norte requiere algo de esfuerzo; la mayoría de las opciones de viaje pasan por Guam y conllevan largos tiempos de tránsito. No estábamos terriblemente decepcionados de tener un buceo sencillo la tarde de nuestra llegada para mitigar el jet lag y la fatiga. Aun así, proporcionó oportunidades para tomar fotografías interesantes y reflejó evidencia de la feroz acción bélica que estas islas soportaron durante la Segunda Guerra Mundial.

Las islas del Pacífico eran estratégicamente importantes a principios de 1944 porque protegían áreas que los japoneses ocuparon en Filipinas, Malasia, Borneo y las Indias Orientales Neerlandesas. Palaos y la cercana Peleliu fueron blancos de implacables ataques aéreos estadounidenses que hundieron más de 60 buques japoneses. Japón rescató al menos 27 naufragios para ayudar a pagar sus reparaciones de guerra, pero aún queda una colección considerable de buques históricos para el buceo. 

Estas aguas también albergan muchas aeronaves. Algunas se hundieron después de combates aéreos, algunas tras ser bombardeadas mientras estaban en el puerto y otras por mala suerte, lo que parece haber sido el caso del hidroavión “Jake”. Su naufragio, que yace a 14 metros (45 pies) a solo 10 minutos del puerto de Koror, no tiene orificios de bala que indiquen alguna agresión ni una hélice doblada por golpear la superficie del océano a velocidad.

Un pescador local divisó la silueta del avión en el lecho marino por primera vez en 1994 e informó a una tienda de buceo local. Paul Tzimoulis y Geri Murphy tomaron las primeras fotos submarinas del naufragio mientras estaban en Palaos para una sesión fotográfica para un artículo de la revista Skin Diver Es una aeronave hermosamente intacta que yace en un amplio campo de corales duros y está engalanado con coloridas esponjas incrustantes. La visibilidad durante nuestro buceo era de solo unos 7,6 metros (25 pies), pero las esponjas que cubrían la hélice explotaban de color bajo una luz estroboscópica.

Los corales lechuga del canal de Ulong sirven de refugio al pez soldado de aleta sombra.
Los inmensos corales lechuga de Ulong Channel proporcionan refugio para montones de peces soldado aleta de sombra © STEPHEN FRINK
La fotógrafa submarina Paula Selby recorre New Drop-Off.
La fotógrafa submarina Paula Selby se desplaza por New Drop-Off, mientras disfruta de vistas de gran angular © STEPHEN FRINK

Desde tierra o una embarcación de vida a bordo

Para este viaje alojé a mi grupo en la costa, pero previamente había buceado en Palaos desde una embarcación de vida a bordo. Cada opción tiene ventajas y desventajas. 

Los viajes diarios parten desde Koror por la mañana y tienen una duración de 45 a 50 minutos por las pintorescas y protegidas islas Chelbacheb hacia los icónicos puntos de buceo de Palaos. La mayoría de las embarcaciones realizan buceos con tres tanques con un receso de almuerzo en la playa de una isla cercana. Varias de estas islas tienen infraestructura, como mesas de picnic e instalaciones sanitarias, lo que hace que un día en el mar sea menos complicado —y de todas formas se necesita algo de tiempo para liberar gases—. 

Las embarcaciones de vida a bordo llevan a los buzos a los mismos puntos, pero perfectamente pueden ofrecer cuatro buceos por día porque pueden amarrar cerca de los puntos de buceo. Los buceos nocturnos también son más fáciles de organizar. 

La decisión de qué opción es mejor para usted tiene más que ver con la preferencia de estilo de vida que con el muestrario de buceos. En Peleliu incluso se puede bucear desde tierra, pero es un recorrido más largo y mucho más sencillo desde una embarcación de vida a bordo. 

Desfiles de peces

La primera mañana nos desplazamos en lancha 43 kilómetros (27 millas) al sudoeste de Koror hacia New Drop-Off. La tripulación nos informó que las corrientes podían ser fuertes en el lugar, pero al llegar nos recibió una marea tranquila y disfrutamos de un buceo muy apacible. El arrecife comienza a solo unos metros bajo la superficie y es parte de una pared vertical que recorre toda la longitud de la isla Ngemelis. 

La pared está agradablemente decorada con grandes y coloridos corales de abanico y grupos de peces mariposa pirámide que me exasperan porque nunca puedo acercarme lo suficiente para tomar las fotos de gran angular de cerca que concibo. Los bancos de pargos y barracudas fueron muchos más tolerantes con mi cercanía. 

Si hubiera habido una corriente, habríamos utilizado un gancho de arrecife para mantener una posición en la segunda esquina junto a la pared y esperar que los tiburones de arrecife grises pasaran cerca. Ese es su protocolo habitual, pero las condiciones variables siempre definen el buceo en Palaos. 

Para nuestro siguiente buceo nos trasladamos a Dexter’s Wall cerca de allí, donde nos encontramos con una sepia extremadamente relajada inmune a nuestra proximidad. Las características del fondo son similares en muchos de los puntos con paredes del lugar, incluso el célebre Blue Corner, que está a unos pocos cientos de metros de distancia.

New Drop-Off es tan bueno que probablemente lo visite unas cuantas veces durante un itinerario de buceo de una semana. Nuestro segundo buceo allí esa misma semana realmente valió la pena cuando vimos abundantes tortugas marinas junto a la parte superior de la pared a solo 24 metros (15 pies). Las personas que alejaron la vista del visor el tiempo suficiente como para ver todo el espectáculo contaron 18 tortugas marinas verdes en las aguas superficiales. Eran tan dóciles que más tarde le comenté a nuestra divemaster que eran mucho más abordables que las que vimos en buceos posteriores en Peleliu. Me guiñó el ojo irónicamente y me preguntó qué isla pensaba que tenía una tradición de búsqueda de tortugas.

Sharon Koen nada junto a un banco de pargos azules
Palau, Stephen Frink MFT Photo Tour, alojándose en el Palau Royal Resort y buceando con Sam's Tours. Rincón Azul

Blue Corner es el punto de buceo más famoso de Palaos, y es sin duda impresionante, pero es drásticamente diferente dependiendo de la corriente. Las corrientes pueden cambiar de dirección horizontal o verticalmente de repente, por lo que los divemasters enseñan a los buzos a amarrarse a un trozo de sustrato rocoso con un gancho de arrecife e inflar ligeramente sus compensadores de flotabilidad (chalecos) para elevarse del fondo y evitar afectar a los corales vivos. 

La intensa corriente ha escarificado la parte superior del arrecife, por lo que el procedimiento es más ecológicamente benigno de lo que parece. Engancharse permite a los buzos cernirse en el lugar sin movimientos exagerados que podrían ahuyentar a los tiburones. Si los buzos son habilidosos y la corriente es adecuada es posible acercarse a los tiburones de arrecife grises, un plato fuerte del buceo. 

Inmensos peces loro búfalo y grandes bancos de pargos de rayas azules también se agrupan aquí. Los peces Napoleón son comunes, y los buzos pueden ser recompensados con enormes bancos de pargos de dos manchas si el ciclo lunar es el correcto. La mayoría de los itinerarios de una semana ofrecen varios buceos en Blue Corner debido a la demanda popular del desfile de diferentes peces. 

El panteón de los mejores puntos de buceo tropicales del mundo incluye Ulong Channel, que es único entre los puntos de Palaos. Este canal superficial a través de la estructura arrecifal de la isla de Ulong tiene un fondo de no más de 14 metros (45 pies) y coral y vida marina en pequeños orificios que salpican el fondo y las laderas a ambos lados. A veces la corriente es rápida y en otras ocasiones se puede aletear apaciblemente por el fondo durante la marea tranquila. 

Los buzos normalmente descienden a 18 metros (60 pies) al norte del canal, que es un buen sitio para encontrar tiburones de arrecife grises. La corriente entrante se encauza en el canal y presenta una buena oportunidad para fotografiar a los tiburones contra un fondo de coral en lugar de los fondos de color azul profundo que se observan en la mayoría de los demás puntos con paredes. 

La característica distintiva del punto de buceo es el enorme conjunto de corales lechuga que sigue verticalmente el perfil de la pendiente del arrecife por casi 7,6 metros (25 pies). No solo el coral hace que sea tan cautivador, sino también los innumerables candiles pequeños y peces damisela que ocupan todos los recovecos y rincones de este gran bloque de coral.

El hidroavión Jake es uno de los artefactos más famosos de la Segunda Guerra Mundial hundidos frente a Palaos.
El hidroavión Jake es uno de los artefactos más famosos de la Segunda Guerra Mundial que se han hundido cerca de Palaos © STEPHEN FRINK
Un gran pez loro bumphead pasta entre los escombros del arrecife en Blue Corner
Un gran pez loro búfalo se alimenta entre los escombros del arrecife en Blue Corner, mientras buzos usan ganchos de arrecife para mantener su posición en la corriente © STEPHEN FRINK

Desove de peces loro búfalo

Es posible que en una época este evento de desove en Grassland haya sido un secreto, pero ver 11 embarcaciones converger aquí tan temprano a la mañana sugiere que se ha corrido la voz. La agregación de desove más grande de peces loro búfalo (Bolbometopon muricatum) que se conoce sucede con una fase lunar mensual si la marea y la temperatura son adecuadas. 

Mientras grandes cantidades de peces loro búfalo se pasean en las aguas superficiales, se genera una gran expectativa tanto en los observadores como en los peces. Los peces loro se desplazan hacia el fondo de arena a aproximadamente 24 metros (80 pies) como un todo curiosamente cohesivo y luego se precipitan hacia arriba, las hembras mejilla con mejilla con los machos. En una explosión sincronizada liberan sus huevos y esperma. Los creadores de imágenes deben estar en el lugar correcto en el momento justo para capturar esta dinámica danza de procreación.  

Pienso en todas las agregaciones de desove conocidas y considero las pocas que están verdaderamente protegidas. Una pasada con una red de cerco podría aniquilar una generación de peces, pero gracias a la idea de conservación del gobierno de Palaos y la vigilancia continua de la flota de buceo de Palaos, esta agregación de desove está segura por ahora. 

Procure planificar con anticipación si el desove de peces loro búfalo es parte de su lista de deseos de Palaos. Su operador de buceo sabrá cuándo sucederá y puede ayudarlo a definir bien sus fechas. Lo hicimos en dos días consecutivos y fuimos más productivos el segundo día después de aprender el ritmo del evento.

Manta rayas en el Canal de la Mancha
German Channel es conocido por las múltiples estaciones de limpieza que atraen mantarrayas, y el plancton que flota en la corriente desencadena comportamientos de alimentación © STEPHEN FRINK
El desove del pez loro cabezón
El desove de los peces loro búfalo es bastante predecible de acuerdo con las fases lunares y se ha convertido en un distintivo icónico del buceo en Palaos © STEPHEN FRINK

Meca de mantas

En 1905, mientras Palaos era una colonia alemana, Alemania se dio cuenta del valor de la explotación de depósitos de guano de aves marinas en la isla de Angaur por su valor comercial como fertilizante debido a su alto contenido de fosfato. Para trasladar el cargamento al puerto de manera eficiente para enviarlo de regreso a Europa fue necesario excavar un canal entre las islas Ngemelis y Ngercheu. En la actualidad, German Canal es tan superficial en algunos lugares que solo lanchas a motor de poco calado pueden navegar por él con confianza. 

Bajo el agua, el canal se ha convertido en una meca de mantas debido a la presencia de varias estaciones de limpieza a 14 metros (45 pies). Los guías de buceo saben dónde posicionar a los buzos, y normalmente no pasa demasiado tiempo hasta que las mantas hacen fila para su dosis de higiene diaria. Son indiferentes a la presencia de buzos, y la proximidad es una probabilidad para cualquiera que sea lo suficientemente paciente como para arrodillarse en la arena y esperar.

Buceamos en German Channel varias veces, así que la novedad de acercarnos a una manta se desvaneció durante la semana. Pero una tarde tuvimos el placer de disfrutar un extraordinario frenesí de pargos de dos manchas, macarelas salmón y mantarrayas mientras se reunían para alimentarse en una corriente enriquecida con plancton que fluía por el canal. La acción tuvo lugar en los primeros 6 metros (20 pies) de profundidad, con las mantas haciendo círculos con sus bocas abiertas y los enormes bancos de pargos engullendo con voracidad. Esperábamos que se repitiera, pero nunca más experimentamos esa sinergia de condiciones durante el tiempo que pasamos en el lugar. 

Regreso a Peleliu

La última vez que había buceado en Peleliu había sido en un punto llamado Peleliu Express cuando era mucho más joven y menos conocedor del desplazamiento en corrientes extremas. Recuerdo haberme asustado cuando todos fuimos apartados de la pared para liberar gases en el mar abierto. El conductor del bote no estaba sorprendido, y si bien la embarcación era un punto a lo lejos para cuando lanzamos nuestras boyas de seguridad, la recogida fue algo de rutina. 

Con ese buceo aún en mi mente 30 años más tarde, optamos por los buceos más tranquilos de Peleliu en Peleliu Wall y los arrecifes superficiales de Coral Gardens. Peleliu Wall hizo que valiera la pena hacer el viaje desde Koror para disfrutar de los coloridos corales de abanico y corales blandos que adornan la bajada y están en medio de impresionante agua cristalina. No obstante, no había tantos peces como en los puntos más tradicionales cerca de la isla Ngemelis, y la vida marina era notablemente más asustadiza. 

Coral Gardens ofrecía excelentes ramificaciones de coral duro y bloques de coral; si bien la mayoría estaban bastante intactos, también había evidencia de blanqueamiento del coral en los corales cuerno de ciervo. Dedicar un día de un itinerario de una semana probablemente es suficiente para Peleliu. Es un buen lugar para experimentar, pero hay muchas otras opciones.

Cueva de la araña
Chandelier Cave tiene cinco cámaras interconectadas. Cuatro están llenas de agua con cavidades de aire en la parte superior, mientras que la quinta es una caverna terrestre. © STEPHEN FRINK

Coral Gardens ofrecía excelentes ramificaciones de coral duro y bloques de coral; si bien la mayoría estaban bastante intactos, también había evidencia de blanqueamiento del coral en los corales cuerno de ciervo. Dedicar un día de un itinerario de una semana probablemente es suficiente para Peleliu. Es un buen lugar para experimentar, pero hay muchas otras opciones.

Las aventuras opcionales en Palaos normalmente incluyen snorkel en Jellyfish Lake, pero nos enteramos de que las poblaciones de medusas doradas (Mastigias papua etpisoni) eran decepcionantes. Pídale a su operador de buceo que le brinde información actualizada, pero con el costo del permiso de 100 dólares estadounidenses y la disminución de la población, decidimos no realizar lo que normalmente es un plato fuerte de cualquier aventura en Palaos. 

La Autoridad de Visitantes de Palaos (Palau Visitors Authority) explicó que el lago es sensible a los patrones climáticos de El Niño y La Niña, que pueden afectar el viento y las tormentas que ayudan a mantener el lago frío. Mientras estábamos allí, La Niña estaba contribuyendo a una temperatura del agua demasiado alta para la reproducción normal de las medusas doradas. El clima algún día volverá a ser favorable para su ciclo de vida, y los conocimientos locales ayudarán a informar a los visitantes cuando sea adecuado agregar la actividad nuevamente a sus planes. AD

Vista con dron del perímetro de arrecifes de coral poco profundos del Canal de Alemania.
Vista de un dron del perímetro del arrecife de coral superficial de German Channel © STEPHEN FRINK

Cómo bucear en este lugar

Cómo llegar: su vuelo internacional llegará a Koror, y los ciudadanos estadounidenses que se queden menos de un año no necesitarán una visa. Hay diversas tasas relacionadas con el buceo en Palau, lo que incluye el permiso de buceo (USD 100) y los permisos adicionales para bucear en Peleliu (USD 30) y hacer snorkel en Jellyfish Lake (USD 100).

Condiciones: las temperaturas del agua son bastante constantes todo el año y normalmente oscilan entre los 28 °C y los 30 °C (82 °F y 86 °F). La temporada más seca es de diciembre a abril, pero una vista aérea de las verdes islas Chelbacheb revela que la lluvia es común durante todo el año.

Explore más

Vea más de la belleza inmaculada de Palaos en este video y la galería complementaria de Stephen Frink.

 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 
 

© Alert Diver - Q3 2023

Spanish