Capítulo 2: Lesiones

Las lesiones de oído son la mayor causa de enfermedad entre los buzos que usan scuba. La lesión más común es el barotrauma de oído medio (BTOM). La mayoría de los casos de BTOM son leves, sanan espontáneamente, y nunca se informan. En casos más graves, los buzos buscan atención médica, y algunos llaman a DAN. Varias encuestas indican que más del 50% de todos los buzos experimentan BTOM al menos una vez. En comparación con esto, sólo el 4,4% de los buzos experimentan ED en toda su vida.

Los buzos sufren de algunas otras lesiones de oído, muchas de las cuales son evitables, y se detallarán en el capítulo siguiente.

En este capítulo, aprenderá sobre:


Barotrauma de oído medio (BTOM)

El barotrauma de oído medio es la acumulación de fluido y sangre en el oído medio o la ruptura del tímpano como consecuencia de una fallida compensación de presión en el espacio de aire del oído medio durante el buceo o al volar.

Mecanismos

La presión del aire en la cavidad timpánica –espacio lleno de aire en el oído medio- debe compensarse (igualarse) con la presión del ambiente circundante. La trompa de Eustaquio conecta la garganta con la cavidad timpánica y provee el pasaje de gas cuando se necesita compensar la presión. Esta compensación, generalmente ocurre con muy poco o ningún esfuerzo. Varias maniobras, tales como tragar o bostezar, pueden facilitar el proceso.

Una obstrucción en la trompa de Eustaquio puede hacer que no se logre la compensación, particularmente durante un descenso cuando la presión varía rápidamente. Si la presión en la cavidad timpánica es menor que la presión del tejido circundante, este desequilibrio resulta en un vacío relativo en el espacio del oído medio. Esto provoca que el tejido se inflame, el tímpano se distienda hacia adentro, haya pérdida de fluido y sangrado de los vasos sanguíneos rotos. En un momento determinado, el intento activo por compensar será fútil, y forzar la maniobra de Valsalva puede, de hecho, lesionar el oído interno. Eventualmente, puede perforarse el tímpano, provocando alivio del dolor asociado al BTOM, pero es un resultado que, en la medida de lo posible, debe evitarse.

Los factores que pueden contribuir al desarrollo de BTOM incluyen el resfrío común, las alergias, o la inflamación –condiciones que pueden causar irritación y bloquear las trompas de Eustaquio. La mala realización de las técnicas de compensación, o el descenso demasiado rápido también pueden contribuir al desarrollo de BTOM.

Manifestaciones

Los buzos que no pueden compensar la presión del oído medio durante el descenso sentirán primero, una incomodidad en sus oídos (oídos tapados o congestionados) que puede resultar en dolor severo. Continuar descendiendo sólo intensifica el dolor de oído, lo que es seguido de acumulación de fluido seroso y sangrado en el oído medio. Al continuar con el descenso, el tímpano puede perforarse, provocando alivio del dolor; esta perforación puede causar vértigo, pérdida de la audición, y exposición a infecciones.

Manejo

Mientras bucea: Cuando sienta incomodidad en el oído durante el descenso, debería dejar de descender e intentar compensar. Si fuese necesario, ascienda unos pocos pies/metros para permitir la compensación. Si no puede lograrla, debería terminar el buceo de manera segura.

Primeros Auxilios: Cuando sienta los oídos tapados, absténgase de continuar buceando. Utilice un descongestivo nasal en spray o gotas. Esto reducirá la inflamación de la mucosa nasal y de la trompa de Eustaquio, lo que puede colaborar a abrir la misma y drenar el fluido del oído medio. No se coloque gotas en el oído.

Tratamiento: Solicite una evaluación médica si aparece secreción de fluido o sangre del canal auditivo, o si el dolor y la sensación de oído tapado se prolongan más de unas pocas horas. Si aparecen vértigo y mareo, que pueden ser síntomas de barotrauma de oído interno, usted debería consultar de manera urgente. El vértigo y las nauseas severas luego de bucear requieren de cuidados médicos de emergencia.

Aptitud física para el buceo

Puede considerar volver a bucear cuando el médico determine que la lesión se ha curado y la trompa de Eustaquio funciona adecuadamente.

Prevención

  • No bucee con congestión o resfrío.
  • Descienda lentamente. Si no puede compensar luego de algunos intentos, finalice el buceo de manera segura para evitar lesiones significativas que puedan impedirle bucear el resto de la semana.

Ruptura de la membrana timpánica (tímpano perforado)

La perforación de la membrana timpánica es una rasgadura del tímpano, que puede ocurrir mientras bucea debido a una fallida compensación de presión del oído medio.

Mecanismo

La membrana timpánica (MT) es un tejido que separa al oído externo del espacio del oído medio. Está adherida a una cadena de pequeños huesos (osículos auditivos) ubicados en el oído medio. La MT también sirve como barrera entre el espacio estéril del oído medio y el medioambiente.

La perforación del tímpano puede ser provocada por descender sin compensar la presión del oído medio, por realizar la maniobra de Valsalva de manera forzada, por una explosión, un golpe en el oído o en la cabeza, o por trauma acústico. Generalmente, está acompañada de dolor; la perforación alivia la presión (y el dolor) en el oído medio, y puede estar seguida de vértigo. También puede aparecer un sangrado en el canal auditivo externo.

Los factores que contribuyen incluyen congestión, entrenamiento inadecuado, y velocidades de descenso excesivas.

Manifestaciones

  • Dolor de oído durante el descenso que se detiene repentinamente.
  • Drenaje del oído, con liquido claro o con sangre.
  • Pérdida auditiva.
  • Zumbido en el oído (acúfeno).
  • Sensación de vértigo.
  • Nauseas o vómitos como consecuencia del vértigo.

Manejo

La mayor parte de los tímpanos perforados se curan espontáneamente en algunas semanas. Puede ser necesario tratar la congestión nasal y de los senos paranasales. Si la rasgadura u orificio en su tímpano no se cura por sí solo, el tratamiento consistirá en procedimientos para cerrar la perforación. Estos pueden incluir:

  • Parche del Tímpano: Un otorrinolaringólogo puede sellar la rasgadura u orificio con un parche de papel. Este es un procedimiento que se realiza en el consultorio, en el que el otorrinolaringólogo aplica una sustancia química en los bordes de la rasgadura para estimular el crecimiento, y luego coloca un parche de papel sobre el orificio para proveer una estructura de soporte para el crecimiento del tejido del tímpano.
  • Cirugía: Los grandes defectos del tímpano, pueden corregirse por medio de una cirugía (timpanoplastía). Un otorrinolaringólogo cirujano toma un pequeño parche de su propio tejido y lo implanta sobre el orificio del tímpano. Este procedimiento se realiza de manera ambulatoria, lo que significa que, generalmente, usted puede retirarse a su casa el mismo día, a menos que las condiciones médicas requieran de una estadía más prolongada en el hospital.

Para una derivación con un otorrinolaringólogo en su zona, envíe un e-mail a  o llame a la Línea de Información Médica DAN al +1-919-684-2948.

Aptitud física para el buceo

Si su médico considera que se ha curado y no existe evidencia de problemas en la trompa de Eustaquio, usted puede volver a bucear en algunos meses. Las perforaciones crónicas que no curan son una contraindicación para el buceo.

Prevención

No bucee si está congestionado. Mantenga una velocidad de descenso cómoda y compense cuando sea necesario.

Sistema de graduación O´NEILL

El sistema de graduación O'Neill es una nueva forma de graduar la gravedad del barotrauma de oído medio. Es simple, y se espera que provea diagnósticos más consistentes con suficientes detalles para dirigir el tratamiento.

Grado 0
Disfunción de la Trompa de Eustaquio

  • Punto de referencia: foto que representa la apariencia anatómica de la MT antes de exponerse a la presión
  • Síntomas sin cambio anatómico (sin trauma) del punto de referencia

Grado 1
Barotrauma

  • Eritema aumentado del punto de referencia
  • Fluido o aire atrapado (burbuja visible) en el espacio del oído medio

Grado 2
Barotrauma

  • Cualquier sangrado dentro de la membrana timpánica o el espacio del oído medio
  • Perforación

Barotrauma de oído interno (BTOI)

El barotrauma del oído interno es un daño al oído interno debido a las diferencias de presión provocado por una compensación incompleta o forzada. Puede ocurrir con pérdida del fluido del oído interno, o sin ella.

Mecanismo de la lesión

El oído interno está separado del mundo externo por el oído medio. Es el órgano de la audición y el equilibrio. Cuando la presión en el espacio del oído medio está adecuadamente compensada, el riesgo de barotrauma de oído interno es extremadamente bajo.

Si la presión en el oído medio no se compensa durante el descenso, la presión del agua sobre el tímpano se traslada hacia el interior a través de los osículos del oído medio a las ventanas ovales, y la ventana redonda se distiende hacia afuera. La presión misma puede dañar las estructuras sensibles del oído interno. Si la presión es excesiva, la ventana oval, o más comúnmente, la ventana redonda puede rasgarse, y el fluido del oído interno (perilinfa) puede pasar al oído medio (fístula de perilinfa).

La maniobra de Valsalva aumenta las presiones en los tejidos y la circulación craneana, lo que puede transmitirse al fluido coclear provocando un movimiento hacia afuera de la ventana redonda. Las ondas de presión por sí solas pueden dañar al oído interno sin ruptura de la ventana. Si ésta ocurriese, la pérdida de fluido del oído interno puede provocar daño al órgano de la audición, y a veces, al órgano del equilibrio. Si la pérdida no se detiene rápidamente de manera espontánea o mediante una cirugía de reparación, puede ocurrir la pérdida permanente de la audición.

Manifestaciones

El buzo puede experimentar:

  • Vértigo severo
  • Pérdida auditiva.
  • Zumbido en el oído (acúfeno)
  • Movimiento ocular involuntario (nistagmo)
  • Sensación de Oído tapado

Los síntomas del barotrauma de oído medio están casi siempre presentes. El vértigo es, generalmente, severo y acompañado de nauseas y vómitos. La pérdida de la audición puede ser completa, instantánea y permanente, pero los buzos usualmente pierden sólo las frecuencias altas. La pérdida sólo se percibe luego de algunas horas. Usted puede no notar la pérdida de audición hasta que le realicen un test.

Manejo

En caso de sufrir vértigo bajo el agua, aborte el buceo y pida ayuda para llegar a la superficie de manera segura. Comience con el oxígeno en superficie si se sospecha de enfermedad descompresiva. Los proveedores de primeros auxilios deberían realizar un examen neurológico completo y comprobar cualquier déficit.

¿Barotrauma de oído interno o enfermedad descompresiva de oído interno?

Es importante distinguir entre estas dos condiciones, porque el tratamiento es diferente. El tratamiento estándar para ED de cualquier tipo es el de oxígeno hiperbárico en una cámara de recompresión; la recompresión o cualquier cambio de presión está contraindicado cuando se sospeche de barotrauma de oído interno. Aunque los síntomas son similares en ambas condiciones, el barotrauma está precedido de una fallida compensación de la presión del oído medio, y generalmente ocurre al comenzar el buceo, mientras que la ED ocurre debido a una descompresión fallida al final del buceo.

Tratamiento definitivo

Busque de manera urgente ser evaluado por un médico para eliminar la posibilidad de ED. Si él determina que no es ED, consulte a un otorrinolaringólogo con experiencia en el tratamiento a buzos. Para una derivación en su zona, envíe un e-mail a , o llame a la Línea de Información Médica DAN al +1-919-684-2948.

Evite cualquier tipo de ejercicio físico, la compensación de oído medio, la exposición a la altitud o al buceo, estornudar o sonarse la nariz. No tome aspirina, ácido nicotínico (vitaminas), u otros vasodilatadores o anticoagulantes. El tratamiento conservador incluye reposo en cama, en posición sentado y evitar cualquier esfuerzo que pudiera provocar un aumento de la presión intracraneal o de oído medio. Si los síntomas no mejoran, puede ser necesaria la cirugía. La cura de la rasgadura (fístula) generalmente ocurre dentro de una o dos semanas. La pérdida de la audición puede llegar a ser permanente.

Aptitud física para el buceo

La evaluación del buen estado para bucear debe ser realizada por un médico experto en buceo, y depende tanto del grado de daño permanente como de la probabilidad de que se repita la lesión.

Pronóstico

En muchos casos, la cura completa ocurre espontáneamente. Si aparece una fístula que no cura pronto de manera espontánea, puede recomendarse la cirugía. En algunos casos, el oído interno puede quedar dañado permanentemente; el cuerpo se adapta a que un lado no funcione adecuadamente. Si ocurre una lesión en el otro oído, la situación puede ser grave y provocar problemas de equilibrio incapacitantes.

Prevención

Aprenda las técnicas de compensación, suaves pero efectivas, y evite el empleo agresivo de la maniobra de Valsalva. No bucee si está congestionado.


Fístula de perilinfa

Una fistula de perilinfa es una rasgadura en las membranas de la ventana redonda y/u oval, a través de la cual se segrega fluido (perilinfa) del oído interno.

Mecanismo

La pérdida de perilinfa del laberinto puede ocurrir cuando se rasga la ventana redonda u oval debido a un barotrauma severo del oído medio, o a la realización forzada de la maniobra de Valsalva.

Manifestaciones

Los síntomas de fistula de perilinfa pueden incluir mareos, vértigo, pérdida del equilibrio, nauseas y vómitos. Algunas personas experimentan zumbido (acúfeno), y sensación de oídos tapados, y muchas notan alguna pérdida de la audición. Los síntomas empeoran con los cambios de altitud (ascensores, aviones o viajar a través de las montañas), los cambios de clima, y el ejercicio físico.

Manejo

Esta condición generalmente puede manejarse, de manera conservadora, con reposo absoluto en posición sentado. Deben evitarse los esfuerzos, estornudar, sonarse la nariz, la actividad sexual, los ruidos fuertes, y la compensación del oído medio, para prevenir las ondas de presión en el oído interno.

La fístula de la ventana redonda, a menudo cura espontáneamente dentro de una semana o dos con este tratamiento, pero si la pérdida de la audición progresa, o persisten las otras características, puede que sea necesario recurrir a la cirugía para reparar la pérdida de la ventana.

Aptitud física para el buceo

Aún cuando los síntomas agudos de una fístula de ventana oval o redonda se hayan resuelto, es cuestionable el futuro del buzo como tal. Debería evitar volar durante varios meses para permitir una cura completa de la lesión o de la cirugía reparadora.

Para una derivación en su zona, envíe un e-mail a , o llame a la Línea de Información Médica DAN al +1-919-684-2948.

Prevención

Asegúrese de que las trompas de Eustaquio funcionan adecuadamente antes de bucear compensando suavemente en superficie.


Vértigo alternobárico

El vertigo alternobárico ocurre durante el descenso, ascenso, o inmediatamente después de llegar a la superficie después de un buceo, y es causado por la estimulación desigual de la presión en cada oído.

Estadísticas

De acuerdo con varias fuentes, hasta un 25% de buzos experimentan vértigo alternobárico en algún momento.

Mecanismos

Durante el ascenso, el aire en el espacio del oído medio se expande, la presión relativa aumenta, las trompas de Eustaquio se abren de manera pasiva, y el gas se escapa a través de las trompas de Eustaquio hacia la nasofaringe. En ocasiones la trompa de Eustaquio puede obstruir este flujo de aire, con la subsiguiente distención de aire y sensación de aumento de presión en la cavidad del oído medio durante el ascenso. Si la obstrucción es de un solo lado, y la diferencia de presión es mayor a 60 centímetros de agua, puede aparecer el vértigo ya que el aumento de presión estimula al aparato vestibular. Generalmente, se alivia al seguir ascendiendo, porque el aumento de la presión diferencial en el espacio del oído medio fuerza la apertura de la trompa de Eustaquio y ventila el exceso de aire. Los factores que contribuyen incluyen el barotrauma de oído medio durante el descenso, las alergias, las infecciones de las vías respiratorias altas (congestión) y fumar.

Manifestaciones

Entre los síntomas de vértigo alternobárico encontramos desorientación, nauseas y vómitos.

Nota: Los efectos de la desorientación por vértigo durante el buceo son extremadamente peligrosos. La falta de capacidad para discernir arriba de abajo, seguir los procedimientos de ascenso seguro, y los riesgos asociados con la acción de vomitar, exponen tanto al buzo como a otros buzos en el agua a un peligro significativo.

Manejo

Consejos suministrados por el Dr. Carl Edmonds sobre cómo manejar el vertigo alternobárico durante un buceo:

"Si un buzo siente dolor de oído o vértigo durante el ascenso, debería descender un poco para minimizar el desequilibrio de presión, e intentar abrir la trompa de Eustaquio apretándose la nariz y tragando (Toynbee u otra maniobra de compensación). Si lo logra, esto compensa el oído medio abriéndolo hacia la garganta, y alivia la distención en el oído medio afectado.

"Ocluir el canal auditivo externo presionando el trago (pequeño pliegue de cartílago delante del canal auditivo), y repentinamente, presionar el agua encerrada, puede, en ocasiones, forzar la apertura de la trompa de Eustaquio. Si esto falla, entonces intente con cualquiera de las otras técnicas de compensación descriptas previamente, y trate de descender lentamente"

Los casos que no son complicados se resuelven rápidamente luego de unos minutos de haber llegado a la superficie. Si los síntomas persisten, consulte a su médico de cabecera o a un otorrinolaringólogo. No bucee si tiene problemas para compensar.

Las lesiones asociadas incluyen barotrauma de oído medio, y de oído interno; el vértigo alternobárico puede ocurrir durante el descenso o el ascenso, pero, comúnmente, se lo asocia con el barotrauma de oído medio en ascenso (compresión reversa). Otras condiciones como ED de oído interno o vértigo calórico (cuando el agua fría entra de repente en el oído), deberían descartarse.

Aptitud física para el buceo

Tan pronto como todos los síntomas y los factores contribuyentes se hayan resuelto, un buzo puede volver a bucear.

Prevención

Tome medidas para prevenir el barotrauma de oído. Prevenga la presurización desigual del oído evitando el uso de capuchas muy ajustadas con su traje húmedo, o de tapones para los oídos. Mantenga una buena higiene de los oídos. No bucee cuando se encuentre congestionado o no pueda compensar.


Barotrauma de oído medio en ascenso (compresión reversa)

Una compresión reversa es un barotrauma que se produce debido a la imposibilidad de liberar la presión del oído medio durante el ascenso.

Mecanismos

La presión del oído medio debe liberarse a medida que el buzo asciende, o el aire al expandirse, se distenderá y hasta podría perforar el tímpano. Normalmente, el aire que se expande escapa por las trompas de Eustaquio, pero si éstas están bloqueadas con moco (generalmente como resultado de una mala compensación al descender, de bucear cuando se está congestionado, o de confiar en descongestivos cuyo efecto desaparecerá a profundidad), puede aparecer el barotrauma.

Manifestaciones

  • Presión en el oído, sensación de oído tapado.
  • Dolor de oído
  • Vértigo

Manejo

Mientras bucea: A veces una de las técnicas de compensación utilizadas al descender liberará sus oídos al ascender. También puede ser útil, inclinar el oído afectado hacia el fondo. Ascienda tan lentamente como se lo permita su provisión de aire. Generalmente, el aumento de presión abre la trompa de Eustaquio y alivia la sobrepresión. Sin embargo, en casos infrecuentes, ésta puede persistir durante todo el ascenso. En ese caso, usted sólo tendrá que sobrellevar el dolor hasta llegar a la superficie. Avísele a su compañero y permanezca junto a él.

Primeros Auxilios: Un descongestivo nasal en spray puede ayudar a abrir la trompa de Eustaquio. Se aconseja consultar con un médico si usted experimenta vértigo, dolor prolongado y sensación de oídos tapados.

Aptitud física para el buceo

Los episodios reiterados requieren de la evaluación de un otorrinolaringólogo. Para una derivación con un otorrinolaringólogo en su zona, envíe un e-mail a , o llame a la Línea de Información Médica DAN al +1-919-684-2948.

Prevención

Antes de bucear, intente compensar en superficie para asegurarse de que la trompa de Eustaquio funcione adecuadamente.


Baroparesia facial

Se conoce como baroparesia a la parálisis reversible del nervio facial, debido al aumento de presión en el oído medio, al ascender en un avión o cuando se practica buceo con scuba.

Mecanismos

Mans Bell’s Palsy

El nervio facial es un nervio craneal que controla los músculos de la cara. En su trayecto desde el músculo al cerebro, pasa a través del canal en la pared del espacio del oído medio. Generalmente, los cambios de presión en ese espacio afectan poco o nada al nervio.

En algunas personas, el canal del nervio facial esquiva la pared de hueso y está separado de la cavidad del oído medio sólo por una delgada membrana. Si esta persona experimenta una sobrepresión en el oído medio, igual o mayor que la presión capilar, la circulación del nervio facial se detiene, éste pierde su funcionalidad, y el músculo facial se paraliza (baroparesia facial). Esto puede suceder mientras vuela o bucea. Afortunadamente, la presión en el oído medio vuelve a la normalidad rápidamente luego de la exposición, restaurando la circulación al nervio y permitiendo su funcionalidad. La baroparesia facial tiende a repetirse al volar o al bucear reiteradamente.

Manifestaciones

Los síntomas incluyen entumecimiento, parestesia, debilidad, y hasta parálisis facial. Puede disminuir la sensibilidad, y observarse la caída de un lado de la cara.

Manejo

Generalmente, la baroparesia facial se descubre luego de bucear. Aún cuando su duración es breve, y se resuelve espontáneamente, el paciente debe ser evaluado por un médico para descartar otras posibles causas como un Evento Vascular Cerebral, infección, trauma, o enfermedad descompresiva.

En casos poco frecuentes de baroparesia facial prolongada, puede ser necesario el tratamiento. Existe evidencia experimental de que la sobrepresión que se prolonga por más de 3.5 horas, puede causar daño permanente. Los buzos que continúan experimentando entumecimiento facial, y caída de un lado de la cara, deberían ver a un médico dentro de las tres horas siguientes al buceo.

Aptitud física para el buceo

Esta condición se resuelve espontáneamente en horas, pero puede reaparecer cuando bucee o vuele. Volver a bucear puede considerarse cuando los síntomas se hayan resuelto por completo, y se haya determinado que son el resultado de un barotrauma facial.

Prevención

Aprenda las técnicas de compensación, suaves pero efectivas. No bucee si está congestionado.


Sindrome de Articulación Temporomandibular (SATM)

Se conoce como síndrome de articulación temporomandibular al dolor alrededor de dicha articulación provocado por sostener con la boca, durante un tiempo prolongado, la boquilla de un snorkel o de un regulardor scuba.

Estadísticas

Se ha reportado que un 15-20% de buzos con snorkel y con scuba sufren SATM.

Mecanismo

La SATM es la inflamación crónica de la articulación de la mandíbula justo delante del oído. El dolor puede ser lo suficientemente grave como para hacer difícil sostener la boquilla entre los dientes. La condición se exacerba cuando existen factores locales como laxitud de la articulación, factores anatómicos, inflamación capsular o muscular, o según el tipo de boquilla utilizada.

Se cree que la SATM asociada al buceo resulta de forzar la mandíbula hacia adelante debido a una boquilla que no calza correctamente, y a apretar inadecuadamente la misma, especialmente cuando se utilizan reguladores pesados. Bucear puede agravar una SATM pre-existente. El dolor es, a veces, tan severo que hace que los buzos aborten el buceo. Puede ocurrir con buceadores novatos que aprietan los dientes con tanta intensidad que en ocasiones, atraviesan la boquilla con sus dientes.

Manifestaciones

  • Dolor en la SATM y los oídos
  • Chasquido de la SATM (sonido de chirrido o crujido)
  • Trismo (incapacidad para abrir la boca por completo) y reducción de la movilidad de la Articulación temporomandibular.
  • Mareos (podría ser peligroso si ocurriese bajo el agua)
  • Dolor del músculo macetero
  • Sensación de oídos tapados
  • Disfunción de la trompa de Eustaquio
  • Dolor facial y de cabeza

Manejo

Mientras bucea: Trabaje para relajar su mordida, mientras retiene la boquilla en su lugar. Si no puede lograrlo, finalice su buceo de forma segura, suba a la superficie, e intente opciones de boquillas alternativas

Definitive treatment: Si el dolor persiste, se sugiere consultar con un especialista ya que las soluciones son individuales. El tratamiento incluye el ajuste de la mordida, la solución a problemas dentales, y el uso de boquillas de ortodoncia. El calor y los anti-inflamatorios son útiles.

Aptitud física para el buceo

Es posible volver a bucear una vez resuelto el problema del dolor. Usted debe poder asir la boquilla sin sentir dolor.

Prevención

Utilice sólo una boquilla que se adecue correctamente. Considere el uso de una hecha a su medida. Corrija las condiciones contribuyentes, tales como los problemas dentales, la ansiedad o el bruxismo.


Oído del surfista

Se denomina oído del surfista al angostamiento del canal auditivo externo debido a un crecimiento anormal del hueso, provocado por la exposición a condiciones de frió y humedad.

Mecanismo

El canal auditivo externo es una estructura tubular que conduce el sonido y protege al oído medio. La exostosis es una condición crónica caracterizada por el angostamiento de la mitad interior del canal auditivo como resultado de un crecimiento del hueso. La pared ósea crece hacia afuera de manera lenta durante algunos años como respuesta a la irritación local provocada por el agua fría. Estos crecimientos se denominan nodos de nadador, y son comunes en nadadores, surfistas, y buzos. Esta condición no está relacionada con una infección, ni provocada por ella, sin embargo, el angostamiento del canal auditivo puede evitar que el agua drene hacia afuera, lo que incrementa la susceptibilidad a las infecciones del oído externo. El crecimiento óseo avanza mientras haya una exposición continua al agua fría (como el agua de mar y las piscinas al aire libre, en zonas de climas templados). La exostosis a menudo ocurre en personas amantes de las actividades al aire libre, que se encuentran en la segunda mitad de los 30, pero los individuos que experimentan la exposición significativa al agua fría, como los surfistas, nadadores, y buzos, pueden desarrollar la condición más temprano.

El canal auditivo angosto es más propenso a bloquearse con cera o suciedad, y más susceptible al oído de nadador u otitis externa. Una exostosis en el piso del canal auditivo puede formar un depósito que retiene la humedad y es susceptible a la infección. La exostosis se ve como un angostamiento del canal auditivo. El promedio es de 0,25 pulgadas de ancho (7 milímetros). El crecimiento del hueso puede angostarlo y llevarlo a 0,04 pulgadas (1 milímetro). Los primeros signos incluyen el agua atrapada en el canal auditivo luego de nadar. La acumulación de suciedad y las infecciones, pueden hacer que se requiera de cirugía.

Manifestaciones

Las infecciones del oído externo y la dificultad para quitar el agua del canal auditivo externo pueden ser recurrentes. Los síntomas de la exostosis en casos avanzados incluyen una audición disminuida combinada con una prevalencia mayor de infecciones del oído.

Diagnóstico diferencial

Otras causas de obstrucción del canal auditivo externo pueden incluir: infección o formación de tapones de cera (cerumen).

Tratamiento

En caso de audición disminuida o infecciones reiteradas, la exostosis puede solucionarse por medio de una cirugía.

Aptitud física para el buceo

La exostosis no afecta al buen estado para bucear a menos que ocluya el canal auditivo o provoque infecciones recurrentes.

Prevención

  • Utilice capucha de neoprene cuando bucee en agua fría.
  • Luego de bucear, enjuague ambos oídos con agua dulce para limpiarlos de agua contaminada y sal.
  • Si es propenso a las infecciones en el oído, arroje aire tibio en el canal externo utilizando un secador de cabello (asegúrese de que el aire no esté demasiado caliente).
  • Si sus oídos tienen una tendencia natural a construir un tapón de cera, chequéelos regularmente, en particular antes de un viaje de buceo prolongado.

Oído de nadador (otitis externa)

La inflamación o infección aguda del oído externo (pabellón auricular y canal auditivo) provocada por la exposición prolongada a condiciones de humedad y calor es conocida como oído de nadador.

Estadísticas

La otitis externa afecta a uno de cada 200 norteamericanos cada año, y se presenta de manera crónica en el 3-5% de la población. Los nadadores, surfistas, y otros individuos que están expuestos a condiciones de humedad y calor tienen un riesgo mayor.

Mecanismo

El canal auditivo externo es la apertura tubular entre el medioambiente exterior y el tímpano (membrana timpánica). Está cubierto por piel y segrega cera (cerumen), lo que ayuda a protegerlo contra las infecciones.

La otitis externa, también conocida como Oído de Nadador, es la inflamación o infección aguda del canal auditivo externo, que provoca dolor de oído y secreción de pus.

La rotura de la barrera protectora del canal del oído externo conduce a la infección. Son factores contribuyentes la excesiva humedad, el trauma mecánico o las condiciones subyacentes de la piel. Las bacterias, que se encuentran generalmente en el canal del oído externo, a menudo disparan la infección. Con la inmersión frecuente, el agua inflama las células que recubren el canal. Eventualmente, estas células se separan lo suficientemente lejos de las bacterias que se encuentran, normalmente, en la superficie del canal del oído para penetrar la piel, donde encuentran un medioambiente cálido, y comienzan a multiplicarse. Es más probable que la otitis externa se desarrolle si la piel del canal del oído ya se encuentra irritada y agrietada debido a la excesiva humedad de las duchas, o por el rascado. Las bacterias u hongos del agua pueden invadir fácilmente la piel dañada.

La dermatitis seborreica, la psoriasis, y la excesiva limpieza de la cera de los oídos, que lesiona la piel que recubre el canal del oído externo, pueden aumentar la susceptibilidad a infecciones. La excesiva suciedad o el cerumen pueden dejar agua atrapada en el canal.

MANIFESTACIÓN

La queja principal es, generalmente, la picazón, a menudo acompañada de dolor, sensibilidad e inflamación del canal auditivo. Si no se trata, dicha inflamación puede aumentar e incluir los ganglios linfáticos cercanos, y provocar suficiente dolor como para que sea molesto el movimiento de la mandíbula.

Manejo

Primeros auxilios

  • Evite ingresar al agua hasta que el problema esté solucionado.
  • Utilice un secador de cabello para secar cuidadosamente el oído luego de la ducha (asegúrese de que el aire no sea demasiado caliente)
  • En caso de dolor, los medicamentos de venta libre pueden ser efectivos. Algunos ejemplos incluyen: paracetamol (Tylenol), ibuprofeno (Advil o Motrin), o naproxeno (Aleve). Lea y siga las instrucciones de la etiqueta.

Tratamiento
Deje de nadar y bucear; haga una cita con su médico. No se coloque nada en sus oídos a menos que haya recibido las indicaciones para hacerlo. Si usted padece de diabetes o toma medicación supresora del sistema inmunológico, el oído de nadador puede provocar problemas severos que requieren de atención médica inmediata.

Es importante que su médico descarte compresión del oído externo, otitis media, y mastoiditis (infección del hueso justo detrás de la oreja)

Aptitud física para el buceo

Volver a bucear es posible una vez que su médico determine que la infección
fue resuelta.

Prevención

Mantenga sus oídos limpios y secos.

  • Seque los oídos con una toalla luego de nadar o tomar una ducha, inclinando su cabeza y moviendo el lóbulo de la oreja en diferentes direcciones.
  • Evite colocar objetos, como hisopos de algodón o sus dedos, en el canal auditivo, o quitar la cera del oído usted mismo, ambas acciones pueden dañar la piel, incrementando potencialmente el riesgo de infección.
  • Usted puede secar sus oídos con un secador de cabello, si lo coloca en el punto más bajo, y lo sostiene, al menos a un pie (0,3 metros) de distancia de su oído.
  • Converse con su médico sobre el uso de gotas óticas a base de alcohol luego de nadar.

Si usted sabe que no tiene perforación de tímpano, puede utilizar gotas óticas de venta libre, o caseras, antes y después de bucear. Esta mezcla de una parte de vinagre blanco y una de alcohol isopropílico puede ayudar a facilitar el secado y evitar el crecimiento de bacterias y hongos que pueden provocar oído de nadador. Al final de cada día de buceo, coloque cinco gotas de la solución en cada oído. Déjelas actuar durante cinco minutos y luego permita que drenen hacia el exterior.

Siguiente: Capítulo 3 - Síntomas

Español de México