Buceo en apnea en la Polinesia Francesa

La vista aérea de Moorea revela las verdes laderas de la isla y los múltiples tonos de azul y verde del mar.

Las maravillas del paraíso en aguas poco profundas.

La cronología de mi última visita a la Polinesia Francesa fue mucho más larga que el tiempo de viaje desde Seattle, Washington, hasta la capital Papeʻete en la isla de Tahití. Empecé a contemplar un artículo sobre las aguas superficiales del país del Pacífico Sur durante un viaje en barco chárter al archipiélago Tuamotu en 2003, donde capturé algunas imágenes divididas con arrecifes de coral en el frente y palmeras en el fondo. Desde entonces he pensado con frecuencia sobre la buena visibilidad y la abundante vida marina y de arrecife que había en los primeros 6 metros (20 pies) de profundidad del lugar. 

Había tenido la intención de hacer un verdadero esfuerzo para lograr ese tipo de imagen, lo que implicaría hacer buceo en apnea, pero los destinos de buceo con aire comprimido seguían llenando mi calendario. Paredes de tiburones Fakarava, delfines en Rangiroa y bancos de coloridos peces tropicales casi en todas partes son potentes distracciones, y las aguas superficiales seguían siendo una consideración secundaria.

Rachel Moore se sumerge en una congregación de tiburones grises de arrecife
Rachel Moore freedives into a congregation of gray reef sharks off Fakarava in the Tuamotus Archipelago. ©KELSEY WILLIAMSON

El viaje de 2003 fue tan bueno que regresé un año más tarde a Bora Bora y Tahití. Tras oír sobre avistamientos de ballenas jorobadas cerca de Rurutu en las islas Australes, hicimos una expedición breve más al sur durante esta visita. Tenía puesto tanto neopreno para el agua fría que no pude sumergirme más allá de los 6 metros (20 pies). Podía ver una ballena descansando en el lecho de la laguna más abajo —solo debía esperar a que ascendiera para respirar, cosa que hizo— a más de 91 metros (300 pies) de distancia.

La única mañana que les había dedicado a los avistamientos de ballenas fue demasiado breve porque aún no me había dado cuenta de la paciencia y el tiempo que debía dedicar a los encuentros con ballenas jorobadas. Si bien no conseguí la foto, el recuerdo de mi entorno claro y azul inspiró más sueños sobre su potencial.

Una pausa durante el viaje de buceo de 2005 me llevó al arrecife superficial de Moorea. Un banco de arena apartado que se elevaba solo 1,2 metros (4 pies) debajo de la superficie tenía rayas de aguijón y tiburones de arrecife de puntas negras por todas partes, y las laderas verdes de la isla proporcionaban un maravilloso fondo para la parte superior de mis imágenes divididas.

Kelsey Williamson capta imágenes de una simpática cría de jorobada
Kelsey Williamson captura imágenes de una amigable cría de ballena jorobada que encontró cerca de la costa de Moorea. ©STEPHEN FRINK.

En 2008 estaba realizando un trabajo para una revista a bordo de un crucero. El barco era similar a un clíper moderno con piscinas, comida gourmet y un servicio de buceo dedicado, pero nadie lo confundiría con una embarcación de vida a bordo. La mayoría de los huéspedes no estaban comprometidos con el buceo con aire comprimido, por lo que los lugares que visitamos eran relativamente tranquilos y predecibles. La experiencia en el agua más memorable de la semana fue hacer snorkel en las aguas cristalinas, ver los exquisitos corales y los abundantes y accesibles peces de arrecife en Tahaʻa.

Bucear en Rangiroa y Fakarava fue la principal motivación para mis viajes de 2017 y 2019 al archipiélago Tuamotus, pero las aguas superficiales resultaron atractivas durante algunos intervalos de superficie ideales para la fotografía. Los tiburones de arrecife de puntas negras y cazones negrudos en Laguna Azula aproximadamente una hora en barco de los principales pueblos de Rangiroa, hacen que valga la pena reservar una excursión específica. Si merodea justo en frente de su hostal en Fakarava verá corales duros inmaculados, peces tropicales, tiburones de puntas negras e incluso tiburones grises de arrecife. Un apneista habilidoso puede encontrar grandes congregaciones de tiburones de arrecife un poco más lejos de la costa, cerca de Paso de Tumakohua.

Estos encuentros fortuitos durante descansos del buceo con aire comprimido finalmente alcanzaron un volumen crítico. Esta colección de eventos de turistas accidentales me hizo querer organizar un viaje solo de buceo en apnea durante la temporada de ballenas jorobadas, desde agosto hasta fines de octubre, así que definí los detalles con Noel Morrison de Tahiti Tourisme durante la exposición Scuba Show en Long Beach, California. Si bien me habría encantado volver a visitar Tahaʻa, Rangiroa, y Fakarava, no tenía tiempo suficiente para todos los vuelos internos entre las islas para hacer ese itinerario posible en un solo viaje. En cambio, nos concentramos en dos de los encuentros con vida marina de aguas superficiales más icónicos: las ballenas jorobadas de Moorea y las mantarrayas de Tikehau.

Moorea

Los encuentros con ballenas en Moorea se están volviendo cada vez más populares debido a su proximidad con la isla y la calidad constante de los encuentros. Los vuelos a Papeʻete duran aproximadamente nueve horas desde Los Ángeles o Seattle, lo que hace que Moorea sea más accesible que otros destinos de ballenas jorobadas como Tonga y Banco de la Plata en la República Dominicana. El viaje desde Tahití hasta Moorea es un viaje corto en transbordador que se ofrece muchas veces al día.

En nuestro primer día de observación de ballenas prevista, partimos de Tahití en el transbordador de las 8 de la mañana, llegamos a Moorea aproximadamente dos horas después y tomamos un taxi hacia el muelle para encontrarnos con nuestro barco de avistamiento de ballenas. Después de un completo informe de seguridad sobre los protocolos relacionados con las ballenas jorobadas, nos lanzamos a la aventura. A las 11:30 de la mañana estaba disfrutando del mejor encuentro que había tenido con una cría de ballena jorobada y una madre atenta. ¡Estábamos en el agua para una interacción con ballenas de primera categoría solo tres horas y media después de dejar Tahití!

Mis encuentros anteriores con ballenas jorobadas habían sido fugaces y distantes, por lo que no estaba preparado para que la cría fuera directamente hacia mí. Nuestra guía dentro del agua no sabía cómo reaccionaría yo alrededor de esta cría —un bebé de 6 metros (20 pies) de largo y 2000 kilogramos (2 toneladas)— que se desplazaba a toda velocidad hacia mí, así que ella estaba un poco alarmada mientras yo estaba eufórico. Aprendí a quitarme del camino de una ballena que se acercaba demasiado, una habilidad que nunca había tenido la oportunidad de aprender antes de este viaje.

Tuvimos varios encuentros —no podía imaginar que alguna cantidad sería suficiente, pero aún estaba fascinado—. El mejor fue con una madre y una cría el último día. El sol brillaba y el agua era cristalina. La madre parecía tranquila respecto a que su cría estuviera cerca de nosotros, por lo que fue muy bueno y mejoraba a cada instante. Vi como todo se desarrollaba en mi imaginación a medida que se acercaban lentamente. Esta iba a ser la mejor imagen de ballenas de mi carrera —hasta que un buzo con la habilidad y el control respiratorio para sumergirse a unos 6 metros (20 pies) tocó ligeramente a la ballena madre en su aleta pectoral, y eso fue todo lo que se necesitó—. Las ballenas se alejaron nadando inmediatamente, y no volvimos a verlas ese día. 

Andrea Ference con rayas Himantura
Andrea Ference se sienta en un banco de arena superficial cerca de Moorea, rodeada de rayas del género Himantura. ©KELSEY WILLIAMSON.
Surf de categoría mundial en Teahupoʻo
Surf de categoría mundial en Teahupoʻo. ©STEPHEN FRINK.

Las reglas están establecidas para el beneficio de las ballenas y para garantizar un respeto óptimo para que las ballenas y los apneistas por igual puedan tener encuentros exitosos. Tocar una ballena es definitivamente un comportamiento inaceptable.

Los encuentros con ballenas no se producen por accidente. Las tripulaciones de barcos de avistamiento de ballenas son una comunidad cerrada, y se informan unos a otros dónde están las ballenas en un día determinado. Tuvimos suerte de que estaban cerca de nosotros para ese primer encuentro, que no fue necesariamente el caso los demás días. Pasamos bastante tiempo inspeccionando el horizonte en busca de ballenas, pero siempre las encontramos. Esta vez reservé dos días y medio para las ballenas, después de aprender la lección en Rurutu, y la excursión fue productiva cada día. El agua cristalina y la abundancia de ballenas amistosas y accesibles hacen de Moorea una oportunidad extraordinaria.

El otro gran encuentro en aguas poco profundas en Moorea es el banco de arena superficial con el que nos topamos en 2005. Ese día en 2005 éramos la única embarcación presente en el lugar, pero durante el mediodía de un hermoso día en 2022 la historia fue otra. Al dar un vistazo al agua vimos muchas rayas de aguijón y tiburones de arrecife de puntas negras, pero también había cuatro embarcaciones de excursión, 14 embarcaciones personales y dos tablas de remo. Aprendí una lección de mis compañeros de viaje, Kelsey Williamson y Andrea Ference, sobre cómo evitar la muchedumbre. Se levantaron con las primeras luces del día para ir en kayak hasta el banco de arena y lo tuvieron todo para ellos solos con condiciones tranquilas y la mágica luz de la mañana. Kelsey regresó a casa con imágenes maravillosas de esa mañana, y yo haré los mismo la próxima vez. 

Tikehau

Tikehau fue algo completamente nuevo para mí; a decir verdad, no sabía dónde estaba. Hay tantas islas que es difícil recordar la larga lista de nombres, pero confiaba en que el piloto del breve vuelo sabía a dónde nos dirigíamos. Resultó ser mi grupo de islas favorito de todo el planeta: el archipiélago Tuamotu.

Al verlo en el mapa, comprendí por qué nunca había estado allí. Solo había visitado el archipiélago Tuamotu en barco, y entre Rangiroa y Fakarava hay suficientes puntos de buceo para hacer un viaje de 10 días. Normalmente volábamos a Rangiroa, nos desplazábamos de oeste a este y volábamos de regreso a casa desde Fakarava. Tikehau, al estar al noroeste de Rangiroa, estaba apartado en ese itinerario. Resultó que estar apartado es la mejor característica de Tikehau.

Tikehau es un atolón circular pequeño de solo 26 kilómetros (16 millas) de ancho, y los mejores buceos tienen lugar a lo largo de la costa oeste cerca de Paso de Tuheiava. El área es conocida por la presencia de tiburones tigre. La pesca y el comercio de tiburones han estado prohibidos desde 2012, por lo que las poblaciones son saludables. Las leyes de la Polinesia Francesa actualmente prohíben alimentar a los tiburones en lagunas y canales y dentro de un radio de 1 kilómetro (0,6 millas) de un canal. Los tiburones están allí, pero protegerlos también significa que no tenemos garantizado un encuentro cercano.

Los visitantes de Motu Mauu en Tikehau pueden tener un encuentro con mantarrayas de primera categoría. Entre ocho y 10 mantas grandes llegan a las estaciones de limpieza sistemáticamente entre las cabezas de coral superficiales cada mañana. Allí el lecho marino tiene solo 8,5 metros (28 pies), pero las cabezas de coral aisladas se elevan entre 3,6 y 4,6 metros (12 y 15 pies) del fondo, y hay un banco de coral duro a menos de 3 metros (10 pies) de profundidad. Si bien algunos de nosotros decidimos bucear allí con aire comprimido, el lugar también es bastante bueno para practicar buceo en apnea.

Alquilé equipo de buceo para el primer día y tuve una buena sesión fotográfica al instalarme cerca de las cabezas de coral y fotografiar las mantas cuando se acercaban. Descubrí que no era como las Maldivas, donde una cabeza de coral alberga al pez que realiza la limpieza de las mantas. Muchas cabezas de coral tienen poblaciones de limpiadores, y las rayas eran muy activas y se desplazaban de una a otra. 

A la mañana siguiente regresamos a Motu Mauu. No quería respirar aire comprimido porque volaríamos de regreso esa tarde, por lo que probé con el buceo en apnea. Fue mucho más productivo que mi buceo con aire comprimido. No era tan bueno conteniendo la respiración como nuestro guía, Denis Grosmaire, que estaba entrenando para hacer un buceo en apnea a 100 metros (330 pies). No obstante, las cabezas de coral eran bastante superficiales, por lo que la movilidad optimizada sin un tanque ni un compensador de flotabilidad (chaleco) permitió tener mejores encuentros. 

Mi tiempo en Tikehau y Moorea se terminó demasiado pronto, e iniciamos el regreso a Tahití para tomar el vuelo a casa. La mayoría de los vuelos a los Estados Unidos parten tarde por la noche, por lo que la mañana está libre para paseos turísticos. Es posible que se sorprenda con los precios accesibles de la Polinesia Francesa. En el momento en que se escribió este artículo, el dólar estadounidense era fuerte en comparación con muchas monedas que se utilizan en el país. La percepción es que Tahití es un lugar costoso, y sí, es difícil y costoso llevar comida y otras provisiones a áreas remotas del archipiélago Tuamotu. Pero descubrí que los productos y servicios eran una ganga relativa en este viaje en comparación con algunos de mis viajes anteriores.

En este viaje y el anterior, tomé un taxi a Teahupoʻo por la costa sudeste y luego tomé un taxi acuático hasta la rompiente de las olas en este sitio para surfear mundialmente famoso. Es probable que los conductores de los taxis acuáticos sean surfistas, y sabrán dónde posicionar la embarcación en relación con la rompiente —lo suficientemente cerca como para obtener la imagen perfecta, pero lo suficientemente lejos como para no ahogarse—.

Tiburones punta negra
Los tiburones de arrecife de puntas negras abundan en la Laguna Azul en Rangiroa. ©STEPHEN FRINK.

Pez mariposa de doble silla
Peces mariposa del Pacífico de dos manchas pululan en torno a un fotógrafo submarino haciendo snorkel en Tahaʻa. ©STEPHEN FRINK.

Las mantas raya (Manta alfredi) nadan en Tikehau
Mantarrayas (Manta alfredi) nadan en Tikehau. ©STEPHEN FRINK.

arrecife poco profundo e islote frente a Fakarava
Este islote y este arrecife superficial se encuentran cerca de Fakarava en el archipiélago Tuamotus. ©STEPHEN FRINK.

la revista es una revista de buceo, no una revista de surf, pero imagino que no seríamos buzos si no amáramos todos los aspectos del océano. Ver el poder de las olas en Teahupoʻo y el gran talento y atletismo de los surfistas que atrae es bastante inspirador. Aquí el agua tiene un color azul hipnotizante, y las oportunidades para tomar fotografías para cualquiera con la previsión de llevar una lente larga son maravillosas. Si las condiciones son correctas, se encuentra entre los mejores lugares del planeta para la fotografía de surf.

La Polinesia Francesa tiene un gran potencial para buzos y fotógrafos por igual, desde la superficie hasta las aguas superficiales y las profundidades. 

Todas las fotos de ballenas incluidas en este artículo se tomaron con el permiso #8399 emitido por el Departamento de Medio Ambiente de la Polinesia Francesa.

ballena jorobada

Regulaciones para las interacciones con ballenas jorobadas

Las regulaciones están sujetas a cambio de una temporada a otra, pero a continuación se incluyen las normas de interacción con ballenas de mi viaje de 2022.  

  • No hay ningún límite con respecto a la cantidad de embarcaciones permitidas por ballena, pero el turismo está creciendo en Moorea, y tres barcos a la vez normalmente se considera el límite máximo de presión respetuosa de personas sobre una ballena. No es posible acercarse a las ballenas dentro de la laguna, por lo que siempre es una experiencia en el mar abierto. Las ballenas jorobadas están allí para reproducirse y tener a sus crías, y necesitan sus reservas para el largo viaje de regreso a la Antártida. Durante el tiempo que pasan en Moorea no se alimentan, así que cualquier cosa que los turistas hagan para hacer que las ballenas gasten energía excesiva puede poner en peligro su bienestar e incluso sus vidas. 
  • Las embarcaciones no pueden acercarse a más de 100 metros (330 pies) en el caso de las ballenas adultas o 150 metros (500 pies) en el caso de una madre y su cría. El largo trayecto que debe nadar en esta actividad puede incluir una superficie agitada o una corriente y puede ser muy difícil si carece de buenas habilidades en el agua.
  • No está permitido hacer buceo en apnea con las ballenas. Suponiendo que tenga el peso apropiado, podrá exhalar y sumergirse, pero sumergirse bajo las olas no está permitido. Las ballenas contienen la respiración por cinco a 30 minutos, por lo que la paciencia es primordial. Son mamíferos y a la larga saldrán a la superficie para respirar.
  • Perseguir ballenas está prohibido, y debe permanecer con su grupo y su guía. Si una ballena nada directamente hacia usted, debe apartarse.
  • Es posible que las regulaciones sean modificadas para la temporada 2023, por lo que debe confirmar las últimas reglas con su proveedor de excursiones de encuentros con ballenas con anticipación.

Explore más

Vea más de las maravillas de la Polinesia Francesa en este video y una galería de fotos complementaria.

blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 

© la revista - Q1 2023

Spanish