Geri Murphy

Foto por Geri Murphy

Definición del periodismo gráfico de buceo

ANTES DE LA EXISTENCIA DE INTERNET, las personas leían revistas impresas para informarse sobre el buceo con aire comprimido —cómo hacerlo, qué equipo comprar y qué lugares visitar—. Durante 51 años, desde 1951 hasta 2002, el rey del género fue la revista Skin Diver La reina indiscutida de la fotografía de portada de Skin Diver era Geri Murphy. 

Ha realizado la increíble cantidad de 170 imágenes de portada para Skin Diver y su trabajo ha sido publicado con frecuencia en Sport Diver, PADI’s Undersea Journal, Islands Magazine, y libros de National Geographic . Ha recibido numerosos premios y distinciones, incluso el premio de arte NOGI Award for the Arts de la Academia de Artes y Ciencias Subacuáticas (Academy of Underwater Arts and Sciences) y la incorporación tanto al Salón de la Fama de Buceadoras (Women Divers Hall of Fame) como al Salón de la Fama de Buceo Internacional (International Scuba Diving Hall of Fame). 

Supe acerca de Murphy mucho antes de conocernos. Lo primero que escuché de sus bona fides no tuvo nada que ver con la fotografía, sino el reconocimiento de que era una buceadora de naufragios de Nueva Jersey. Sus recuerdos de esos años fueron el punto de partida de la conversación de nuestra reciente reunión.

Geri prepara su equipo fotográfico antes de bucear en las Islas Salomón.

Mientras navegábamos hacia North Sound, Gran Caimán, después de un buceo en Tarpon Alley en 1986, advertimos una gran congregación de rayas de aguijón debajo de nosotros. El agua cristalina tenía solo 3,6 a 4,6 metros (12 a 15 pies) de profundidad en las zonas poco profundas, así que nos detuvimos y las observamos, pensando que era inusual que tantas rayas de aguijón estuvieran en una sola área. Regresamos al día siguiente para ver si podíamos alimentar a las rayas con la mano y fotografiarlas. En unos pocos segundos una gran raya ascendió desde el fondo y abrió su pequeña boca con forma de trampilla para recoger los minúsculos peces cebo que Ron Kipp estaba sosteniendo. Presioné el disparador en ese preciso segundo y vimos cómo las luces estroboscópicas iluminaron la parte inferior de la raya de aguijón. Con su boca abierta y el colorido equipo de Ron, sabía que había conseguido la foto del millón. Naturalmente, fue la última imagen con una cámara de película Nikonos y una lente de 15 mm. Cuando regresé a la embarcación exclamé: “¡parece “Stingray City” (que se traduce como “ciudad de rayas de aguijón”) allí abajo!”. Y así fue como el área pasó a ser conocida en las páginas de la revista Skin Diver y más allá.

Murphy tuvo una increíble cantidad de 170 imágenes de portada para Skin Diver y se publicó con frecuencia en los libros Sport Diver, PADI's Undersea Journal, Islands Magazine y National Geographic.

No sé qué significa ser una buceadora de naufragios de Nueva Jersey, pero sí sé que definió su entrada al mundo del buceo. Cuénteme sobre aquellos días.

El buceo me apasionaba incluso antes de meter la cabeza bajo el agua por primera vez. Vi cada episodio de Sea Hunt (Investigador submarino) y compré un tanque de buceo con mi primer sueldo. Vivíamos en las afueras de Filadelfia, pero mis abuelos tenían una casa en la playa en Ocean City, Nueva Jersey, donde jugaba a que era Mike Nelson e intentaba sin éxito respirar bajo el agua con una manguera de jardín. 

Quise empezar a bucear mientras estaba en la escuela primaria, pero tuve que esperar porque necesitaba un carro para ir a la YMCA. Cuando tuve la edad suficiente para conducir, me involucré por completo. Para el año 1968 ya era una buceadora certificada y miembro de dos clubes de buceo de Pensilvania —el buceo era mi vida—. Me convertí en instructora de la YMCA en 1969 y obtuve certificaciones de instructora NAUI y PADI en 1970. 

En esa época no había embarcaciones de buceo. Los capitanes de barcos pesqueros sabían dónde estaban los naufragios, así que alquilábamos sus barcos para ir a bucear. Pasé ocho años explorando naufragios cerca de la costa este, donde registré 250 buceos en 35 naufragios diferentes. El agua estaba fría, y en 1968 nuestro equipo era bastante rudimentario. Usábamos trajes de neopreno de 3/8 pulgadas y calculábamos nuestro propio lastre para que con la compresión del traje pudiéramos lograr una flotabilidad neutra a 27 metros (90 pies): el peso promedio era 6 kilogramos (15 libras), que desde luego significaba que flotaríamos como un corcho en la superficie. 

Para compensarlo, todos utilizábamos una polea. Nos atábamos al naufragio y aflojábamos la línea lentamente a medida que descendíamos, así que cuando llegábamos a nuestra parada de descompresión a 4,6 metros (15 pies) estábamos amarrados al fondo para mantenernos en el lugar el tiempo suficiente para liberar gases. Sin este método, los ascensos habrían sido descontrolados. 

El punto culminante de esas experiencias fue cuando descubrí y elevé sin ayuda un telégrafo de bronce de la sala de máquinas desde el naufragio del Varanger, que yace a 42,7 metros (140 pies) de profundidad a 45 kilómetros (28 millas) de la costa de Nueva Jersey.

blank
Durante mi quinto viaje al naufragio del Varanger cerca de la costa de Nueva Jersey en 1970, la visibilidad era de más de 30,5 metros (100 pies) en agua azul cristalina. Me desplacé con facilidad por la línea de anclaje y nadé hacia el lado de babor del naufragio. Mientras hurgaba en un camarote, encontré el telégrafo de bronce sólido de 34 kilogramos (75 libras) de la sala de máquinas. Lo llevé a la superficie por mi cuenta con dos bolsas de elevación.

El buceo con tiburones blancos cerca de la Isla de Guadalupe, México, siempre es emocionante y, además, un juego de espera. Podemos sentarnos dentro de jaulas en agua fría por horas y que no aparezca ningún tiburón. Pero cuando lo hacen, ¡oh, vaya! Una imagen frontal de un tiburón es más difícil porque tienden a nadar en sentido lateral a nosotros. Afortunadamente para mí, este tiburón se acercó de frente a mi jaula. Lo encuadré mientras pasaba junto a otra jaula y se dirigía hacia nosotros.

blank

Soy buzo de agua cálida, así que eso suena bastante extremo.

Supongo que sí. Teníamos que ser muy autosuficientes para sobrevivir. En lo que respecta al buceo en naufragios en Nueva Jersey, hay tres opciones: ser muy bueno muy rápido, renunciar o morir. No morir no me permitía ganarme la vida, así que después de la escuela secundaria fui a la escuela de negocios por un año y luego comencé a trabajar para la división espacial de General Electric como secretaria ejecutiva. Era muy buena en lo que hacía, lo que me daba cierta libertad para tomarme tiempo libre e ir a bucear. 

Para finales de 1970 los Beach Boys eran muy exitosos, y California me llamaba. Con 100 dólares en mi bolsillo, atravesé el país en carro hasta San Francisco. Cuando llegué busqué una cabina telefónica, hojeé las páginas amarillas e hice una llamada tras otra hasta que conseguí trabajo. Tenía habilidades de oficina y de buceo, así que llamé a Bamboo Reef, una tienda de buceo propiedad de Al Giddings. Tuve suerte y trabajé allí por cuatro meses mientras su secretaria estaba de licencia por maternidad. 

En 1973 volví a cruzarme con Giddings en Bonaire. Había escuchado rumores de que Cornel Wilde iba a filmar una película allí, así que conseguí un trabajo como asistente de coordinación de buceo y buceadora de seguridad para Sharks’ Treasure(El tesoro de los tiburones). Giddings era el cinematógrafo submarino, y en ese entonces tuvo la posibilidad de conocerme más como buceadora que como secretaria. 

Para 1975 estaba en Bonaire a tiempo completo como la primera mujer instructora de buceo y profesional de la fotografía submarina del Capitán Don Stewart. Durante mi primera semana de trabajo, Paul Tzimoulis, el editor de Skin Diver, vino para trabajar en un artículo. Fue amor a primera vista para ambos, desde el día en que nos conocimos hasta el día de su muerte. Y rápidamente aprendí a ser su modelo de buceo, lo que fue una buena experiencia para mí como fotógrafa para más adelante poder dirigir a modelos de buceo. 

blank
Después de que terminé de fotografiar a Jean Michel Cousteau para una portada de Skin Diver en 1995, le pedí a Wayne Hasson que nos tomara una foto a Paul y a mí con mi cámara. Le dije: “¡no seremos más jóvenes ni delgados de lo que somos ahora!”. Capturó esta imagen perfecta que es mi favorita de todos los tiempos.
blank

En la década de 1980 usábamos comida para fotografiar interacciones entre peces y buzos. No nos gusta usar cebo de pescado porque es oloroso y desagradable y enturbia el agua. Además, no teníamos opciones digitales como el Photoshop para eliminar un trozo errante de cebo de la imagen. Un día, como no teníamos ninguna otra cosa a bordo, decidí ofrecerles algunas rodajas de manzana a los peces ángel, ¡y les encantó! Los peces se acercaban a mí e intentaban comer el trozo de manzana. Kathie Kipp se ofreció como voluntaria para ser la modelo. Con una Nikonos V, una lente de 35 mm y un kit de close-up, llené la imagen con la cara de Kathie y luego un elegante pez ángel gris se acercó nadando para comer la manzana, que se encontraba unos pocos centímetros fuera del cuadro de la imagen.

En 1998 Paul y yo estábamos buceando con Stephen Frink y su esposa, Barbara Doernbach, en una embarcación de vida a bordo en Chuuk Lagoon. Habíamos hecho un buceo en el Rio de Janeiro Maru en las primeras horas del día y descubrimos que unas anchoas acababan de nacer junto a una colorida sección del naufragio. Necesitábamos un modelo que posara detrás de las nuevas crías y le preguntamos a Barbara si podía hacerlo. Stephen normalmente le pedía a Barbara que posara para sus fotos, por lo que se quedó sin modelo para el buceo. Así que Paul, con el gran descaro que lo caracterizaba, le preguntó a Stephen: “ya que no tienes modelo para este buceo, ¿puedes prestarnos tu equipo de cámara y tus luces estroboscópicas?”. Con mucha amabilidad, Stephen aceptó, y el resultado es una de las mejores imágenes de Chuuk Lagoon que he capturado en mi vida. Barbara hizo un trabajo estupendo al ubicarse con los peces, y Paul dio en el clavo con la iluminación de la escena.

blank

Vi mi primer caballito de mar pigmeo en Indonesia en 2005, y conseguir el primer plano perfecto de uno se convirtió en mi misión. Hice muchos viajes a Indonesia y finalmente logré mi objetivo.

pygmy seahorse in Indonesia
Nembrotha kubaryana, a Nudibranchs
Empecé a bucear en las Islas Salomón en 2007 y he regresado muchas veces. Siempre hay nudibranquios, pero observé uno en particular —el Nembrotha kubaryana— que tiene una coloración única y parecía iridiscente. Pueden encontrarse a lo largo de las Islas Salomón, en especial en la cubierta del naufragio del Mbike. Foto por Geri Murphy
humpback whales
Mi lista de deseos fotográfica ha incluido nadar con ballenas jorobadas durante mucho tiempo. Después de intentar varios años seguidos, en 2018 finalmente logré capturar algunas imágenes excelentes de ballenas jorobadas mientras amamantaban a sus crías y las preparaban para el largo viaje hacia sus zonas de alimentación.
a trio of dolphins
Era el 20 de diciembre de 2015 y todas las personas que estaban en la embarcación en Socorro— excepto yo— ya habían interactuado al menos una vez con un trío de delfines el último día de buceo en The Boiler. En mi último buceo, la visibilidad era de más de 36,6 metros (120 pies). Había descendido a solo 7,6 metros (25 pies) cuando advertí tres criaturas desplazándose con movimientos serpenteantes en la base del pináculo. Cuando vi a los delfines, estaba tranquila pero desesperada por capturar la imagen. Nadaron directamente hacia mí y abarcaron toda mi imagen. Con una cierta complicidad a unos pocos metros de distancia, me miraron fijamente y luego volvieron a desplazarse a toda velocidad alrededor del pináculo, y no volvieron a aparecer. ¡Feliz Navidad, Geri!

Una de las películas de Hollywood más importantes vinculada al buceo fue The Deep (. (Abismo). Al Giddings, Stan Waterman y Chuck Nicklin eran cinematógrafos, pero sé que usted también participó en el proyecto.

Yo era la supervisora de guion bajo el agua y estaba a cargo de la continuidad. Imagine tener una escena filmada en el naufragio del Rhone con Nick Nolte y Jacqueline Bisset nadando hacia un naufragio. Tenían determinadas piezas del equipo de buceo y sostenían sus luces en una mano en particular. Tres meses más tarde en un set en las Bermudas, cuando la filmación se reanudó y se los veía nadando supuestamente hacia el mismo naufragio, yo era quien debía asegurarse de que la continuidad visual tuviera sentido.

Alert Diver magazine Q4 2023
Esta imagen de Paul Tzimoulis ilustra la importancia de la continuidad, que era mi trabajo en el set de The Deep. La imagen muestra a los actores descendiendo hacia un espacio submarino de un naufragio que se montó en las Bermudas. Como se puede observar, Jacqueline Bissett tiene una luz en el brazo izquierdo y está descendiendo con los pies para abajo. Nick Nolte lo hace cabeza abajo con una luz en la mano derecha. Dos meses antes de que se filmara esta secuencia, la toma en exteriores que se había filmado en el Rhone en las Islas Vírgenes Británicas los mostraba descendiendo desde el exterior. Tuve que tomar notas detalladas de la escena en exteriores para poder saber qué debían usar y su orientación al ingresar al espacio del otro lado del casco. Sin fotografía digital, todo se anotaba cuidadosamente en cada etapa del buceo. Esa película tenía cinco escenas de buceo diferentes, y los tres actores estaban usando equipo de buceo diferente en cada escena, llevaban herramientas diferentes e ingresaban en distintas direcciones. Todo tenía que ser coordinado desde el momento en que ingresaban al agua para que hicieran la escena con el vestuario, el equipo, la dirección y el punto de salida de los espacios adecuados.
Alert Diver magazine Q4 2023
En 1976 Geri se convirtió en la primera supervisora de guion bajo el agua de Hollywood. Pasó cinco meses trabajando en la filmación de The Deep. Su trabajo en esta película la llevó a las Islas Vírgenes Británicas, las Bermudas y Marion Reef en el mar del Coral de Australia.
Scuba diving at the Cod Hole dive site on the northern end of the Great Barrier Reef

A finales de la década de 1970 una tienda de buceo en Cairns, Australia, ofrecía un viaje de un día al famoso punto de buceo Cod Hole en el extremo norte de la Gran Barrera de Coral en hidroavión como una alternativa a los largos viajes en embarcaciones de vida a bordo. El vuelo de 241,4 kilómetros (150 millas) a una altitud de 106,7 metros (350 pies) nos permitió llegar al lugar en 2 horas y media en lugar de pasar todo un día viajando en una embarcación de vida a bordo.

Se sintió como si la industria de los viajes de buceo hubiera comenzado cuando usted y Paul se convirtieron en una pareja y empezaron a viajar juntos para Skin Diver. Les pregunté a Neal Watson, Spencer Slate, Stuart Cove y Peter Hughes qué sintieron cuando se escribió un artículo de Skin Diver sobre cada uno de ellos. Todos dijeron que les había alegrado el año. Watson dijo que contrataron a más operadores telefónicos 30 días antes de la publicación del artículo porque sabían que tendría un impacto desmesurado.

Paul era una fuerza de la naturaleza. Concebía guías de viaje anuales por destino que les informaban a los lectores todo lo que debían saber para planificar unas vacaciones. Los peces gordos que ponían anuncios crecieron aún más como resultado de ello. Todos los operadores de buceo, sin importar cuán pequeños, eran incluidos en la guía, incluso si solo tenían un barco y un empleado. 

Cuando pensamos en los destinos de buceo más importantes de las décadas de 1980 y 1990 —Cozumel, Bahamas, los Cayos de la Florida, las Islas Vírgenes de los Estados Unidos y, por supuesto, las Islas Caimán— todos crecieron a partir de la imaginación y la pura determinación de Paul. Incluso hicimos la recepción de nuestra boda en Gran Caimán en 1986. Wayne Hasson acercó el Caimán Agresor al muelle de Ron Kipp después de la fiesta y llevamos a todos los invitados a bucear durante una semana. Esa fue la mejor época de nuestras vidas.


Explore más

Obtenga más información sobre Geri Murphy en este video y vea más de su trabajo en una galería de fotos complementaria.

blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 

© Alert Diver - Q4 2023

Spanish