El dolor articular y el buceo

©ISTOCKPHOTO/MILLANN

Investigadores y miembros del personal médico de DAN® responden a sus preguntas sobre medicina de buceo.

P: Tengo espondiloartritis axial no radiográfica y espero que estar bajo el agua me ayude a aliviar el dolor articular. Tomo Celebrex conforme sea necesario, y mis pruebas de función pulmonar y resistencia recientes fueron normales. ¿Es seguro bucear con mi afección?

R: La espondiloartritis axial no radiográfica (EspAax-nr) es una afección de la que no se tiene un conocimiento profundo en reumatología. Los síntomas varían en cada persona, por lo que los médicos deben evaluar a todos de manera individual. El dolor de espalda a menudo es el primer signo de la enfermedad y puede ser un problema para el buceo. Los buzos llevan entre 18 y 23 kilogramos (40 y 50 libras) de peso, lo que incluye el equipo y los cilindros. 

Los buzos deben poder colocarse y quitarse el equipo sin ayuda, desplazarse por embarcaciones en movimiento, realizar entradas y salidas desde la costa (con frecuencia en condiciones difíciles) y subir escaleras de buceo con el equipo puesto. Cualquiera de esas situaciones podría potencialmente exacerbar sus síntomas. Si bien son los hombros los que soportan gran parte del peso del equipo, también puede trasladarse a su espalda y sus caderas. También debe considerar si la condición está afectando sus otras articulaciones, algo que sucede a menudo con la EspAax-nr. 

Su esfuerzo por aliviar el dolor articular supone lograr una flotabilidad neutra, pero eso requiere cierto esfuerzo físico. Además, la EspAax-nr a menudo avanza hasta una espondilitis anquilosante con inflamación donde los tendones, ligamentos o cápsulas articulares ingresan al hueso, lo que puede provocar una fusión espinal y una reducción de la movilidad. Pueden pasar años hasta que la enfermedad avance hasta esa instancia, o puede nunca progresar, pero aun así es una consideración que se debe tener presente. 

Su médico también debe considerar otros síntomas como la placa psoriásica, el malestar gastrointestinal y la inflamación ocular que a menudo se relacionan con la espondiloartritis al determinar su aptitud médica para el buceo. 

Las pautas para el buceo pueden exceder el esfuerzo que se requiere para los deportes de tierra. DAN puede brindar esas pautas para ayudarlos a usted y a su médico a tomar una decisión informada acerca de su aptitud física para el buceo. 

El factor más crucial es su capacidad para manejar las demandas físicas del buceo. Si la medicación permite tratar la enfermedad y su médico considera que la afección está bien controlada, el buceo puede no ser un problema. Experimentar efectos secundarios —como mareos, náuseas, vómitos o dolor abdominal— es motivo suficiente para no bucear. El dolor debe ser controlado para que no se confunda la presencia de una enfermedad por descompresión (EDC) solo con dolor, en caso de producirse. 

Cualquier cosa que comprometa su seguridad es una absoluta contraindicación para el buceo. Debido a que esta afección supone inflamación, es importante comprender que los expertos en medicina de buceo creen que la inflamación tiene un papel importante en la fisiopatología de la enfermedad disbárica. No sabemos si alguien con una enfermedad inflamatoria subyacente tiene un riesgo significativamente mayor de sufrir una EDC. Si decide bucear, sería prudente que lo haga de forma conservadora.

— Lana P. Sorrell, MBA, EMT, DMT 


P: Tengo pupila tónica de Adie y me han realizado una tomografía computada y una resonancia magnética y he realizado varias visitas a un optometrista y un oftalmólogo. Mis pupilas tienen tamaños diferentes, y los tendones detrás de ellas no responden, por lo que no se contraen como deberían con la luz solar. ¿Puedo bucear, o es posible que el buceo empeore mi condición?  

optometrista examinando a una paciente
©ISTOCKPHOTO/MINGAZITDINOV

R: La manifestación principal del desorden neurológico conocido como pupila tónica de Adie es una diferencia de tamaño de las pupilas como resultado de la reacción lenta de los ojos a la luz directa. Las causas potenciales varían, pero muchos casos son el resultado de la inflamación o el daño de los nervios que transportan las señales que ayudan a controlar las funciones involuntarias del cuerpo, como la respuesta de la pupila a los estímulos. 

Los síntomas comunes incluyen visión borrosa, pupilas desiguales, fotofobia (sensibilidad a la luz brillante), dolores de cabeza, dolor facial y reflejos de los tendones muy lentos. Algunos de estos síntomas pueden imitar a los de la EDC y pueden hacer que resulte difícil para un médico evaluar un problema que tenga durante el buceo. Considere obtener una nota, imagen o descripción de su médico que documente su condición médica actual y la presentación de síntomas de referencia. Lleve la nota con usted para presentarla al personal médico si se sospecha de la presencia de una EDC.

El globo ocular lleno de líquido alcanza la presión ambiental sin cambio de volumen, así que los aumentos de presión a profundidad no son una preocupación, pero ver con claridad antes, durante y después del buceo es importante. Si el síndrome afecta su visión, es posible que no pueda leer medidores ni responder de forma adecuada a una situación que requiera atención urgente. Los buzos deben poder leer una brújula y los instrumentos y medidores de presión, profundidad, tiempo de buceo y descompresión. Su visión debe ser clara para localizar y desplazarse por los puntos de entrada y salida y ver y reconocer a su compañero.

Antes de bucear, procure someterse a una evaluación de su aptitud física para el buceo realizada por su médico tratante. Su equipo de médicos debe evaluar si su condición es benigna y, de ser necesario, descartar una variedad de enfermedades graves que podrían ser su causa. DAN puede tener una consulta con sus médicos y ayudarlos a comprender mejor sus necesidades en lo que atañe al buceo.

- Anne Strysniewicz, AEMT, DMT


P: Recientemente regresé de un viaje en una embarcación de vida a bordo a las Islas Turcas y Caicos, donde hice tres buceos cada día durante una semana. Durante los últimos dos días comencé a sentir dolor en la boca. Supuse que estaba relacionado con sostener el regulador por tantas horas bajo el agua. Sin embargo, desde que regresé a casa he desarrollado un caso de candidiasis oral. Visité a mi médico de cabecera y estoy tomando un antimicótico. ¿La candidiasis oral puede vincularse al buceo?

imagen ampliada de lengua con Candida albi
©SHUTTERSTOCK/ SRUILK

R: Estas infecciones pueden afectar a cualquiera, y su causa (el hongo Candida albicans) es omnipresente. En circunstancias normales, nuestro sistema inmune y nuestra flora normal lo contienen al trabajar para repeler los organismos invasores nocivos. Cuando nuestros sistemas inmunes se debilitan con la edad o por otra causa, o cuando eliminamos nuestra flora normal, este germen puede convertirse en un patógeno oportunista y causar una infección. 

Los dispositivos dentales con un mal ajuste, como las dentaduras postizas, también se han relacionado con esta afección. El uso prolongado de una boquilla con un mal ajuste pudo haber tenido algún tipo de impacto en su caso. 

Este hongo está en todas partes —incluso en la piel, la boca y el tracto digestivo— por lo que puede ser difícil establecer una relación de causa y efecto entre su historial de buceo reciente y la candidiasis oral. Seguramente su médico podrá ayudarlo y descartar una debilidad de su sistema inmune como una causa. Una vez que la afección desaparezca y que ya no tome medicación para tratarla, y si no existe ninguna causa subyacente sin corregir, el examen de su médico deberá establecer un plan para su regreso a la práctica de buceo. 

- Shannon Sunset, NCPT, NREMT

© la revista - Q1 2023

Spanish