Save Spectacular: 50 años de los Santuarios Marinos Nacionales

Un afiche original de cada santuario muestra los hábitats icónicos y la vida marina del lugar.

AL IGUAL QUE MUCHAS GRANDES IDEAS, el Sistema de Santuarios Marinos Nacionales (National Marine Sanctuary System) fue forjado en medio del desastre. La mañana del 28 de enero de 1969, trabajadores que perforaban un nuevo pozo en la Plataforma A de Union Oil sufrieron una explosión, donde se derramaron 11.356.235 litros (3 millones de galones) de crudo hacia el canal de Santa Bárbara, lo que ensució playas populares y provocó la muerte de miles de aves marinas y un sinnúmero de peces y mamíferos marinos. El presidente Richard Nixon, que creció en el sur de California, voló hacia allí para caminar por las costas cubiertas de alquitrán de su estado natal, canalizando así la indignación pública que inspiró a ambientalistas locales y su movimiento para una gestión más sólida de los recursos oceánicos de la nación.

Tomó otros cuatro años, pero en 1972 Nixon firmó un conjunto de leyes ambientales que ha formado la base de los esfuerzos de conservación de la actualidad. Entre estas leyes se incluyen las siguientes: Ley de Aire Limpio (Clean Air Act), Ley de Agua Limpia (Clean Water Act), Ley de Especies en Peligro de Extinción (Endangered Species Act), Ley de Protección de Mamíferos Marinos (Marine Mammal Protection Act), Ley de Manejo de Zonas Costeras (Coastal Zone Management Act), Ley de Política Ambiental Nacional (National Environmental Policy Act), Ley Magnuson-Stevens de Gestión y Conservación de la Pesca (Magnuson-Stevens Fishery Conservation and Management Act) y, naturalmente, Ley de Santuarios Marinos Nacionales (National Marine Sanctuaries Act).  

“El aire y el agua limpios que disfrutamos hoy”, afirmó el director de la Oficina de Santuarios Marinos Nacionales (Office of National Marine Sanctuaries) John Armor, “las especies que hemos recuperado de niveles de población históricamente bajos, el acceso público preservado a playas y aguas costeras, los procesos que informan y solicitan una contribución del público sobre proyectos que tienen un impacto en sus comunidades —todo ello son solo algunos de los beneficios que nos remontan a esas leyes históricas”.

Un siglo más tarde, a los estadounidenses se les presentó la idea de apartar lugares especiales para el disfrute y deleite de las personas con el establecimiento del Parque Nacional de Yellowstone (Yellowstone National Park). La creación de parques modernos se convirtió en una poderosa herramienta para la conservación y protección de lugares valiosos. A medida que más lugares terrestres eran apartados para su protección, también lo eran costas marinas nacionales y ríos salvajes y pintorescos. Tres años después de que la tinta de la firma de Nixon se secara, el lugar de descanso submarino del naufragio del acorazado de la Guerra Civil USS Monitor se convirtió en el primer santuario marino nacional de los Estados Unidos. 

En la actualidad, bajo el amparo de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration, NOAA), el sistema se ha transformado en una red nacional de 15 santuarios marinos nacionales y dos monumentos marinos nacionales que conservan más de 1.605.793 km cuadrados (620.000 millas cuadradas) de espectaculares aguas oceánicas y de los Grandes Lagos, un área casi del tamaño de Alaska. En octubre, el sistema celebrará su quincuagésimo. aniversario.

Ciencia y
herencia marítima 

Desde exuberantes lechos de pastos marinos hasta corales de crecimiento lento y aguas profundas, los hábitats que las aguas de los santuarios protegen varían enormemente de un lugar a otro. Mientras que Mallows Bay, cerca del río Potomac, protege la flota de naufragios más grande del hemisferio occidental, Stellwagen Bank, cerca de Boston, preserva abundantes hábitats de observación de ballenas y la bahía de Monterrey sustenta bosques de kelp épicos. El Santuario Marino Nacional Flower Garden Banks (Flower Garden Banks National Marine Sanctuary, FGBNMS), en el golfo de México, es el hogar de los arrecifes de coral más septentrionales del mundo. Cada lugar tiene su historia única y su propio propósito.  

Un principio de su creación requiere que los santuarios mantengan comunidades biológicas naturales y, conforme lo establece el artículo 301(b) de la Ley de Santuarios Marinos Nacionales, “protejan y, cuando corresponda, restauren y mejoren hábitats naturales, poblaciones y procesos ecológicos”. Muchos sitios constituyen campos de pruebas para nuevos enfoques para restaurar y gestionar ecosistemas marinos frente al cambio climático y otras amenazas. El proyecto Mission: Iconic Reefs es un enorme esfuerzo conjunto para restaurar casi 278.709 metros cuadrados (3 millones de pies cuadrados) de arrecife en siete sitios icónicos dentro del Santuario Marino Nacional de los Cayos de la Florida (Florida Keys National Marine Sanctuary, FKNMS) a un estado sostenible. En California, el Santuario Marino Nacional Greater Farallones (Greater Farallones National Marine Sanctuary) y la Greater Farallones Association están implementando estrategias para la restauración de bosques de kelp, así como su monitoreo, investigación y participación pública.

“Los arrecifes son un hogar para esta comunidad, son parte de nuestro modo de vida”, afirmó Sarah Fangman, superintendente de FKNMS. “Esperamos que el esfuerzo de Mission: Iconic Reefs sea un beneficio no solo en los Cayos de la Florida, sino también en otros arrecifes del mundo. Esperamos poder dar algo a cambio y seguir la cadena de favores”.

Los santuarios son un destino natural para miembros de la comunidad de buceo, a tal punto que es imposible estimar cuántos buceos se realizan cada año dentro de sus límites. “Los santuarios no están destinados a ser muestras estáticas en un museo”, aseguró Fangman. “Están pensados para ser disfrutados por el mundo. Nuestro trabajo es gestionar usos compatibles para que estos recursos sigan aquí para las próximas generaciones”. Dentro de los límites de los santuarios existen normas que los buzos deben seguir, sobre todo en torno a la recolección de elementos naturales y culturales, que a menudo está prohibida o solo autorizada con un permiso. 

Los santuarios marinos nacionales también son excelentes lugares para investigar y probar enfoques para mitigar los impactos humanos sobre la vida silvestre. Desde 2007, la NOAA ha trabajado para comprender mejor cómo las colisiones de barcos han afectado a las poblaciones de ballenas en peligro en los santuarios marinos nacionales en la costa oeste. Esta información llevó a la NOAA a crear la iniciativa Blue Whales and Blue Skies (Ballenas azules y cielos azules), donde trabajaron con importantes compañías navieras que redujeron voluntariamente las velocidades de sus buques en áreas críticas a no más de 10 nudos. El programa de reducción de la velocidad de los buques de 2020 redujo más de 635 kg (700 toneladas) de emisiones de polución y percibió una disminución del 35 por ciento en el riesgo de colisión de buques.

Esta mentalidad dio lugar al desarrollo de un sistema de boyas de amarre en los Cayos de la Florida que permite a los buzos y las personas que hacen snorkel explorar legendarios arrecifes de coral sin realizar peligrosos lanzamientos de anclas. Hay casi 500 boyas ancladas en los puntos de buceo más populares en los Cayos, listas para que los barcos amarren de manera segura sobre los delicados corales. Muchos operadores de buceo comerciales que utilizan las boyas son parte de una certificación Blue Star dirigida por los santuarios que promueve el uso responsable y sustentable del ecosistema, lo que incluye buceos de limpieza de desechos donde se eliminan trampas, redes y sedales de pesca descartados.

Una conexión con
la cultura y las comunidades

Además de proteger recursos naturales, los santuarios marinos nacionales también preservan historias culturales como, por ejemplo, naufragios, así como artefactos y lugares históricos. Actualmente, hay 1.211 naufragios conocidos protegidos en todo el sistema de santuarios, con miles que aún esperan ser descubiertos en estas aguas. El programa se centra en varias áreas de investigación clave, tales como historia marítima, inventario y evaluación de sitios y paisajes culturales marítimos.

Las personas que viven y trabajan en las comunidades que rodean los santuarios marinos nacionales se preocupan profundamente por estos lugares. Los santuarios siempre han estado estrechamente entrelazados con las comunidades locales que los rodean, pero quizás el cambio más importante en el sistema se produjo en 2014 cuando se implementó el nuevo proceso de nominación de santuarios, lo que dio lugar a una manera —dirigida por la comunidad— de decidir qué lugares submarinos especiales deben considerarse para la designación de santuarios. A través de este nuevo proceso, el Santuario Marino Nacional Mallows Bay–Potomac (Mallows Bay–Potomac River National Marine Sanctuary) fue oficialmente designado en 2016, seguido del Santuario Marino Nacional de la Costa de los Naufragios de Wisconsin (Wisconsin Shipwreck Coast National Marine Sanctuary) en 2021.

El sistema de santuarios marinos nacionales sin duda continuará creciendo. En la actualidad, hay cinco santuarios nominados en el inventario que la NOAA está considerando para su designación, incluido el Santuario Marino Nacional Chumash Heritage (Chumash Heritage National Marine Sanctuary) en California. El Santuario Marino Nacional del Lago Ontario (Lake Ontario National Marine Sanctuary) actualmente está en el proceso de designación, y el público fue invitado recientemente a enviar comentarios sobre el proyecto del plan de gestión. 

Además de agregar nuevos santuarios al sistema, varios santuarios han expandido sus límites a lo largo de los años, como, por ejemplo, Thunder Bay, Cordell Bank y Greater Farallones en 2015 y FGBNMS en enero de 2021. El Santuario Marino Nacional Monitor (Monitor National Marine Sanctuary) también fue propuesto para su expansión en 2016 para proteger el lugar de descanso final de los perdidos en la Segunda Guerra Mundial durante la Batalla del Atlántico.

Save Spectacular

Bajo el gran titular Save Spectacular, el sistema de santuarios está en medio de una celebración de un año antes del quincuagésimo. aniversario en octubre, con un sinfín de actividades que hasta incluyen una serie de sellos del Servicio Postal de Estados Unidos. “Desde el mismísimo comienzo, el entusiasmo, la creatividad y el espíritu entusiasta de nuestros miembros del personal, socios y voluntarios han permitido que el sistema de santuarios se convierta en un líder mundial en el avance de áreas marinas protegidas como herramientas de conservación valiosas para nuestro planeta”, comentó Armor al anunciar la celebración del aniversario. “Al analizar los muchos problemas a los que se enfrentarán los océanos y las costas en los próximos 50 años, me reconforta que nuestro personal y aquellos que trabajan con nosotros continúen enfrentando estos desafíos y se aseguren de que los santuarios sigan prosperando para generaciones futuras”.

  • Samoa Americana (Pacífico)
  • Islas del Canal (Pacífico)
  • Cordell Bank (Pacific)
  • Cayos de la Florida (Atlántico, golfo de México)
  • Flower Garden Banks (golfo de México)
  • Gray’s Reef (Atlántico)
  • Greater Farallones (Pacífico)
  • Hawaiian Islands Humpback Whale (Pacífico)
  • Mallows Bay (Atlántico)
  • Monitor (Atlántico)
  • Bahía de Monterrey (Pacífico)
  • Olympic Coast (Pacífico)
  • Monumento Papahānaumokuākea (Pacífico)
  • Monumento Rose Atoll (Pacífico)
  • Stellwagen Bank (Atlántico)
  • Thunder Bay (Grandes Lagos)
  • Costa de los Naufragios de Wisconsin (Grandes Lagos)
Cuando sale el sol, la vida debajo de la superficie del Santuario Marino Nacional de la Bahía de Monterrey (Monterey Bay National Marine Sanctuary) se vuelve activa, incluso entre la sombras de un bosque de kelp.
Foto: Jon Anderson
Un concurso nacional de fotografías tomadas dentro de santuarios marinos produjo esta imagen ganadora de un buzo manteniendo una distancia respetable con una tortuga marina verde en los Cayos de la Florida. 
Foto: Olivia Williamson
El secretario del Departamento de Comercio Maurice H. Stans, rodeado por los dirigentes entrantes de la nueva agencia, firmó órdenes para la creación de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (National Oceanic and Atmospheric Administration) en 1970.
Foto: Cortesía de NOAA 

Bucee en
los santuarios
prácticamente desde
cualquier lugar

Los buzos saben mejor que nadie lo maravillosos que son los santuarios marinos nacionales porque pueden sumergirse ellos mismos en el esplendor. Pero usted también puede disfrutar de la experiencia sin mojarse. La Oficina de Santuarios Marinos Nacionales (Office of National Marine Sanctuaries) de la NOAA ha catalogado sus recursos submarinos con videos de 360 grados que permiten a los usuarios participar en la aventura y tener un control total de la vista. La serie sigue a juguetones leones marinos en la bahía de Monterrey, tortugas marinas en Hawái y profesionales del trasplante de corales en los Cayos de la Florida, entre otros. Para acceder a los videos y las imágenes estáticas de 360 grados, visite sanctuaries. noaa.gov/vr/.

© Alert Diver — Q2 2022

Español de México