Tren Maya

Las cavernas de la península de Yucatán en México tienen puntos de buceo que tanto los buzos de aguas abiertas como los buzos de cuevas pueden disfrutar.

ALGUNAS DE LAS CUEVAS INUNDADAS MÁS HERMOSAS DEL MUNDO se encuentran debajo de la selva de la península de Yucatán en México. La península comenzó como un arrecife de coral, que las fluctuaciones del nivel del mar durante diversas glaciaciones expusieron a la atmósfera. La lluvia ácida recorrió la piedra caliza porosa, disolvió las rocas y formó cuevas de disolución. Este proceso creó estalagmitas, estalactitas y columnas. Después de las glaciaciones, estas cuevas se llenaron de agua, lo que evitó que estas formaciones cambiaran y las congeló en el tiempo.

Algunos de los techos de las cuevas colapsaron y formaron cenotes. Estas cavidades inundadas siempre han sido importantes para el área. Los cenotes son fuentes esenciales de agua dulce, y los mayas, que los consideraban algo sagrado, construyeron cerca de ellos y usaron algunos como lugares de sacrificio. Los arqueólogos han encontrado artefactos, incluso joyas, vasijas, ropa, esculturas y huesos humanos y de animales.

Actualmente, la península de Yucatán se ha convertido en un destino turístico importante conocido como la Riviera Maya. Visitantes de todo el mundo llegan para disfrutar de las playas del Caribe mexicano y nadar en los cenotes. Las tortugas marinas usan muchas de las playas para anidar. La selva de Yucatán es el hogar de jaguares, monos, jabalíes, ciervos y muchas especies de aves. Lamentablemente, a medida que la región se desarrolla, este hábitat desaparece, lo que pone en peligro gran parte de la vida silvestre. El agutí negro, por ejemplo, es una especie de roedor que es común en el área, pero está en grave peligro. 

La vida marina en los cenotes es limitada, pero es posible encontrar peces gato, topotes mexicanos y tetras. Estos peces habitan las áreas de aguas abiertas. Los visitantes de las cuevas también pueden ver peces sin ojos, una adaptación a la vida en la oscuridad total y, en ocasiones, pueden llegar a encontrar un cocodrilo —las salientes de piedra caliza y los arbustos de manglares en torno a las aberturas de los cenotes son los hábitats perfectos para estos animales.

Durante muchos años antes de que el resto del mundo descubriera el área, buzos de cuevas de todo el mundo viajaban a Yucatán para explorar este paraíso natural. El buceo en cuevas requiere una capacitación técnica especial, y los buzos de cuevas son una raza particular. La flotabilidad, el ajuste fino y la configuración del equipo son cruciales para bucear en una cueva de manera segura. Algunas reglas que los buzos de cuevas deben seguir incluyen siempre tener tres luces y una línea de guía continua hacia aguas abiertas y gestionar su mezcla respiratoria en tercios: un tercio para el ingreso, un tercio para la salida y un tercio para emergencias.

Además de la seguridad, el buceo en cuevas se centra en preservar las delicadas decoraciones de cuevas naturales que nunca podemos recuperar una vez que las destruimos. La capacitación es muy técnica y es como asistir a una escuela de posgrado de buceo. Todos los esfuerzos para convertirse en un buzo de cuevas lo harán un mejor buzo en aguas abiertas y le permitirán experimentar estas maravillas prístinas del mundo natural.

Por desgracia, el progreso y el desarrollo podrían destruir las cuevas de la península de Yucatán. 

Muchos trenes fueron construidos en todo el país durante finales del 1800 y principios del 1900. Fue un método de viaje popular y emergente hasta la última mitad del siglo XX. , cuando comenzó a declinar debido a la competencia de otras opciones. Actualmente hay un esfuerzo por traer de vuelta los viajes en tren. Estos trenes ayudarán a los residentes a viajar diariamente al trabajo y llevarán a los turistas a nuevas comunidades. Se espera que el hecho de que más personas tomen trenes en lugar de conducir automóviles reduzca la polución del aire.

Uno de los proyectos es el Tren Maya. Este proyecto de USD 10 mil millones se extenderá 1.500 kilómetros (932 millas) en un gran circuito entre Cancún y Palenque, Chiapas. El tren transportará pasajeros y mercancías a la península de Yucatán. Se supone que habilitará el turismo en áreas remotas y creará muchos puestos de trabajo nuevos, estimulando así el crecimiento económico de la región. 

A primera vista, el Tren Maya parece una buena idea, pero hay algunos problemas. A muchos residentes les preocupa que los jóvenes abandonen sus pueblos y se muden cerca de un poblado con un parada de tren para obtener trabajo. Este cambio podría despoblar algunas áreas y provocar una sobrepoblación en otras. 

La ruta original, a lo largo de la única carretera que va hacia el sur en la península, fue modificada para que el tren se desplace directamente a través del Parque Dos Ojos, lo que la ubicó sobre una fina capa de piedra caliza sobre los frágiles sistemas de cuevas del área. Pasará dentro de los 305 metros (1.000 pies) de un punto de buceo en cenotes llamado Dreamgate y podría causar el colapso de Sac Actún, una de las cavernas inundadas más grandes del mundo. Esta construcción podría causar daños permanentes en el medio ambiente, pueblos mayas, sitios arqueológicos y las cuevas que amamos explorar. Además, se espera que construir y operar el Tren Maya cause vertidos contaminados que afectarán los arrecifes de coral cerca de la costa. En 2019, el Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (National Council on Science and Technology) de México informó que la línea de trenes amenazaría un mínimo de 10 áreas naturales protegidas, 1.300 sitios arqueológicos y a más de 143.000 mayas indígenas que viven en el área.

Está previsto que el proyecto del tren finalice para finales del año 2023. Aparte del daño ambiental, muchos expertos cuestionan si un tren de alta velocidad construido sobre piedra caliza es seguro. Es posible que la geología no pueda soportar el peso de un tren. Este peligro podría causar el fracaso del proyecto una vez que el daño ambiental irreversible esté hecho.

Muchos residentes creen que un proyecto de trenes bien planificado podría beneficiar el área, pero el proyecto Tren Maya tiene demasiados problemas, por lo que podría hacer más daño que bien. La mejor alternativa parece ser mover la ruta ferroviaria nuevamente a su recorrido original a lo largo de la carretera existente. Peter Sprouse, de la Asociación para el Estudio de Cavernas Mexicanas (Association for Mexican Cave Studies), afirmó que apartar la ruta del tren 11 o 12 kilómetros (7 u 8 millas) de la costa minimizará la cantidad de cuevas que pueden colapsar, ya que la mayoría de los sistemas de cuevas del área se encuentra a unos 10 kilómetros (6 millas) del océano. El área cerca de la carretera ya está desarrollada, pero, aun así, el proyecto Tren Maya aún causará daños ambientales.

Buzos, científicos, arqueólogos y activistas urgen al gobierno mexicano que retrasen el proyecto y que dediquen más tiempo a considerar todas las cuestiones ambientales. Si desea brindar apoyo, puede acceder a una petición en https://bit.ly/3uN3ex4. Invite a buzos y a cualquier persona interesada en la conservación ambiental a firmarla, y esperemos que la petición no caiga en saco roto.  

El tren atraerá a más turistas a los sitios arqueológicos, incluso las ya abarrotadas ruinas mayas de Tulúm.
Hacer circular el Tren Maya por la selva amenazará la vida silvestre. 
Las cuevas, al igual que el cenote Taj Mahal que se muestra en la imagen, son entornos únicos. 

Por desgracia, el progreso y el desarrollo podrían destruir las cuevas de la península de Yucatán. 

Español de México