Capítulo 2: Lesiones traumáticas

"Lávalo bien, usa jabón y mantenlo limpio y seco".

Las mordeduras representan la mayoría de los traumatismos asociados a la vida marina. Afortunadamente, los encuentros graves son extremadamente raros. Las lesiones traumáticas suelen ser el resultado de una reacción defensiva del animal ante una amenaza percibida o de la identificación errónea de una parte del cuerpo del buceador como fuente de alimento. La mayoría de las heridas punzantes no contienen veneno y son, por tanto, lesiones traumáticas. La hemorragia es la complicación aguda más común de los traumatismos, mientras que las infecciones son la complicación secundaria más frecuente. En este capítulo trataremos las lesiones traumáticas más comunes, cómo prevenirlas y cómo tratarlas adecuadamente.

En este capítulo, aprenderás sobre:


Abrasión cutánea

Una abrasión es una raspadura que ocurre cuando se frota o golpea la piel contra un objeto duro.

Epidemiología

Las abrasiones cutáneas, los cortes menores, y las raspaduras son muy comunes entre los buzos recreativos. El contacto accidental con las rocas, los corales, los naufragios, y otras superficies duras en o alrededor de los sitios de buceo pueden provocar una lesión. Los buzos con un mal control de la flotabilidad, frecuentemente reportan abrasiones. Además, los buzos que se mueven cerca del fondo o a través de pasajes angostos sin la protección de trajes húmedos de cuerpo entero, a menudo reportan abrasiones menores en sus extremidades inferiores.

Riesgos para los buceadores

Las abrasiones de la piel exponen los tejidos internos a los microorganismos, aumentando significativamente el riesgo de infecciones. También es preocupante la hemorragia cuando la lesión ocurre en zonas altamente perfundidas como cara, cabeza, manos y dedos.

Prevención

Para evitar las abrasiones de la piel, usted debe mantener el control de la flotabilidad y utilizar protección mecánica como guantes y traje húmedo de cuerpo entero. Aunque el aislamiento térmico pueda no ser necesario en destinos de buceo tropicales, protegerse tanto de potenciales abrasiones de la piel como de la picadura de vida marina microscópica siempre es una buena idea. Es importante tener en cuenta que en un intento por proteger la fauna submarina, el uso de guantes podría no estar permitido en algunos destinos de buceo. Pregúntele al operador de buceo local sobre sus protocolos antes de ponerse guantes; puede ayudar que le explique las razones para querer usarlos.

Primeros auxilios

En caso de abrasiones cutáneas pequeñas, siga estas normas básicas de primeros auxilios:

  1. Lave la zona minuciosamente con agua dulce limpia (estéril si hubiera disponible).
  2. Aplique una solución antiséptica (las soluciones antisépticas a base de iodo pueden estar contraindicadas en pacientes con hipertiroidismo).
  3. Controle la hemorragia aplicando presión directa con un vendaje estéril.
    • Si la hemorragia fue controlada:
      • Permita que la zona se seque.
      • Aplique una pomada antibiótica (con al menos 3 antibióticos, si es posible).
      • Cubra la zona con un vendaje estéril.
      • Haga que un profesional médico evalúe la herida dentro de las 24 hs. para determinar el riesgo de infecciones.
    • Si la hemorragia persiste:
      • Cubra la herida con apósitos limpios y manténgalos en el lugar.
      • Continúe aplicando presión.
      • Procure la inmediata evaluación médica.

Tratamiento

En caso de abrasiones o amputaciones con hemorragias importantes, póngase en contacto inmediatamente con los servicios médicos de urgencia locales, aplique técnicas de control de hemorragias y controle las constantes vitales del paciente. Esté preparado para manejar el shock.


Rayas

Las rayas son peces tímidos y pacíficos. No representan una amenaza para los buzos, a menos que estén asustadas, las pisen o deliberadamente las acorralen y se sientan amenazadas. La mayoría de las lesiones ocurre en aguas superficiales cuando los buzos o nadadores caminan en zonas donde las rayas residen.

Biología e identificación

Las rayas están estrechamente emparentadas con los tiburones: clase Chondrichthyes, chondr- significa cartilaginoso y -ichthyes significa pez. Es importante señalar que no todas las rayas tienen aguijón. Las rayas son un grupo específico de rayas clasificadas en el suborden Myliobatoidei, que consta de ocho familias: rayas de aguas profundas, rayas de seis branquias, rayas redondas, rayas mariposa, rayas de río, rayas águila y rayas cola de látigo.

La envergadura aproximada de la raya varía con las especies desde un pie (30 centímetros) hasta más de 6 pies (2 metros). Algunas especies de agua dulce pueden pesar hasta 1.300 libras (600 kilogramos).

Distribución

Hay especies de rayas en casi todos los océanos. Algunas familias están constituidas sólo de especies de agua dulce, que se encuentran generalmente, en ambientes de ríos tropicales, subtropicales y templados.

Mecanismo de la lesión

Las rayas no son agresivas ni mucho menos, y las heridas rara vez son mortales. El mecanismo de defensa de la raya consiste en una púa dentada en el extremo de la cola con glándulas de veneno situadas en la base de la púa. El veneno es una mezcla variable de sustancias, ninguna de las cuales es específica del animal, por lo que no es posible crear un antiveneno. Las rayas atacan cuando se sienten amenazadas o las pisan. La púa puede desgarrar fácilmente los trajes de neopreno y penetrar en la piel, y puede causar laceraciones profundas y dolorosas.

Epidemiología

Se estima que las rayas son responsables de alrededor de 1.500 accidentes cada año en los Estado Unidos. La prevalencia en otros países puede ser mayor, particularmente en las lesiones asociadas con las especies de agua dulce, pero la información epidemiológica es imprecisa o inexistente.

Signos y síntomas

Las rayas pueden inflingir heridas punzantes o laceraciones leves a severas. El síntoma inicial es el dolor, que puede ser significativo e intensificarse con el paso de las horas. Tanto las heridas punzantes como las laceraciones pueden dañar los vasos sanguíneos principales provocando una hemorragia severa y potencialmente peligrosa para la vida. El aguijón generalmente se desprende y puede requerir de cirugía por parte de un profesional.

Es común que las heridas por raya se infecten a pesar del cuidado adecuado. Entre las infecciones posibles se incluyen: celulitis, miositis, fascitis, y tétanos.

Prevención

  • Evite caminar en aguas superficiales turbias o con poca visibilidad donde naturalmente habitan las rayas.
  • Las rayas a menudo cavan y se esconden en la arena, haciendo difícil que se las vea aún en aguas tropicales.
  • Si bucea desde la orilla y sospecha que puede haber rayas, mueva con cuidado los pies al entrar o salir del agua. Esta técnica se conoce como "barajar rayas". Las rayas son animales muy sensibles, y las vibraciones causadas por este movimiento pueden ahuyentarlas.

Primeros auxilios

  1. Limpie minuciosamente la herida.
  2. Controle la hemorragia si fuese necesario.
  3. No demore la evaluación médica. El riesgo de contraer tétanos y otras infecciones graves debe ser minimizado por un profesional.

Erizos de mar

Los erizos de mar son criaturas generalmente pequeñas, de cuerpo redondeado cubierto de espinas, encontradas en las costas marinas rocosas superficiales. El peligro principal asociado con los erizos es el contacto con sus espinas.

Biología e identificación

Los erizos de mar son equinodermos, un filo de animales marinos que comparten con las estrellas de mar, los dólares de arena y los pepinos de mar. Los equinodermos se reconocen por su simetría pentarradial (tienen cinco rayos de simetría), que se observa fácilmente en una estrella de mar. Esta simetría se corresponde con un sistema vascular acuático utilizado para la locomoción, el transporte de nutrientes y desechos, y la respiración. Los erizos de mar tienen pies tubulares llamados pedicelarios, que permiten el movimiento. En un género de erizos de mar, el erizo de mar florido, algunos de los pedicelarios han evolucionado hasta convertirse en garras tóxicas. En esta especie, las espinas son cortas e inofensivas, pero estas garras tóxicas pueden causar envenenamiento.

Los erizos de mar se alimentan de la materia orgánica del fondo marino. Tienen la boca en la base del caparazón y el ano en la parte superior. El color de los erizos varía según la especie: negro, rojo, marrón, verde, amarillo y rosa.

Distribución

Hay especies de erizos de mar en todos los océanos desde aguas tropicales hasta árticas. La mayoría de los incidentes entre las personas y los erizos de mar ocurren
en aguas tropicales y subtropicales.

Mecanismo de la lesión

Los erizos de mar están cubiertos de espinas, que pueden penetrar fácilmente en las botas y trajes de los buceadores, perforar la piel y desprenderse. Estas espinas están hechas de carbonato cálcico, la misma sustancia que compone las cáscaras de huevo. Las espinas de los erizos de mar suelen estar huecas y pueden ser frágiles, sobre todo a la hora de extraer de la piel las espinas rotas. Las lesiones suelen producirse al pisarlas mientras se camina por fondos rocosos poco profundos o pozas de marea. Los submarinistas y buceadores con tubo suelen lesionarse al nadar en la superficie en aguas poco profundas, así como al entrar o salir del agua desde inmersiones en la orilla.

Epidemiología

Aunque se dispone de poca información epidemiológica, las heridas punzantes del erizo de mar son comunes entre los buzos, particularmente cuando se encuentran en aguas superficiales, cerca de las costas rocosas, o cerca de naufragios u otras superficies duras. El equipo de Información Médica de DAN, recibe al menos un llamado por semana referente a lesiones por erizos de mar, generalmente de buzos y nadadores con snorkel en aguas superficiales cerca de orillas rocosas.

Signos y síntomas

Erizo de mar

Las lesiones suelen ser en forma de heridas punzantes, a menudo múltiples y localizadas. También pueden producirse rasguños y laceraciones. Las heridas punzantes suelen ser dolorosas y van acompañadas de enrojecimiento e hinchazón. El dolor varía de leve a intenso en función de varios factores, como la especie, la zona corporal de la herida, las capas articulares o musculares comprometidas, el número de pinchazos, la profundidad de la punción y el umbral de dolor del individuo. Los pinchazos múltiples pueden causar debilidad o parálisis de las extremidades, sobre todo en las especies de espinas largas del género Diadema. En muy raras ocasiones, pueden producirse complicaciones inmediatas que pongan en peligro la vida.

Prevención

  1. Observe con atención mientras ingresa o sale del agua en buceos de costa, particularmente cuando el fondo es rocoso.
  2. Si nada, practica snorkeling, o bucea en aguas poco profundas, cerca de costas rocosas, o próximo a naufragios y otras superficies duras, mantenga una distancia prudente y un buen control de la flotabilidad.
  3. Evite manipular a estos animales.

Primeros auxilios

No existe un tratamiento universalmente aceptado para las heridas punzantes de los erizos de mar. Tanto los primeros auxilios como el cuidado definitivo son sintomáticos.

  1. Aplicar calor. Sumerja la zona afectada en agua caliente (límite superior de 113 °F/45 °C) durante 30 a 90 minutos. Si está asistiendo a una víctima de picadura, pruebe primero el agua en usted mismo para evaluar los niveles de calor tolerables. No confíe en la valoración de la víctima, ya que el dolor puede mermar su capacidad para evaluar los niveles de calor tolerables. Si no puede medir la temperatura del agua, una buena regla general es utilizar el agua más caliente que pueda tolerar sin quemarse. Tenga en cuenta que las distintas zonas del cuerpo tienen diferente tolerancia al calor, así que pruebe el agua en la misma zona donde se lesionó el buceador. Repita la operación si es necesario.
    NOTA: muy pocas especies de erizos de mar contienen veneno. Si estuviese presente, el agua caliente también puede ayudar a desnaturalizar cualquier toxina superficial.
  2. Extraiga las espinas superficiales. Pueden utilizarse pinzas para este propósito; sin embargo, las espinas de los erizos de mar son huecas y pueden ser muy frágiles al querer tomarlas por los lados. Sus dedos desnudos son una alternativa más suave que unas pinzas duras.
    NOTA: No intente extraer las espinas que están embebidas muy profundo en la piel; deje que las manipulen los profesionales médicos. Estas espinas pueden romperse en pedazos más pequeños, complicando el proceso de remoción.
  3. Lave la zona minuciosamente, pero evite frotar y raspar con fuerza si sospecha que todavía puede haber espinas incrustadas en la piel.
  4. Aplique soluciones antisépticas o pomadas antibióticas de venta libre si estuviesen disponibles.
  5. No cierre la herida con cinta o adhesivos; esto podría aumentar el riesgo de infección.
    NOTA: Las heridas punzantes profundas son un ambiente perfecto para el cultivo de Infecciones, particularmente el tétanos.
  6. Independientemente de los primeros auxilios provistos, siempre procure la evaluación de un profesional médico.

Tratamiento

Contrariamente a la creencia popular, muy pocas especies de erizos de mar son realmente tóxicas. El dolor y la inflamación a menudo son el resultado de
la reacción del organismo a una miríada de antígenos diferentes presentes en la superficie de las espinas.

Las espinas se encuentran generalmente cubiertas de fuertes pigmentos, de modo que las heridas punzantes individuales a menudo son claramente visibles y puede
sospecharse que cada pinchazo contiene un fragmento de espina. Aunque esto es posible, no necesariamente es
el caso. Es más fácil evaluar cada pinchazo individualmente una vez que el proceso inflamatorio agudo comenzó a disminuir.

La decisión sobre si la remoción quirúrgica de las espinas que quedaron es necesaria o no, se basa generalmente en el compromiso de la capa articular o muscular,
y en si hay dolor con el movimiento, o signos de infección. Las espinas se encapsulan en
poco tiempo, pero no siempre se disuelven. Un granuloma reactivo es una reacción común a los pequeños cuerpos extraños remanentes.
La ubicación radiológica, la fluoroscopía o un ultrasonido pueden ser útiles para evitar una extracción quirúrgica
a ciegas que puede provocar la posterior ruptura de la espina.

El uso de anti inflamatorios y terapia física a menudo es la clave para tratar estas lesiones, particularmente cuando
involucran articulaciones pequeñas, ya que un proceso Inflamatorio prolongado puede resultar en una fibrosis, que puede limitar el rango de movimiento.
Si se presentan los signos y síntomas de infección, el médico puede prescribir antibióticos o un refuerzo de la vacuna contra el tétanos.

ERIZO DE FLOR MARINO

El erizo de flor marino (Toxopneustes spp.) es el más tóxico de todos los erizos de mar. Sus espinas cortas son inocuas, pero sus pedicelarios, que se asemejan a pequeñas flores, son garras diminutas.(Toxopnueustesmeans "toxic foot"). Estas garras contienen una toxina que puede provocar un dolor severo similar al que provoca la picadura de la medusa, sensación de vértigo, dificultad para respirar, trastornos en el habla, debilidad generalizada, y entumecimiento de los labios, lengua, y párpados.

Siguiente: Capítulo 3 - Intoxicaciones por marisco >

Spanish