Cómo combinar el ejercicio físico y el buceo

Si desea bucear, debe estar preparado. Estar preparado implica tener aptitud médica, psicológica y física, conocimientos apropiados y habilidades físicas adecuadas. Si se ejercita regularmente con una intensidad que mantenga su frecuencia cardíaca por encima de aproximadamente el 70 por ciento de la capacidad máxima por más de 90 minutos por semana, es muy probable que tenga una aptitud física suficiente como para practicar buceo deportivo en una variedad de condiciones. No obstante, el buceo solo probablemente no sea suficiente para constituir una rutina de ejercicio regular. Además, el ejercicio realizado durante el buceo, o en un momento cercano, tiene consecuencias para la seguridad. Si sigue las recomendaciones y los protocolos correctos, podrá asegurarse de tener la fuerza y la seguridad necesarias para bucear durante todo el año.

Aptitud física para el buceo

Los buzos deben tener una capacidad aeróbica y una fuerza suficientes para cumplir con las exigencias normales y excepcionales razonables del buceo en el entorno que elijan.7 Physical fitness is maintained when the intensity and frequency of exercise are sufficient to protect the body’s capacity — the array of biochemical and physiological capacities that determine a fitness limit. Physical fitness is improved when the exercise load exceeds the body’s current capacity and a training effect is established. Most training programs rely on progressive overload — the incremental increase in training intensity to continue the drive to adapt at a pace that can be tolerated. Exceeding the threshold for maintenance or improvement of fitness, as desired, makes for an effective workout.

While a diver’s physical strength can be tested by carrying tanks and related gear, the duration of the effort is typically too short to constitute an effective workout. The aerobic demands of most well-planned dives are even less likely to reach the intensity to protect even a moderate aerobic capacity. Ultimately, the diver has to do something outside of normal diving to maintain or improve their fitness level.

Existen cuestiones adicionales relativas a la aptitud física que son directamente relevantes para la fisiología del buceo. Aunque los datos son incompletos, la aptitud física se ha vinculado a una menor cantidad de burbujas después de la descompresión en humanos.2,8 Si bien la presencia de burbujas no equivale a una enfermedad por descompresión, se ha aceptado que un menor recuento de burbujas indica un menor grado de estrés descompresivo. Experimentar un menor estrés descompresivo en un buceo definitivamente es algo bueno. Los modelos animales también han demostrado una menor incidencia y una gravedad reducida de la enfermedad por descompresión (EDC) (DCS) para los sujetos entrenados en comparación con aquellos que no lo estaban.1,10 10Fundamentalmente, está claro que una buena aptitud física es aconsejable para la seguridad descompresiva, así como también para la competencia física, que es la capacidad para cumplir con las exigencias físicas en una determinada situación.

Timing Exercise and Diving

Así como es importante tener un régimen de ejercicio regular, también lo es su programación ya que guarda relación con el buceo. Programar actividades físicas fuera del buceo puede ser un problema cuando un individuo bucea con frecuencia. Mientras que parte de esto es simplemente un problema de gestión del tiempo, existen otras consideraciones. Realizar ejercicios físicos intensos demasiado cerca de las actividades de buceo puede ser problemático por motivos más fundamentales.

Bubble formation, while noted earlier as not equivalent to or a guarantee of DCS, can indicate an increased risk for it. Intense physical activity — generally with substantial muscular forces and joint loading, or the application of forces on joints — is believed to transiently increase micronuclei activity, the presumed agent of bubble formation. Intense physical activity too close to diving may therefore be problematic. Physical activity after diving may also stimulate additional bubble formation, possibly through a combination of increased microicronuclei activity and increased joint forces.

Curiosamente, algunos trabajos preliminares han demostrado que una sesión de ejercicio intenso 24 horas antes de bucear puede reducir la presencia de burbujas en humanos3 posiblemente al inhibir la actividad de los micronúcleos. Este efecto potencialmente protector no se observó con el ejercicio realizado más cerca del momento del buceo. Si bien este efecto debe ser validado, los hallazgos preliminares pueden respaldar una simple regla de oro para la programación del ejercicio. Para reducir el riesgo, una buena idea es evitar el ejercicio intenso 24 horas antes y después de bucear.

El margen de tiempo cercano al buceo será mejor para actividades de baja intensidad. A los individuos que participan en actividades de entrenamiento mezclado puede resultarles más fácil seguir este cronograma. Para las personas que tienen una gran determinación, bucear puede ser una buena opción en los días de descanso del entrenamiento para aquellas cuya prioridad es el ejercicio, mientras que entrenar puede ser lo mejor en los días de descanso del buceo para aquellas cuya prioridad es el buceo. En general, aplicar intensidades de entrenamiento menores probablemente sea más apropiado para el último grupo, pero se puede llegar a un acuerdo.

Programación del ejercicio durante el buceo

La actividad física durante el buceo también tiene un impacto directo sobre la seguridad descompresiva.4,5,6,9 El ejercicio durante las etapas de compresión y de fondo aumenta la captación de gas inerte, lo que aumenta efectivamente la obligación descompresiva subsiguiente de cualquier exposición. Es importante recordar que las tablas y las computadoras de buceo calculan la captación de gas inerte, pero nunca conocen la realidad. Sin embargo, el ejercicio suave durante la etapa de descompresión (incluidas las paradas de seguridad y descompresión) aumenta la eliminación de gas inerte y reduce el riesgo. La salvedad con respecto al ejercicio durante la descompresión es que más no siempre es mejor. Hacer demasiado ejercicio o hacer ejercicio demasiado intenso durante la etapa de descompresión puede estimular la formación de burbujas, y así inhibir la eliminación de gas inerte y aumentar el riesgo de descompresión.

Recomendaciones finales

Aún no contamos con datos suficientes para cuantificar la diferencia entre el ejercicio provechoso y potencialmente nocivo. Comprender los diversos problemas y aplicar el sentido común ofrece la mejor protección. Lo más importante es que los perfiles de tiempo-profundidad moderados son su mejor defensa. Las consideraciones acerca del ejercicio proporcionan solo una defensa secundaria. Sin embargo, en cuanto a la defensa secundaria, las etapas de compresión y de fondo se relacionan mejor con el ejercicio sumamente suave. Las etapas de ascenso y de parada se relacionan mejor con el ejercicio leve y de baja intensidad. El ejercicio que es enérgico o que estimula una carga articular considerable casi siempre es inapropiado durante un buceo, o en cualquier momento cercano.

El período posterior al buceo es un buen momento para estar tranquilo. Tanto la seguridad descompresiva como la salud mental pueden verse favorecidas por un período de relajación extendido entre el final del buceo y el comienzo del cambio de equipo o la carrera para llegar a la siguiente actividad.

Physical fitness — including both strength and aerobic capacity — is important for divers both for physical safety and decompression safety. Regular exercise training is best scheduled to separate intense exercise and diving. Intense physical training should be avoided 24 hours on either side of diving activity. Any exercise within 24 hours of diving should involve the lowest possible joint forces.

Neal Pollock, Ph.D.

Referencias

1. Broome JR, McNamee GA, Dutka AJ. “Physical conditioning reduces the incidence of neurological DCI in pigs.” Undersea Hyperb Med. 1994; 21(suppl): 69.

2. Carturan D, Boussuges A, Burnet H, Fondarai J, Gardette B. “Circulating venous bubbles in recreational diving: relationships with age, weight, maximal oxygen uptake and body fat percentage.” Int J Sports Med. 1999; 20(6): 410-414.

3. Dujic Z, Duplancic D, Marinovic-Terzic I, Bakovic D, Ivancev V, Valic Z, Eterovic D, Petri NM, Wisloff U, Brubakk AO. “Aerobic exercise before diving reduces venous gas bubble formation in humans.” J Physiol. 2004; 555(3): 637-642.

4. Jankowski LW, Nishi RY, Eaton DJ, Griffin AP. “Exercise during decompression reduces the amount of venous gas emboli.” Undersea Hyperb Med. 1997; 24(2): 59-65.

5. Jankowski LW, Tikuisis P, Nishi RY. “Exercise effects during diving and decompression on postdive venous gas emboli.” Aviat Space Environ Med. 2004; 75(6): 489-495.

6. Jauchem JR. “Effects of exercise on the incidence of decompression sickness: a review of pertinent literature and current concepts.” Int Arch Occup Environ Health. 1988; 60(5): 313-319.

7. Pollock NW. “Aerobic fitness and underwater diving.” Diving Hyperb Med. 2007; 37(3): 118-124.

8. Powell MR. “Exercise and physical fitness decrease gas phase formation during hypobaric decompression.” Undersea Biomed Res. 1991; 18(suppl): 61.

9. Van der Aue OE, Kellar RJ, Brinton ES. “The effect of exercise during decompression from increased barometric pressures on the incidence of decompression sickness in man.” US Navy Experimental Diving Unit Research Report No. 8-49, 1949.

10. Wisloff U, Brubakk AO. “Aerobic endurance training reduces bubble formation and increases survival in rat exposed to hyperbaric pressure.”

Español de México