Nociones básicas de la observación de blénidos

Una pareja de blénidos crestados (Scartella cristata) de aguas superficiales, conocidos por sus sofisticadas crestas, tiene un motivo para ostentar sonrisitas pícaras. La hembra (derecha) rueda una y otra vez ágilmente, revistiendo el nido de su pretendiente con huevos mientras él anticipa ansiosamente su papel en el asunto.

DE TODOS LOS PECES DEL MAR QUE ANNA ADORA, los blénidos se encuentran en lo más alto de su lista de favoritos. Su fascinación por el clan de típicamente pequeños moradores del fondo y habitantes de hoyos data de mediados de la década de 1990 en las Bahamas al comienzo de nuestras carreras de observación de peces. Con una pequeña embarcación, una cabaña a orillas del mar y el lujo del tiempo, emprendimos una investigación sobre la compleja naturaleza de la vida marina de las islas con la pasión de los novatos. 

Magníficos bancos de pargos y peces roncadores, legiones de lábridos y nubes de chromis recolectores de plancton nos recibían en el arrecife cada mañana. Pero la vista de lince de Anna, inherentemente acostumbrada a la oscuridad, rápidamente descubrió adorables blénidos con cara de Muppet que se asomaban desde las sombras entrecortadas del lecho marino. Estaba embelesada.

Durante esa primera primavera boreal en Bimini, un grupo de buzos voluntarios de la recientemente organizada Reef Environmental Education Foundation (REEF) se nos unió por una semana para perfeccionar sus habilidades de identificación y estudio de peces jóvenes. La tarde de nuestro segundo día de buceo en el arrecife, una tormenta oriental inesperada nos hizo correr en busca de aguas tranquilas detrás del extremo austral rocoso en el sur de Bimini. Aunque los bajíos superficiales costeros que estaban llenos de algas con roca, escombros y arena parecían inhóspitos y poco prometedores, decidimos darles una oportunidad. Con lápices y pizarras en mano, nuestro grupo de una docena de buzos se lanzó de la embarcación con una voltereta y se distribuyó por todo el fondo aparentemente infértil mientras el cielo se oscurecía y la lluvia comenzaba a bombardear la superficie más arriba. 

Tal como temíamos, los pocos peces que podíamos ver en el entorno sombrío tendían a ser insulsos y difíciles de identificar. Cuando estaba considerando finalizar el buceo, una mano se levantó, agitando una pizarra amarilla. El equipo se reunió alrededor de la heroína del momento y esperó en suspenso para descubrir qué tesoro había encontrado. No pasó mucho tiempo antes de que una silueta oscura de 5 cm (2 pulgadas) impulsada por una cola que se sacudía fuertemente se elevara por encima del fondo con una espectacular aleta dorsal de gran tamaño desplegada en todo su esplendor. Como si se hubieran puesto de acuerdo, otros pretenciosos blénidos bandera negra se unieron a la causa. 

Pronto el fondo circundante palpitaba con machos nupciales que demandaban la atención de un desperdigamiento de hembras de colores de fondo escabulléndose por las ilusiones similares a algas. Cuando una hembra se acercaba, los machos se volvían locos y salían de sus hoyos con las aletas agitándose en una exhibición ritualista de seducción, exponiendo su salud, vigor, tamaño y belleza. De vez en cuando, en un acto de picardía, los machos hacían carreras encolerizadas en todo el fondo para desplazar a los rivales que vivían cerca de las hembras en ataques furiosos de combates boca a boca que evocaban una escena de Jurassic Park

Pasó media hora antes de que el irresistible espectáculo de blénidos finalizara lentamente a medida que la colonia de tal vez 30 blénidos bandera negra desaparecían dentro de sus refugios. Los peritos, pasmados por su suerte, de mala gana reanudaron su tarea. 

No había avanzado demasiado cuando sentí un tirón. Era Anna, que me hacía gestos para que la siguiera. Me llevó directamente hacia el oleaje que nos arrastró hasta la costa, donde nuestros vientres golpearon contra el fondo y nuestros tanques atravesaron la superficie. Preparándose para enfrentar una ola próxima, señaló hacia la costa cubierta de rocas. Entrecerré los ojos, parpadeé y observé, pero no pude ver nada hasta que mis ojos finalmente se posaron sobre la cabeza de un blénido oscuro del tamaño de una moneda de 10 centavos de dólar que me miraba con ojos grandes, redondos y que rotaban de manera independiente. Era una especie que no había visto nunca. Tomé nota de sus características con cuidado para ayudar a identificarlo en las guías de campo más tarde. 

Apenas terminé, Anna estaba haciendo señas con la mano nuevamente. Un poco deslizándome y otro poco arrastrándome, llegué a su lado a tiempo para ver a otro blénido desconocido escabullirse dentro de la concha abandonada de un percebe. La emoción de Anna atrajo a otros. Pronto el cargamento de peritos andaba a los tropezones a lo largo de la costa en busca de blénidos. Para cuando regresamos a la embarcación, nuestro buceo de una hora se había extendido a dos, la tormenta había pasado y el sol se estaba poniendo mientras todos hablaban a la vez sobre el mejor buceo que habían hecho mientras hojeaban libros de identificación ansiosamente.

Más tarde esa noche, mucho después de la cena, aún contábamos y volvíamos a contar historias de nuestra épica búsqueda de blénidos. No fueron solo los cinco blénidos desconocidos ni los peces costeros novedosos que encontramos los que hicieron del buceo una experiencia tan especial. Lo que aprendimos sobre el arte de la observación de peces en ese buceo ha perdurado a lo largo de las décadas siguientes, empezando por un nuevo respeto por el buceo de hábitats alternativos. 

También adquirimos un entendimiento del mundo real del término “imagen de búsqueda”. Antes de Bimini, probablemente nadamos sobre cientos de blénidos bandera negra, ajenos a su presencia. Pero después de pasar tiempo con estas criaturas, o cualquier otra especie enigmática, en su hábitat natural y de adquirir una idea de su tamaño, colores y comportamiento se vuelve exponencialmente más fácil encontrar al mismo animal la próxima vez. Lo mejor de todo es que descubrimos la alegría de compartir una fascinación por la vida marina —en especial lo blénidos— con amigos observadores de peces.⁠

En un frenesí de aletas, un macho de blénido bandera negra insulso y morador de un hoyo se transforma en un pretencioso Casanova en un animado intento de atraer a una hembra situada a pocos metros de distancia. 

Pronto el fondo circundante palpitaba con machos nupciales que demandaban la atención de un desperdigamiento de hembras de colores de fondo escabulléndose por las ilusiones similares a algas.

© Alert Diver — Q2 2022

Español de México