La aplicación See Shell y el comercio ilegal de carey

La capacidad de reconocer joyas de carey ayudará a los viajeros a evitar adquirir estos objetos.

HERMOSOS COLLARES, BRAZALETES, PENDIENTES, y otros objetos con elaborados patrones de color marrón y ámbar adornan las estanterías de tiendas y mercados turísticos de todo el mundo. Pueden parecer el souvenir perfecto de su último viaje de buceo.

Estos objetos, a menudo llamados carey, pueden estar hechos de coloridas placas, llamadas conchas, que cubren los caparazones de tortugas marinas carey (Eretmochelys imbricata). La Lista Roja de la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza (International Union for Conservation of Nature, UCN) incluye esta especie como en grave peligro, y la Ley de Especies en Peligro de Extinción de Estados Unidos (U.S. Endangered Species Act) las considera en peligro, por lo que comprar esos souvenirs contribuye a un comercio internacional que representa una grave amenaza para su supervivencia.

Afortunadamente, hay otras opciones, incluso productos hechos de alternativas aceptables como resina, cuerno, hueso o cáscaras de coco. Por desgracia, la mayoría de las personas no pueden distinguir la diferencia entre el objeto real y las alternativas.

Una nueva aplicación llamada See Shell puede hacerlo. La organización de conservación sin fines de lucro SEE Turtles la desarrolló para usar un aprendizaje automático profundo y reconocimiento de imágenes fotográficas.

“Uno de los principales obstáculos para eliminar el comercio ilegal de carey ha sido lo difícil que es distinguir los productos reales de los falsos”, afirmó Brad Nahill, presidente de SEE Turtles. Los consumidores, vendedores, fuerzas policiales e incluso oficiales de vida silvestre tienen dificultad para diferenciarlos. Eso significa, si bien hay un mercado negro internacional, que algunos vendedores y compradores pueden contribuir involuntariamente al comercio —incluso buzos que preferirían ver a estos icónicos animales marinos en el océano y no en una estantería—.

Hoy en día los potenciales compradores de souvenirs simplemente pueden tomar una fotografía de un producto y cargarla en la aplicación. La tecnología compara el objeto con una biblioteca de datos de más de 4.000 productos de carey reales y artificiales y discierne cuál es el objeto con un 94 por ciento de precisión.

“Ya habíamos tenido una guía en nuestro sitio web para ayudar a las personas a identificar productos de carey ilegales, y obtuvimos una buena respuesta”, comentó Nahill. “Pero las personas no van a imprimir la guía ni buscarla en línea al caminar por un mercado. Ahora tendrán la aplicación”.

Las leyes internacionales prohíben la venta de productos de carey, pero existe un comercio activo, mayormente ilegal, en al menos 40 países, de acuerdo con un informe de SEE Turtles de 2020 titulado “Comercio internacional de carey” (Global Tortoiseshell Trade). El informe identificó a Nicaragua, Costa Rica y Cuba como lugares críticos para este comercio.

Los conservacionistas estiman que solo quedan aproximadamente 15.000 a 25.000 tortugas carey hembras adultas en estado silvestre (las hembras llegan a la costa para anidar y pueden ser contadas, mientras que los machos permanecen en el mar durante toda su vida adulta). Estas tortugas marinas viven en aguas tropicales en todo el mundo, y pasan el tiempo cerca de arrecifes de coral, manglares y áreas costeras superficiales. Pesan entre 45 y 91 kilogramos (100 y 200 libras) y alcanzan los 60 a 90 centímetros (2 o 3 pies) de largo en edad adulta. Las tortugas carey usan su pico afilado, similar al de un ave, para comer esponjas, que tienen defensas físicas y químicas para provocar que la mayoría de los animales marinos las eviten. Las esponjas compiten agresivamente y pueden dominar las comunidades de arrecifes. Una sola tortuga carey puede consumir aproximadamente 453,6 kilogramos (1.000 libras) o más de esponjas al año, lo que permite mantenerlas bajo control y ayuda a proporcionar espacio para otras especies.

Las tortugas carey y otras especies de tortugas marinas también contribuyen a los ecosistemas de playas. Cuando anidan en playas arenosas, sus huevos y recién nacidos proporcionan alimento para muchos depredadores, y los huevos no eclosionados contribuyen nutrientes de alta densidad para la vegetación de playas que estabilizan las costas y proporcionan alimento para diversos animales. Las tortugas marinas adultas son una fuente de alimento para depredadores en la costa y en el mar. Las nuevas disminuciones en las cantidades tienen efectos de gran alcance en los ecosistemas marinos.

La aplicación no solo puede dirigir a los turistas en la dirección correcta, sino que también podría apoyar los esfuerzos de oficiales de policía y aduana de todo el mundo para detener el comercio ilegal. No son expertos en la identificación de objetos hechos de conchas reales y tampoco los elaborados con materiales alternativos, destacó Nahill. SEE Turtles y socios de Indonesia y América Latina han hecho pruebas de campo de la aplicación y están capacitando a las fuerzas policiales para utilizarla para documentar las actividades de comercio de carey que ocurran en sus áreas. Esas organizaciones incluyen la Turtle Foundation en Indonesia, la Fundación Tortugas del Mar en Colombia, Latin American Sea Turtles de Costa Rica, The Leatherback Project en Panamá y Sos Nicaragua. La aplicación es parte de Too Rare to Wear, una campaña educativa más grande de SEE Turtles para combatir el comercio ilegal.

A medida que más personas carguen imágenes de todo el mundo en la aplicación, tendremos una idea más clara de la envergadura y la ubicación del comercio ilegal de carey, lo que ayudará a dirigir la aplicación de las normas comerciales y los esfuerzos de conservación de carey donde más se necesitan.

Nahill espera que los vendedores y compradores en línea también utilicen la herramienta para evitar vender productos ilegales, ya que la aplicación también reconoce conchas reales y alternativas a partir de fotos en línea. Destaca que las personas no deben confrontar a los vendedores ni propietarios de tiendas si la aplicación identifica algo hecho de caparazón de carey. La aplicación See Shell proporciona a SEE Turtles un aviso cuando identifica un producto ilegal, y Nahill dijo que su equipo está considerando cómo utilizar esa información de la mejor manera.

“Alentamos a las personas a evitar comprar en lugares que vendan productos ilegales, a que vayan a otro lugar y que les cuenten a sus amigos”, afirmó. “Sin embargo, queremos deliberar sobre el proceso. No queremos poner a los turistas en situaciones incómodas. Pero la aplicación podría ayudarnos a encontrar lugares críticos, por ejemplo, y podríamos alertar a las fuerzas policiales locales al respecto”.

Alexander Robillard, un ingeniero de visión por computador de SEE Turtles y becario predoctoral del Smithsonian OCIO Data Science Lab and National Zoo, ayudó a desarrollar la aplicación. El Fondo Mundial para la Naturaleza (World Wide Fund for Nature) proporcionó apoyo financiero y técnico para ayudar a desarrollar la recopilación de datos y documentación de la aplicación y promover su uso por parte de agencias gubernamentales y vendedores en línea. 

Descargue la aplicación en Apple store o Google Play o en seeturtles.org/see-shellPuede encontrar la guía How to Recognize Hawksbill Turtle Shell (Cómo reconocer caparazón de tortugas carey) en seeturtles.org/how-to-recognize-turtleshell. AD

FUENTES

Una tortuga carey nada a lo largo del colorido arrecife en el punto de buceo Tatawa Besar en el Parque Nacional de Komodo (Komodo National Park), Indonesia.

“Uno de los principales obstáculos para eliminar el comercio ilegal de carey ha sido lo difícil que es distinguir los productos reales de los falsos”, afirmó Brad Nahill, presidente de SEE Turtles.


Una nueva aplicación llamada See Shell puede hacerlo.

Hoy en día los potenciales compradores de souvenirs simplemente pueden tomar una fotografía de un producto y cargarla en la aplicación.


© Alert Diver — Q3 2022

Español de México