Simbiosis en la arena

Una pareja de gobios de nariz amarilla (Stonogobiops xanthorhinca) rompe el molde y se desplaza regularmente fuera del alcance de las antenas de su compañero camarón. Foto de Ned and Anna DeLoach.

Las interacciones entre especies diferentes, ya sea sobre o bajo el agua, habitualmente consisten en confrontaciones con “dientes y garras ensangrentados” entre depredadores y sus presas. En el extremo opuesto y más armonioso del espectro, algunas especies no relacionadas coevolucionaron y formaron alianzas de por vida para su seguridad mutua.

Estas relativamente raras colaboraciones para estar en armonía y llevarse bien proporcionan un beneficio neto a ambas partes, lo que mejora el éxito reproductivo de cada especie —el pináculo de la selección natural. El acierto aparente de la estrategia hace que uno se pregunte por qué las relaciones de carácter mutualista no ocurren con mayor frecuencia.

Este acuerdo de convivencia cercana entre los camarones chasqueadores de ojos débiles y sus compañeros, los gobios de vista de lince, es un ejemplo clásico de simbiosis en el mar. Los camarones chasqueadores vinculados a los gobios son maestros habitantes de las arenas que cuentan con una armadura articulada y un par de corpulentos brazos con pinzas muy adecuados para excavar el sedimento blando. Mientras cavan debajo de la superficie, los camarones no tienen nada que temer de los depredadores, pero una vez que salen a la superficie se convierten en presas fáciles para los carnívoros que pasan por allí.

First described in 2019, Emily’s shrimpgoby is magnificent and rare.
El gobio de Emily (Tomiyamichthys emilyae), que se describió por primera vez en 2019, es maravilloso y extraño.

La vida a la intemperie es incluso más peligrosa para los gobios. Los esbeltos peces de 5 a 8 cm (2 o 3 pulgadas) tienen pocos problemas para vigilar a los depredadores que están al acecho, pero encontrar un lugar seguro para esconderse es otra cuestión. Para mejorar sus probabilidades de supervivencia, los gobios sin techo y los camarones miopes se asocian para enfrentarse al mundo.

Los gobios pasan gran parte de su día situados en los surcos de las aberturas de las madrigueras, donde cumplen con su parte principal del trato desempeñándose como centinelas, mientras sus siempre ocupados compañeros palean sedimentos en la superficie. Para hacer el acuerdo más atractivo, los gobios complementan la dieta convencional de desechos de sustratos de los camarones con sus excrementos que depositan diligentemente dentro de los túneles.

En el momento en que un camarón aparece en la superficie, posiciona al menos una antena sobre el gobio, generalmente cerca de la cola. Las alertas de posibles peligros varían de una leve sacudida de cola, lo que indica precaución, a una señal de alarma con un aleteo intenso. Cuando se emite un código rojo, ambos animales desaparecen en el interior de su madriguera en tan solo décimas de segundo. Pero incluso en una situación de pánico hay cánones: el camarón siempre ingresa primero.

Los pasadizos subterráneos de 2,5 cm (1 pulgada) de ancho donde los compañeros se esconden normalmente penetran en 60 cm a 1,2 metros (2 a 4 pies) de arena y escombros a aproximadamente 30 cm (1 pie) debajo de la superficie. La madriguera descendiente ocasionalmente se bifurca y a menudo incluye cámaras del tamaño de un puño ahuecadas debajo de rocas y restos de coral para tener soporte. El laborioso camarón tiene que trabajar mucho para mantener sus intrincadas creaciones. La inestabilidad de las secciones superiores de los túneles requiere una atención continua, y las aberturas se derrumban frecuentemente.

Whitecap shrimpgobies (Lotilia klausewitzi) are also commonly known as dancing gobies for the rhythmic movements of their oversized pectoral fins.
Los gobios de gorro blanco (Lotilia klausewitzi) también son conocidos comúnmente como gobios danzantes por los movimientos rítmicos de sus aletas pectorales de gran tamaño.

Por lo general una pareja de camarones y un único gobio guardián comparten una madriguera. Durante la temporada de reproducción, la cantidad aumenta cuando hembras de gobio vecinas se acercan tras ser cortejadas y dejan atrás nidadas de huevos para que los machos las mantengan a salvo. 

Acercarse a los gobios camaroneros sin que se alejen a toda velocidad para esconderse bajo el suelo es una tarea difícil. Sin embargo, la proeza puede lograrse con un poco de paciencia y práctica. Pero primero, debe encontrar sus madrigueras.

En el Caribe hay una sola especie de gobio camaronero, pero el grupo se multiplica en el Indo-Pacífico tropical, donde más de 100 especies habitan las llanuras arenosas y los fondos lodosos costeros. Cuando atraviese áreas de arena, esté atento para ver a gobios situados en el borde de los surcos que conducen a las entradas de las madrigueras. Cuando encuentre uno, puede estar seguro de que habrá otros alrededor. Una vez que haya determinado un objetivo, intente pasar desapercibido y avance poco a poco mientras monitorea continuamente la naturaleza nerviosa de los gobios para apreciar cada movimiento.

El tiempo invertido vale la pena el esfuerzo. Observar a los musculosos crustáceos reforzando afanosamente las derruidas entradas a un brazo de distancia es muy divertido. Realizan sus labores hercúleas como meticulosos robots, arrastrando y levantando, empujando y apiñando, clavando y labrando y, por momentos, levantando fragmentos de concha del doble de su peso con sus poderosas pinzas en batallas interminables contra la arena movediza.

No se olvide de los gobios. Cuanto más uno se acerca, más mágicos se vuelven. Mientras que la mayoría utiliza un camuflaje delicado, otros exhiben colores vivos y ostentan bellas aletas altas como si provocaran a los depredadores para que ataquen. Aparentemente estos gobios camaroneros más ostentosos, incluso varios de nuestros favoritos que se pueden apreciar aquí, se encuentran entre los más difíciles de abordar. Pero, como resultaron las cosas, una de las especies menos elegantes demostró ser la más fascinante.

A small black nudibranch attaches to the fin of this Steinitz shrimpgoby.
¿Sería peor tener pulgas o nudibranquios? Debería preguntarle al gobio de Steinitz (Amblyeleotris steinitzi).

Su historia comenzó para nosotros algunos años atrás cuando Anna descubrió un artículo científico desconocido de Japón donde se describía la primera documentación de un molusco sin concha que se relacionaba con un pez —en este caso, pequeños nudibranquios negros que se aferraban con sus bocas a las aletas de los gobios camaroneros. Tras examinar a huéspedes se descubrieron enormes secciones de radios de aletas y membrana faltantes en los lugares donde los polizones se habían sujetado.

Anna naturalmente se obsesionó con algo que era tan estupendamente excéntrico y por años analizó a todos los gobios camaroneros con los que nos encontrábamos. Luego, una bella mañana en Fiyi... ¡bingo! Allí estaba: un nudibranquio parasitario de color negro azabache alimentándose de la aleta dorsal de un gobio —otro ejemplo de simbiosis, pero en este caso, uno mucho menos igualitario.


Explore más

Watch the relationship between a goby and a pistol shrimp in this video.

© Alert Diver — Q2 2021

Español de México