Recomendaciones para volar después de bucear

Resumen de informes | Taller sobre volar después de bucear de DAN


Introducción

Este taller sobre volar después de practicar buceo recreativo fue organizado por Divers Alert Network (DAN) para reunir a representantes de la industria del buceo recreativo con expertos de otras comunidades del buceo. El taller tuvo dos objetivos: (a) revisar las recomendaciones y los datos experimentales desarrollados después el primer taller sobre volar después de bucear en 1989; y (b) llegar a un consenso con respecto a las nuevas recomendaciones sobre volar después de la práctica de buceo recreativo.

Las recomendaciones anteriores eran esperar 12 horas después de realizar una sola inmersión sin paradas de descompresión; 24 horas después de varias inmersiones en un día o varios días consecutivos de buceo y 48 horas después de inmersiones que requieren paradas de descompresión. La opinión general era que estas recomendaciones eran excesivamente conservadoras. Posteriormente, DAN propuso una recomendación más simple de esperar 24 horas después de practicar cualquier tipo de buceo recreativo. Hubo objeciones a esta medida por considerar que el riesgo de enfermedad por descompresión (EDC) debido a volar después de bucear era demasiado bajo para justificar una espera tan larga y que esto supondría una reducción en los ingresos para los centros de buceo de las islas.


Estudios sobre volar después de bucear de DAN

Because little human experimental data could be found that was relevant to flying after recreational diving, DAN funded a series of trials at the Duke University Center for Hyperbaric Medicine and Environmental Physiology that were conducted from 1992-1999. Dry, resting volunteers tested nine single and repetitive dive profiles that were near the recreational diving no-decompression limits. The dives were followed by four-hour simulated flights at 8,000 feet (2,438 meters). In 802 trials, there were 40 DCS incidents during or after flight. For single no-stop dives to 60 fsw (feet of sea water; 18 msw, or meters of sea water) or deeper, there was no DCS for surface intervals of 11 hours or longer. For repetitive, no-stop dives, DCS occurred for surface intervals of less than 17 hours. The results of the study were used by the US Navy in 1999 to revise its rules for ascent to altitude following air diving. The new procedures were based on the diver’s repetitive group upon surfacing from a dive and on the expected post-dive altitude. While they were not formally tested in the laboratory prior to issue, no DCS cases have been reported to the Naval Safety Center to date. However, the number of times the new procedures have been used in the field was unknown.

Volar con síntomas de EDC

En el taller se revisaron las pruebas recientes de volar después de bucear y los datos de campo disponibles con respecto a volar después de bucear y volar con síntomas de EDC. Hubo diferencias potencialmente importantes entre los estudios de campo y en cámara hiperbárica. El buceo en el campo implica sumergirse, hacer actividad física y, por lo general, varios días de buceo, mientras que las pruebas en cámara se realizaron en un único día con buzos secos en reposo. Por lo tanto, las pruebas en cámara podrían no simular de manera adecuada el hecho de volar después de bucear tal y como realmente ocurre. Debido a que hay más buzos que vuelan con síntomas que los que desarrollan síntomas durante o después del vuelo, volar con síntomas debería ser un problema de salud más importante que los síntomas que ocurren durante o después del vuelo. Se trata de una cuestión educativa, no de una cuestión científica. Se les debe enseñar a los buzos a buscar atención médica en lugar de volar si notan signos y síntomas compatibles con la enfermedad disbárica.

Bucear con nitrox y respirar oxígeno puro reduce el riesgo de EDC al volar después de bucear

Los beneficios de respirar oxígeno puro después del buceo con aire fueron confirmados por las pruebas realizadas por el Comando de Operaciones Especiales (Special Operations Command, SOCOM). A esta organización le preocupaban las operaciones de paracaidismo a gran altitud que podrían realizarse después del buceo con aire. Las pruebas de investigación para volar después de bucear se llevaron a cabo con buzos secos en reposo que respiraron aire mientras estuvieron expuestos durante 60 minutos a 18 metros (60 pies) de profundidad. Luego de las inmersiones se simularon vuelos de dos o tres horas a una altitud de 25 000 pies. Se demostró que este tipo de vuelos puede causar EDC incluso sin una inmersión previa. En los casos en que después de la inmersión se realizó un intervalo en la superficie de 24 horas y un vuelo de tres horas, con buzos que respiraron oxígeno durante 30 minutos inmediatamente antes del vuelo durante el ascenso y mientras estuvieron en altitud, no hubo casos de EDC en 23 pruebas. El estudio indicó que: (A) el riesgo de EDC fue bajo para estos vuelos después de realizar inmersiones, al menos para los buzos secos en reposo; y (b) la administración de oxígeno antes del vuelo podría ser un medio eficaz para reducir el riesgo de EDC.


Consideración del posible impacto de las recomendaciones de volar después de bucear en las operaciones de buceo

One generally thinks of diving guidelines as based on medical safety, but safety is not the only yardstick humans use in establishing rules for living. Economics also has a major impact, albeit one not always articulated with comfort in the medical community. Economics was a primary issue in the 1991 discussion about the impact of DAN’s proposed 24-hour flying after diving guideline. Offshore diving operations felt they would needlessly lose business with a single 24-hour guideline. With this in mind, it was useful to approach the problem of flying after diving with an economic model in which the optimal preflight surface interval was determined by the economic interests of society as represented by divers, resorts, and insurers. Models of this nature depend on their assumptions, and no model can represent all situations, but economic modeling can differentiate between important and unimportant factors. In the model presented, for example, important factors included cost of a dive, number of days diving, aggressiveness of the dive and the DCS risk due to flying after diving. Unimportant factors included the probability of evacuation, the cost of treatment, the diver’s salary and the number of dives per day.

El proceso para llegar a un consenso

La ciencia es una actividad cuantitativa, mientras que la determinación
de la seguridad es un proceso social que considera las probabilidades,
la gravedad y el costo de las lesiones. En definitiva,
los representantes de la comunidad con conocimientos en la materia toman decisiones
sobre la seguridad para la comunidad en general en base a la información disponible.
Se les pidió a los participantes del taller
que llegaran a un consenso con respecto a:

a. si era necesario contar con recomendaciones para volar después de bucear en el buceo recreativo; si las recomendaciones actuales eran adecuadas;
b. cuál podría ser la recomendación del mayor tiempo de espera necesario; y
c. si era apropiado hacer recomendaciones de tiempos de espera más cortos en el caso de
inmersiones de menor duración.

El debate posterior determinó que era
necesario contar con recomendaciones, y las pruebas que se habían presentado
demostraron que las recomendaciones existentes eran inadecuadas.
Después del debate se decidió que, a menos que
se utilizaran computadoras de buceo, las recomendaciones escritas para el buceo recreativo
debían ser simples e inequívocas, sin
la necesidad de recurrir a tablas como lo exigen los procedimientos de la Marina
de Estados Unidos. Se propusieron tres grupos
de buzos para su consideración:

a. uncertified individuals who took part in a “resort” or introductory scuba experience;
b. buzos certificados que realizaron una cantidad ilimitada de inmersiones con nitrox o aire sin paradas de descompresión durante varios días; y
c. buzos técnicos que realizaron inmersiones con paradas de descompresión o utilizaron mezclas de gases de respiración con helio.

Recomendaciones acordadas para volar después de bucear

  • Se recomienda un intervalo en la superficie mínimo de 12 horas para una sola inmersión sin paradas de descompresión.
  • En caso de varias inmersiones durante varios días, se recomienda un intervalo en la superficie mínimo de 18 horas.
  • En caso de una inmersión con paradas de descompresión obligatorias o con heliox o trimix, se recomienda un intervalo en la superficie significativamente mayor que 18 horas.

Limitaciones

Se destacó que como las pruebas experimentales que se describieron en el taller se habían llevado a cabo en una cámara hiperbárica seca con voluntarios en reposo, podría ser necesario establecer recomendaciones de mayor duración para los buzos que se sumergieron e hicieron ejercicio. Se consideró que los efectos del ejercicio y la inmersión en los intervalos de superficie antes del vuelo requerían un estudio experimental. Desde entonces se han realizado otros estudios cuyos resultados se publicarán próximamente.

Vann RD. Resumen ejecutivo (Executive Summary). En: Taller sobre volar después de bucear (Flying After Diving Workshop).Vann RD, ed. 2004. Durham: Divers Alert Network. ISBN 0-9673066-4-7. 16-19


Infografía Volar después de bucear

Español de México