Peces dorados de Cuba

Hada dorada (Gramma dejongi)

HABÍA SIDO UNA SEMANA AJETREADA para los inspectores de peces a bordo del Avalon ll, y las cosas recién estaban comenzando a serenarse. El equipo de Reef Environmental Education Foundation (REEF) de 16 buzos investigadores voluntarios había registrado cálculos de población de 246 especies de peces en 26 sitios de arrecifes, pastos marinos, manglares y costeros dentro de los límites del Parque Nacional Jardines de la Reina de Cuba.

El archipiélago de los Jardines de la Reina, el homónimo del parque, fue declarado fuera de los límites para la pesca comercial por primera vez por decreto de Fidel Castro en la década de 1970 y más tarde se le otorgó la condición de reserva marina de protección total en 1996 antes de convertirse en un parque nacional en 2010. Además de proteger las aguas repletas de peces del archipiélago, el parque también protege 2.175 kilómetros cuadrados (840 millas cuadradas) de excelente hábitat costero que se extiende a lo largo de 150 kilómetros (93 millas) de la costa sudeste del país. Los esfuerzos de varias décadas de Cuba han creado una de las reservas marinas de arrecifes de coral de protección total más grandes y antiguas del hemisferio occidental. Qué alegría produce explorar un paraíso de peces exento del horror de anzuelos, arpones, trampas, palangreros y arrastreros —un lugar donde los peces tienen la oportunidad de madurar y convertirse en reproductores grandes y prolíficos—. Es justo el tipo de santuario del que el océano necesita más.

La historia comenzó en el año 2000, cuando aparecieron algunos especímenes en una estación de recolección de peces tropicales cerca de Trinidad, Cuba ...

Si bien teníamos conocimiento de la abundancia y la diversidad del parque, cuando a Anna y a mí se nos ofreció la oportunidad de unirnos al Cuba Field Survey, la imagen de un solo pez dorado pequeño me vino a la mente. Y, ay, qué pez interesante es el golden fairy basslet, considerado por los aficionados a los peces a lo largo y a lo ancho como el pez más fascinante del Caribe que ha sido descrito científicamente en décadas. Lo que es más importante para nosotros, se encuentra exclusivamente en la imponente fortaleza de pináculos de coral que rodea la costa sur de Cuba. Sin pensarlo dos veces, firmamos en la línea punteada.

Meses más tarde, nos lanzamos con una entrada de backroll a las aguas cálidas de los Jardines de la Reina, nos dirigimos directamente hacia una serie de salientes paralelas a un lecho marino arenoso a 20 metros (65 pies) de profundidad y comenzamos a mirar debajo de ellas, una tras otra. No encontramos golden fairy basslets, pero royal grammas (Gramma loreto), su especie hermana estrechamente relacionada y de apariencia similar, iban de un lado a otro debajo de las salientes en números mayores que los que habíamos visto en el pasado.

Lorito (Gramma loreto)

Hada basslet (Gramma loreto
Fairy basslet híbrido (Abuela sp.) 

Lubina híbrida (Gramma sp.) 

... el artículo descriptivo de 2010 de los taxónomos pronunció a este pez como una nueva especie: Gramma dejongi.

Esa noche compartimos lo que sabíamos sobre la nueva especie con compañeros de barco. La historia comenzó en el año 2000, cuando aparecieron algunos especímenes en una estación de recolección de peces tropicales cerca de Trinidad, Cuba, al oeste de donde nuestro barco había amarrado. Cuando el cargamento llegó a Europa, Ari Dejong, propietario de un importante mayorista de acuarios, inmediatamente se dio cuenta de que tenía un tesoro—un pez con maravillosos detalles que nunca había visto, ni del que había oído hablar, que tenía un sorprendente parecido con el royal gramma, un elemento fundamental del comercio de acuarios—. Poco después, Dejong envió tres especímenes a dos importantes taxónomos de peces. Si bien el nuevo pez tenía marcadores genéticos y morfológicos que correspondían al royal gramma, el artículo descriptivo de 2010 de los taxónomos pronunció a este pez como una nueva especie: Gramma dejongi. ¿Podría el nuevo pez ser un ejemplo de una reciente especiación, conforme proponía el artículo, o una variante de color local, como también mencionaron los autores? Desde todo punto de vista, el golden fairy basslet es un pez pequeño y ágil que desafía los límites de nuestra comprensión de la evolución.

Compartir una embarcación con buscadores de peces consumados definitivamente hizo que nuestra búsqueda fuera más fácil. Para el final de los buceos del día siguiente ya habían señalado tres de las bellezas de escamas doradas. Debo haber estado arrodillado junto a una socavadura poco profunda por más de 20 minutos mientras observaba mi primer pez de ensueño del viaje desplazándose, a menudo invertido, a muy corta distancia. Al igual que la docena de otros golden fairy basslets que observamos, era el único representante de su especie que vivía entre robustas agregaciones de royal grammas a más de 15 metros (50 pies). Las cosas se volvieron incluso más intrigantes cuando los inspectores comenzaron a informar la presencia de híbridos con patrones aleatorios, crías de las dos especies hermanas.

Tiburón de arrecife (Carcharhinus perezii)

Tiburón de arrecife (Carcharhinus perezii)

Después de analizar a los peces exhaustivamente, comenzamos a concentrarnos en los descubrimientos sobre los que los inspectores hablaban constantemente en el desayuno, el almuerzo y la cena. Los peces grandes son un elemento básico reconocido del parque, y los inspectores habían visto muchos. Disfrutamos mucho de estudiar el escuadrón de tiburones de arrecife de cada arrecife —grandes, estilizados y siempre elegantes, y nos daba placer tenerlos cerca mientras nos escoltaban, mirándonos a cada uno respetuosamente con la esperanza de obtener algo para comer—. En la parte superior del arrecife, meros negros merodeaban libremente, y meros estriados siempre parecían estar fisgoneando. Los jureles reinaban arriba mientras bancos de peces roncadores cubrían las llanuras del arrecife con color más abajo. Meros guasa y tiburones nodriza de vez en cuando se robaban el espectáculo. Entre todo este rico entramado vivían las más de 200 especies de peces —algunos grandes, otros pequeños— que los inspectores registraron, incluso el golden basslet, una fantástica incorporación a la lista personal de todos.

© la revista - Q3 2022

Spanish