Gutsy Tuason: magia en aguas oscuras

Reflejo de pez volador En mi primera inmersión en aguas negras en el estrecho de Casiguran, en Filipinas, hubo una gran tormenta mientras yo aún estaba bajo el agua. Los relámpagos y los truenos fueron tremendos, y me sorprendió que el barco no saliera corriendo de allí. Sospecho que la enorme cantidad de lluvia provocó la actividad en la superficie, donde parecía que cientos de peces voladores juveniles yacían inmóviles mientras los calamares pigmeos se les pegaban, posiblemente confundiéndolos con grupos de algas. No he visto nada igual desde entonces, y ningún científico parece poder explicarlo.

CONOCÍ A SCOTT "GUTSY" TUASON en una feria de la Asociación de Marketing y Equipos de Buceo (DEMA) en 2016. "Tienes que ver su trabajo en aguas negras. Te quedarás alucinado", dijo Marc Bauman, de Sam's Tours, antes de presentarnos. Tuason acababa de publicar Blackwater / Open Blue. Sentado en el stand de Sam's Tours, hojeé las páginas del libro en medio de las distracciones de la feria. Me quedé maravillado y más tarde pude dedicar a las fotos y los pies de foto el ritmo más pausado y la apreciación que merece un buen libro de sobremesa. El libro incluye macrofotografía de aguas negras y encuentros pelágicos con ballenas y tiburones (de ahí el apelativo de "open blue"), pero la fotografía de aguas negras ha sido el enfoque singular de Tuason durante bastante tiempo.

Gutsy Tuason
Gutsy Tuason

Conectamos en Instagram, y con cada foto me familiarizaba más con la excelencia de su visión y su naturaleza ecléctica. Lo que más me sorprendió fue su macrofotografía, no solo de aguas negras, sino también de arrecifes de coral en general. Gran parte de la macrofotografía recuerda a un documental, pero Tuason consigue infundir a cada imagen una ejecución artística mediante el uso de la composición y la luz. He aquí un vistazo al hombre que hay detrás de las fotos.

pulpo de brazo largo en Anilao
Brazos largos en aguas oscuras Los cefalópodos son criaturas increíbles para fotografiar por la noche, cuando suelen estar ocupados cazando y haciendo de las suyas. Como este pulpo de brazos largos en Anilao, no les gustan las cámaras en la cara. Los pulpos y los calamares pueden hacerte creer que se quedan quietos cuando en realidad se hunden cada vez más. Antes de que te des cuenta, estás solo a 130 pies en una inmersión en aguas negras.

Lograr este nivel de excelencia muestra un compromiso con la fotografía submarina como estilo de vida. ¿Cómo llegó a ese punto de su vida?

Creo que tuve mi epifanía en la década de 1980 al ver el trabajo que David Doubilet estaba haciendo en National Geographic, lo que usted estaba haciendo en la revista Skin Diver y el trabajo innovador de Chris Newbert en su libro Dentro de un mar arco iris. Por aquel entonces tenía una Nikonos V y un objetivo de 35 mm, pero no conseguía fotos como las que veía en tus páginas. Me costaba mucho hacer fotos gran angular. Usar un objetivo de 35 mm me obligaba a alejarme más si quería fotografiar algo grande. No conocía la densidad del agua en comparación con el aire y el tono azulado que adquieren los sujetos a más de 1,2 metros de distancia, así que seguía disparando desde 1,5 metros y volvía a casa con fotos azules y mal enfocadas. Entonces descubrí la salsa secreta. Todos teníais el objetivo de 15 mm para vuestras cámaras Nikonos y podíais capturar sujetos grandes a corta distancia. Ahora parece tan obvio, pero entonces fue una revelación.

Pez jabón y peces gato
Pez jabón y peces gato Esta imagen es de mi primer buceo en Anilao después los confinamientos por la pandemia del 2020 en Filipinas. Nunca había estado alejado del agua por nueve meses en mi vida. Me quedé con este banco de peces gato marinos forrajeros durante la mayor parte del buceo, esperando el momento justo cuando el pez jabón que cazaba con ellos se ubicó en el medio de la escena.
Reflejo de una serpiente de mar
Reflejo de una serpiente de mar Walo-walo, la palabra filipina para “serpiente de mar”, se deriva de la palabra para el número ocho. Esta curiosa serpiente (Acrochordus arafurae) de 1,5 metros (5 pies) (una serpiente constrictora no venenosa) se acercó a mí al final de un buceo en aguas oscuras en el seno de Casiguran, Filipinas. Era una noche tranquila, y quería explotar su reflejo en el agua, pero seguía nadando rápidamente hacia mí y pasando a toda velocidad como si su presa estuviera detrás de mí. Verme retroceder para obtener la imagen frontal debe haber sido divertidísimo para la tripulación del barco.

¿Cómo llegó a ese punto? ¿Ya estaba involucrado en la fotografía o fue buzo primero?

Para ello, tenemos que remontarnos a mi época de niño en Australia y luego en Filipinas. Mi madre es australiana y mi padre filipino, y se conocieron estudiando en Australia. Vivimos un tiempo en Australia, pero yo era demasiado joven para que aquello fuera formativo para mí en términos de buceo. Cuando nos mudamos a Manila, estaba a sólo 75 millas de Anilao. Era 1976 y yo sólo tenía 8 años, pero íbamos a menudo a Anilao. Hice snorkel hasta que tuve unos 10 años. Mi padre me vio dando vueltas en las aguas poco profundas por encima de él mientras buceaba y finalmente me dijo: "Aquí tienes un regulador; sígueme". En 1980 ya había hecho mi curso junior de aguas abiertas, y en 1985 tenía mi certificación avanzada. 

Anilao siguió siendo una escapada de fin de semana para mi padre y para mí. En 1979 pasé de acabar con el aire que quedaba en la botella de mi padre a tener mi propio equipo. Pero creo que el verdadero cambio se produjo cuando un fotógrafo profesional español, al que el entonces presidente de Filipinas Ferdinand Marcos había encargado un libro de sobremesa sobre las maravillas visuales de nuestro país, contrató a mi padre y a Eduardo Cu Unjieng como guías de buceo. El equipo contrató un viaje de tres semanas a bordo de un barco para visitar todos los puntos de buceo de Filipinas, que los submarinistas norteamericanos visitan en todo el mundo. Fue como un patio trasero para nosotros, aunque todo era nuevo para mí en aquel momento. Yo tenía un tanque de 50 pies cúbicos, un compensador de flotabilidad de cuello de caballo y mi propio regulador, y estaba ansioso por asimilarlo todo.

Ángel bebé
Ángel bebé  No suelo hacer fotos de identificación de peces, pero cuando me encuentro con un pez ángel emperador juvenil, no puedo resistirme. Son tan hermosos, y su patrón es hipnótico y parece gritar: "Dispárame, dispárame". Y lo hice: unos 30 fotogramas, intentando conseguir una sola foto con menos sensación de documental. También abrí el diafragma para suavizar el golpe del fondo desordenado.
Tiburón mako
Tiburón mako El marrajo siempre ha encabezado mi lista de tiburones que ver en libertad. Después de tres días dando vueltas como un corcho en medio del océano frente a Isla Mujeres, México, este hermoso macho apareció brevemente. La inusual cantidad de sargazo en el agua creaba un hermoso telón de fondo, pero no es un buen indicador del cambio climático.

¿Qué me puede decir de la fotografía submarina? ¿Su padre también era un aficionado de la fotografía?

Lo era; tenía una Nikonos III e intentaba guardarme algunas imágenes para que yo capturara al final de un buceo. Me las reservaba hasta que veía algo elocuente y luego capturaba la imagen. Eso me inculcó buena disciplina, que ha permanecido conmigo incluso después de todos estos años. Para mi cumpleaños número 16, recibí mi kit de ensueño: una Nikonos V con un objetivo de 35 mm y una luz estroboscópica SB103. Llevé ese kit conmigo cuando me fui a la Universidad de Tampa (University of Tampa) en Florida y me inscribí en su programa de biología marina.

No estoy seguro de que me apasionara la biología marina, pero me permitía bucear. Pronto me di cuenta de que el programa era mucho más que bucear, y la mayoría de la gente que hacía carrera en ese campo no buceaba mucho. Por entonces me estaba aficionando a la fotografía y tomé clases de fotografía artística con Lew Harris, que me inspiró y sigue siendo un querido amigo. Sólo tenían dos clases, una introductoria y otra de "problemas especiales", así que tomé la misma clase de problemas cada semestre durante dos años, siempre intentando sacar una foto mejor o hacer un mejor trabajo con ella en el cuarto oscuro. 

Al final conseguí una licenciatura en economía, que no necesitaba para mis primeros trabajos después de la universidad: enseñar tenis y limpiar cascos de yates. También trabajé en una tienda de marcos para ganar dinero, pero al final mi padre me dijo lo que yo ya sabía: "No eres estadounidense, corres el riesgo de quedarte más tiempo del que te permite el visado y tienes que volver a casa."

Adiós a los delfines
Adiós a los delfines Durante un trabajo en Australia Occidental para el libro Project Dolphin (Proyecto delfín), navegamos en la embarcación el último día pensando que ya habíamos obtenido todas nuestras imágenes. Pero realmente nunca es así. Antes de nuestro último adiós a los delfines de Monkey Mia, mientras el sol se ponía, uno de los delfines conocido para el científico que los estaba estudiando se acercó a la proa para decirnos adiós también. Fue uno de esos momentos mágicos y excepcionales que me recuerdan por qué hago este trabajo.

¿Qué significaba para usted regresar a casa como un joven graduado de la universidad con un título en economía?

Significaba trabajar en el negocio familiar. Habíamos sido fabricantes de armas de fuego durante 40 años, y yo me ocupaba de las ventas mayoristas. Admito que no tenía ningún interés en el negocio. Tener tiempo libre era difícil, y lo único que quería era irme del trabajo para bucear y tomar fotografías. Logré hacerme un lugar en el negocio que se adecuaba mejor a mí. Mi idea era crear un espacio de venta minorista para vender equipo de fotografía submarina y equipo para golf, tenis, squash y buceo además de armas de fuego. 

En 1905 se estableció una imprenta fotográfica llamada Squires Bingham Photo Print, que se dedicaba sobre todo a crear postales. En la década de 1930 se había ampliado para incluir artículos deportivos. Mi abuelo compró el negocio en 1941, poco antes de que los japoneses invadieran Filipinas. Siempre me ha parecido interesante que el negocio familiar tuviera sus raíces en la fotografía antes de convertirse en nuestra tienda de artículos deportivos, Squires Sports Philippines. Ahora es mi negocio, y aunque vendemos equipos de buceo, no somos una tienda de buceo. No alquilamos ni rellenamos aire, pero tenemos tiendas de gama alta. También hacemos viajes de buceo, y yo dirijo las excursiones. Antes de la pandemia, algunos de nuestros viajes más populares fueron a Tubbataha, Cocos, Socorro, Tonga y Noruega, donde nos centramos en las orcas. Pronto volveré a Tubbataha, y es una buena sensación saber que nuestro negocio de viajes vuelve a estar activo.

¿Sigues buceando mucho en Anilao, ya que está cerca de tu casa en Manila? Veo muchos trabajos increíbles en aguas negras desde allí, y he oído que tú empezaste en Filipinas. ¿Es cierto?

Sigo buceando en Anilao los fines de semana siempre que puedo. Para mí nunca pasa de moda. En cuanto a las aguas negras, fui a Hawai para una boda en 2012 e hice la famosa inmersión nocturna con manta en Kona. La tienda de buceo local ofreció una segunda inmersión nocturna en el viaje de la manta para hacer una deriva de aguas negras. Me quedé maravillado con las criaturas que veíamos, pero también se me ocurrió que podría hacer esto en otros lugares. Cuando volví a Filipinas intenté los mismos protocolos, pero no sin resistencia. Nadie quería llevarme en su barco a altas horas de la noche para navegar a la deriva en aguas profundas y fotografiar cosas diminutas que algunas personas ni siquiera podían ver. Pero perseveré, y creo que se puede decir con seguridad que empecé a bucear en aguas negras en el sudeste asiático.

¿Cuánto tiempo le llevó reunir las obras que publicó en Blackwater/Open Blue? Blackwater / Open Blue?

Fueron aproximadamente tres años de fotografiar de manera constante con esa temática. Sabía que sería un nicho de fotografía descomunal, y quería ser el primero en hacer un libro. Las identificaciones fueron difíciles. Primero me comuniqué con Jerry Allen, uno de los principales expertos en identificación de peces. Él me ayudaba cuando podía, pero los animales eran tan oscuros y nuevos para la fotografía en estado silvestre que me envió con otros expertos, como un especialista en medusas o un gurú de los cefalópodos. 

¿Cuál es su principal énfasis en la fotografía submarina en la actualidad, y dónde le gustaría ver sus fotografías publicadas?

Creo que los libros siempre serán lo mío. Mis libros sobre Anilao y Bahura son mis obras de cabecera en Filipinas, y he colaborado con otros en libros sobre caballitos de mar, delfines, arrecifes de coral filipinos y algunos temas de primera línea, como uno que hice para el Manila Golf and Country Club. Hasta ahora he escrito 11 libros, y tengo ideas para varios más en los que estoy trabajando. Los artículos para revistas no son para mí; el ritmo es demasiado rápido y no puedo con la rutina de escribir con un plazo de entrega. Me gusta dejar que las ideas germinen más despacio y centrarme en un tema.

Pikachu
Pikachu Para ser un animal tan lento a la hora de disparar, los nudibranquios pueden ser sorprendentemente rápidos cuando intentas prepararte con un snoot. Este raro nudibranquio Pikachu de Anilao se parece al personaje de Pokémon que le da nombre.

Explore más

Vea más obras de Gutsy Tuason en una galería de fotos adicional y en esta vídeo.

blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 
blank
 

© Alert Diver - Q2 2022

Spanish