El sonido en el silencio

Un generador de ruido manual puede ayudarlo a llamar la atención de alguien bajo el agua. Foto de Stephen Frink.

Muchos submarinistas se sumergen bajo la superficie para alejarse del ajetreo, el bullicio y el ruido de la vida cotidiana. Disfrutan de la tranquila serenidad de estar bajo el agua y oír sólo sus burbujas. Como saben los buceadores, la forma más eficaz de comunicarse es con diversas señales manuales que indican el ascenso y el descenso o son sustitutos silenciosos de decir "OK" o "algo va mal", por ejemplo.

El mayor inconveniente de las señales manuales o de cualquier sistema de comunicación visual es que hay que tener línea de visión para ver lo que los demás te están expresando. La comunicación y las señales acústicas no tienen esa restricción. Si estamos dentro del alcance, podemos oír lo que ocurre y no necesitamos que haya algo en nuestro campo de visión para llamar nuestra atención. 

Cuando escuchamos un sonido en tierra, podemos determinar con bastante precisión la ubicación de su fuente en relación con nosotros y estimar la distancia a la que se encuentra. Las ondas sonoras alcanzan un oído antes que el otro, y con esa diferencia de tan solo milisegundos nuestros oídos y nuestro cerebro trabajan conjuntamente para triangular las ondas sonoras. Nuestro cerebro luego procesa esa información para indicarnos la dirección y la distancia.

El sonido viaja más de cuatro veces más rápido bajo el agua que en el aire. El agua es un medio más denso que el aire, por lo que sus propiedades mecánicas hacen que las ondas sonoras se propaguen más deprisa. Nuestros oídos y nuestro cerebro no están acostumbrados a procesar la menor duración entre el momento en que cada oído percibe la onda sonora. Por eso, aunque podemos oír el sonido, nos cuesta más determinar dónde y a qué distancia se originó. 

tank banger es una de las muchas formas de crear señales sonoras y alertar a tu compañero
Un golpeador de tanque es uno de los muchos medios utilizados para crear señales sonoras y alertar a un compañero o a otros buzos sobre un problema o peligro.

Rockaway Park es un popular punto de buceo en el noroeste del Pacífico. El transbordador local navega aproximadamente 402 metros (un cuarto de milla) desde el punto de buceo. Cuando el transbordador pasa por allí, el sonido de sus hélices hace parecer como si la embarcación estuviera casi encima de nosotros. Al agacharnos instintivamente, nos damos cuenta de que estamos 14 metros (45 pies) bajo el agua y que el transbordador está demasiado lejos como para golpearnos.

Aunque muchos buceadores aprecian la paz y la tranquilidad bajo el agua, a veces las circunstancias nos obligan a llamar la atención de nuestro compañero. Puede que quieras mostrarle algo que has encontrado o alertarle de un peligro u otro objeto del que puede que no sea consciente. A veces es necesario llamar la atención de otra persona, como un alumno novato que está tan cautivado por su nuevo entorno que no presta atención al instructor.

Llamar la atención de forma audible puede ser tan sencillo como cerrar el puño con una mano y golpearlo contra la palma abierta de la otra. El ruido puede ser suficiente para llamar la atención de otros buceadores. También existen en el mercado dispositivos de señalización acústica. Un "tank banger" es una bola de plástico duro que se sujeta a la botella con una correa elástica o de silicona, como si fuera una goma elástica gigante. Puedes agarrar la bola y soltarla para que haga mucho ruido al golpear la botella.

Se trata de pequeños tubos sellados, normalmente metálicos, con un objeto duro en su interior que suena cuando se agita el tubo. Otro dispositivo se acopla a la manguera del inflador, entre ésta y el inflador del compensador de flotabilidad. A veces se denomina "bocina" o "pato" porque suena como un pato ruidoso cuando se activa bajo el agua. Los buceadores pueden utilizar otros dispositivos además de estos ejemplos de uso común para llamar la atención de alguien.

la tripulación de superficie puede hacer señales a los buceadores golpeando el casco del barco
Golpear una pesa u otro objeto pesado contra el casco del barco es solo una manera en la que la tripulación de superficie puede indicarles a los buzos que hagan algo en base a las instrucciones del informe de seguridad.

En ocasiones, un operador de buceo necesita un sistema de convocatoria para llamar la atención de todos los buzos de un grupo y lograr que vuelvan a la superficie y a la embarcación de la manera más rápida y segura posible. La emergencia podría deberse a un accidente con otro buzo o un cambio repentino y drástico en el clima.

Algunas embarcaciones de buceo tienen un sofisticado sistema de convocatoria electrónico. El operador puede bajar un altavoz sumergible en el agua y activarlo para generar un sonido fuerte que avise a los buzos que deben iniciar el ascenso. Algunos operadores pueden tener otro sistema, como golpear una pesa al costado de la embarcación o la escalera, mientras que otros pueden dejar las hélices en posición neutral y acelerar el motor para generar ruido suficiente como para darles una señal a los buzos. El operador del barco debe informar a sus buzos sobre la señal de convocatoria y los procedimientos a seguir al escucharla.

Los buceadores deben estar siempre alerta a otras señales acústicas a su alrededor. Aunque es posible que no puedas determinar inmediatamente la ubicación o la distancia del sonido, una vez que seas consciente de una señal acústica, sabrás que debes mirar a tu alrededor, ver qué está pasando y actuar en consecuencia.

Algunas señales sonoras comunes que los buzos pueden percibir son: un buzo gritando a través de su regulador o un cambio repentino en los patrones de respiración de un compañero detrás de ellos. Escuchar un aumento o una disminución de la frecuencia respiratoria a través del regulador puede indicar que un buzo está en problemas.

Las señales acústicas pueden llamar la atención de tu compañero, señalar a un grupo de buceadores o indicar un problema que puedes ayudar a resolver. Aunque buceemos para escapar del ruido de la vida cotidiana, debemos prestar atención a los sonidos que nos rodean. Hacerlo puede hacer que tu inmersión sea aún más especial porque tu compañero ha captado tu atención para ver algo extraordinario, o incluso puedes salvar una vida.

© Alert Diver - Q3/Q4 2021

Spanish