Fondos cautivadores

Jóvenes besucones arlequín se protegen a ellos mismos manteniéndose cerca de las estructuras de los arrecifes y nadando de manera ondulante y con la cabeza hacia abajo, por lo que destacar su belleza puede ser difícil. En este caso, los besucones estaban en una ubicación desaliñada y poco atractiva, así que usar un modificador de luz angosto y una velocidad de obturación alta para iluminar solo al pez permitió al fotógrafo controlar el espacio negativo y presentar al sujeto contra un fondo negro marcado.

LOS FOTÓGRAFOS SUBMARINOS DEDICAN MUCHÍSIMO TIEMPO, energía y dinero a la búsqueda de sujetos. A menudo elegimos nuestros destinos de buceo con sujetos específicos en mente. Tiburones o mantarrayas pueden enviarnos en una dirección, exuberantes paisajes de arrecifes en otra y criaturas macro o sujetos de aguas oscuras en otra diferente. Esta estrategia para capturar fotografías impresionantes tiene sentido —un sujeto central extraordinario a menudo es una gran parte de lo que compone una imagen—. Pero para crear una imagen realmente notoria es necesario tener más que un gran sujeto en primer plano. El potencial impacto del sujeto incluso más espectacular puede disminuir rápidamente cuando es colocado contra un fondo poco atractivo, abarrotado o extraño.  

No hablamos demasiado acerca de los fondos en la fotografía submarina, pero deberíamos. El héroe olvidado, el aliado más fuerte del sujeto de una imagen fabulosa, es un fondo perfecto. Un gran fondo enmarcará y destacará a su sujeto, puede brindar una sensación de ambiente, puede introducir sujetos secundarios y a veces incluso puede contar una historia. Un gran fondo eleva una imagen y la lleva de “guau, lindo pez sapo” a “¡santo cielo, qué imagen increíble de un pez sapo!”.  

DE VUELTA A LO BÁSICO

La composición fotográfica no es el tema de este artículo, pero es imposible hablar sobre fondos de manera eficaz sin abordar algunos conceptos básicos aplicables de la composición. Una de las principales dificultades para los fotógrafos ocurre cuando la emoción de descubrir un excelente sujeto se apodera de la atención adecuada a cómo el sujeto es destacado y situado dentro de una imagen.

Para nuestros fines, el contraste es muy importante. El espectador debe poder identificar al sujeto con facilidad. Aparte de una iluminación y un enfoque adecuados sobre el sujeto, el contraste es una de las mejores maneras de asegurarse de que esto suceda. Una forma común de lograr contraste bajo el agua es ubicarse más abajo que el sujeto y fotografiar hacia arriba; con frecuencia, esto ayuda a distinguir al sujeto de su hábitat.

La ubicación del sujeto también es fundamental. El uso de normas clásicas como la regla de los tercios (ubicar el punto focal de una imagen en una intersección imaginada de pares de líneas verticales y horizontales situados a intervalos iguales —piense en una grilla similar a una cuadrícula de tres en línea) y la regla de espacio (proporcionar un “espacio de nado” inferido dejando mucho lugar delante de la dirección de movimiento del sujeto) puede guiar naturalmente a los fotógrafos hacia mejores fondos. Además, las líneas principales o curvas en S, que pueden ayudar a guiar la vista de un espectador por la imagen, pueden ser componentes fascinantes de un fondo atractivo. 

ARRIBA IZQUIERDA: Esta imagen de un gobio común está elevada por su ubicación entre las ramas perfectamente dispuestas de su hogar, una vibrante pluma de mar.

ARRIBA DERECHA: El contraste del agua azul destaca a este tiburón mako, y la proximidad de la superficie aquietada que se asemeja al vidrio permitió al fotógrafo también capturar el reflejo del mako. 

IZQUIERDA: La ubicación del sujeto principal en esta imagen, un bacalao, ilustra la regla de los tercios, con el ojo del pez situado en la parte inferior izquierda de la imagen. La inclusión del hábitat del animal —un exuberante bosque de kelp— y la incorporación de la silueta de un buzo como sujeto secundario crean para el espectador una sensación tanto de ambiente como de escala.

UN ENFOQUE POSITIVO
DEL ESPACIO NEGATIVO

El espacio negativo, definido como el espacio vacío detrás o alrededor de un sujeto, puede ser una herramienta de composición poderosa. El uso de un fondo simple y marcado atrae la atención al sujeto automáticamente porque no hay nada más en la imagen que compita con él. La ilustración más popular de esto en la fotografía submarina es un sujeto rodeado por un fondo negro (donde la parte negra es el espacio negativo). Los fotógrafos a menudo logran este efecto mediante el uso de fuentes de luz externa y una velocidad de obturación alta para fotografiar a un sujeto rodeado por aguas abiertas en la mayoría de sus lados o en todos ellos.

El fondo negro, en general, se aplica a sujetos pequeños, aunque también se puede usar maravillosamente con otros más grandes en condiciones de oscuridad. La técnica en sí misma es simple de aplicar si puede identificar y enfocar a un sujeto ubicado correctamente —piense en una criatura encima de una roca o una criatura que pasa junto a usted durante un buceo en aguas oscuras—. Debido a que proporciona imágenes elegantes y nítidas que son universalmente atractivas, a veces vale la pena pasar un tiempo durante el buceo buscando sujetos que estén bien ubicados.  

Incluso cuando un sujeto no está rodeado por aguas abiertas, aún puede ser posible presentarlo contra un fondo negro mediante el uso de un modificador de luz. Este tubo se ajusta al extremo de una fuente de luz externa y le brinda al fotógrafo un mejor control sobre el radio y la dirección de la luz. Estos dispositivos varían en complejidad y costo, y van desde un simple acoplamiento de tuberías de la ferretería local hasta sistemas más sofisticados que utilizan lentes concentradoras de luz o tecnología de fibra óptica. Lograr una imagen con un buen modificador de luz puede ser difícil, pero indudablemente vale la pena cuando hay un excelente sujeto con un fondo que, de otro modo, sería regular. Si bien los modificadores de luz normalmente son una herramienta macro, también pueden iluminar objetos selectivamente en una escena de gran angular y ayudar a destacar a su sujeto en un lugar muy recargado o poco atractivo. 

Los fotógrafos no deben restringirse a un fondo negro para mostrar un uso impresionante del espacio negativo. Si hay luz suficiente en la columna de agua, los fotógrafos crean un fondo de agua azul o verde reduciendo la velocidad del obturador, ampliando la apertura del objetivo y fotografiando con un ángulo ascendente. El bokeh, un efecto de profundidad de campo superficial creado mediante el uso de una apertura amplia para desenfocar el fondo, es una excelente manera de introducir un espacio negativo único en un retrato macro de un gran sujeto en un entorno imperfecto. El enfoque bokeh incluso puede permitir crear fondos únicos. Inclinar el objetivo hacia un sujeto sobre un lecho marino de arena blanca puede permitirle obtener un fondo de colores claros, mientras que inclinarlo hacia una colorida esponja cercana o una rama de coral blando de colores brillantes puede crear un fondo de tonalidades. 

A veces se puede mejorar incluso el fondo más recargado con solo introducir un desenfoque de movimiento intencional, una técnica avanzada que utiliza una velocidad del obturador baja mientras se hace una toma panorámica.  

IZQUIERDA: Soft coral is a favorite subject of many shooters.  In this image, the upright position of a colorful, shallow branch of soft coral leads the viewer’s eye toward the background, which includes sunrays filtering through the overhanging foliage. By aiming the camera at an upward angle, the photographer has also incorporated the edge of Snell’s window, faintly visible on the upper right side of the image.

La importancia de la ubicación

Otra manera extraordinaria de presentar a su sujeto es capturándolo en un escenario atractivo. A menudo hay un elemento de suerte en este tipo de imagen, especialmente en escenarios de gran angular, por lo que conocer el entorno y prepararse para fotografiar al sujeto de una manera que capture la belleza del área es fundamental. El uso del medidor de luz de su cámara puede ayudar a este proceso, pero no hay nada mejor que tomar algunas fotos de prueba apenas ingresa al agua (así como cada vez que su profundidad o la luz ambiental cambia considerablemente) para asegurarse de poder capturar la imagen que está imaginando.

Cuando un paisaje es especialmente bonito, bien vale la pena fotografiar incluso al sujeto más común. Un método poco convencional pero productivo para sujetos más pequeños es primero buscar un fondo atractivo y luego inspeccionar el área para encontrar una criatura comensal. Identificar una colorida anémona o una rama perfecta de coral blando, por ejemplo, y buscar algún pez o invertebrado que ocupe el espacio puede concederle algunas imágenes espectaculares.

Puede aplicar un enfoque similar con las imágenes de gran angular. Un banco de peces que esté pasando, la abertura de una caverna con rayos de sol penetrando o una pared cubierta de coloridos corales de copa deberían instar a los aficionados de los fondos a buscar un sujeto en primer plano. 

Hay oportunidades únicas para encontrar un fondo estupendo si el sujeto se encuentra en aguas muy superficiales. En condiciones tranquilas, puede surgir una oportunidad para capturar un reflejo del sujeto contra la superficie. Para sujetos más grandes o cuando utilice un objetivo gran angular, apuntar hacia arriba puede permitirle capturar elementos únicos en la superficie, incluso nubes, follaje colgante o personas.

Si las condiciones son ideales y puede apuntar la cámara hacia el cielo, puede ser posible incorporar la ventana de Snell en el fondo. Este fenómeno óptico es el resultado de la refracción en el límite aire/agua que se manifiesta como una imagen circular de todo el hemisferio por encima del agua. Proporciona un aspecto distintivo, y capturarlo bien vale la pena el esfuerzo. 

Papeles secundarios

Incluir un sujeto secundario es una excelente manera de agregar impacto a una imagen. Este enfoque común integra objetos tales como un rayo solar, otra criatura marina (incluso varios especímenes del sujeto principal) o un buzo en el fondo. Un buzo contemplando un sujeto adyacente o perfilado en la parte superior de la imagen son ilustraciones comunes de esta técnica. Agregar a un buzo como sujeto secundario realza la composición, crea cercanía y afirma que el sujeto principal es fascinante —después de todo, el buzo de la imagen también lo está mirando.

Los sujetos secundarios también pueden proporcionar contexto; situaciones como una depredación implícita (como un pez león con un cardumen de peces cebo en el fondo) o una reproducción (como un pez Damisela protegiendo un nido) son escenas que resultan sumamente atractivas. 

Agregar un sujeto secundario puede ser complejo. Es fundamental guiar la mirada del espectador del sujeto principal al sujeto secundario y nuevamente al primero. Las diferencias de enfoque o tamaño a menudo son una buena manera de dirigir al espectador y diferenciar a los sujetos. El sujeto principal debe dominar una respuesta inicial del espectador a través de un enfoque nítido o un mayor tamaño en la imagen en relación con un sujeto secundario con un enfoque más suave o más pequeño.

Los fotógrafos a menudo pasan sus buceos buscando sujetos espectaculares, y así debe ser. Pero recordar que debe dedicar tiempo y esfuerzo a optimizar el fondo es un paso importante para presentar a un sujeto de manera óptima. El fondo de un fotógrafo puede parecer accesorio, pero es un componente esencial de una imagen que puede mejorar o disminuir el efecto general instantáneamente.

© Alert Diver — Q2 2022

Español de México