Mantenimiento del equipo

La diligencia ayudará a evitar fallos en los equipos, lo que mantendrá a salvo a las personas y ahorrará dinero a largo plazo. Foto de Stephen Frink

Evitar fallos en momentos críticos

No siempre es obvio cuándo el equipo de un negocio de buceo necesita mantenimiento, y los grandes problemas pueden pasar fácilmente desapercibidos en una tienda de buceo ajetreada. Las averías de los equipos pueden ocurrir en cualquier parte, sobre todo si no somos conscientes de la posibilidad de que se produzcan. El mantenimiento rutinario de su equipo le ayudará a mantener su negocio próspero garantizando la seguridad de su personal y sus clientes.

Es fácil caer en la complacencia a la hora de realizar el mantenimiento rutinario de los equipos porque pensamos que los equipos caros deben durar más o que tendremos más tiempo para hacerlo más adelante. Pero el mantenimiento planificado es clave para evitar averías en los equipos.

Cuando el equipo de una tienda de buceo se rompe -que suele ser cuando menos lo esperamos o cuando menos preparados estamos para afrontar las secuelas-, puede causarle lesiones graves a usted, a su personal o a sus clientes. Los costes de reparación de los daños resultantes suelen ser muy superiores a los de mantenimiento preventivo. Evite pérdidas inesperadas de equipo, que pueden perjudicar a su actividad de buceo y a sus ingresos, realizando un mantenimiento rutinario adecuado.

Dedique tiempo a identificar las áreas de su operación de buceo que requieren un mantenimiento rutinario.

Algunos de los principales elementos de mantenimiento más comunes entre las empresas de buceo son el equipo de buceo de alquiler, las botellas, la estación de llenado (que incluye un compresor, un sistema de filtración, latiguillos de llenado y tuberías de interconexión), las embarcaciones y los vehículos. Otros elementos que tendemos a pasar por alto son las alarmas de incendios, los detectores de humo, los extintores y el equipo de primeros auxilios de emergencia.

La necesidad de mantenimiento depende de la antigüedad, la complejidad, el estado y el uso. El equipo de la tienda de buceo debe limpiarse, lubricarse, inspeccionarse, revisarse y probarse. Para superar los obstáculos de tiempo, dinero y recursos, cree un plan de mantenimiento. Considere todos los elementos que le preocupan y, a continuación, determine qué comprobaciones básicas, servicios e intervenciones son necesarios con regularidad. Identifique los pasos que hay que dar para completar el mantenimiento y adquiera las herramientas y materiales necesarios.

Disponga de piezas de repuesto esenciales para cada pieza del equipo, y recuerde que se obtiene aquello por lo que se paga. Utilizar piezas buenas y de confianza garantiza una mayor fiabilidad del equipo; el coste ligeramente superior de las piezas de calidad es mucho menor que el de una reparación o sustitución total.

Proporcione un espacio de trabajo apropiado con iluminación y equipos de protección adecuados; la seguridad del personal debe ser siempre una prioridad. Asegúrese de que el personal tiene la formación adecuada para llevar a cabo los procedimientos de mantenimiento requeridos, o considere la posibilidad de subcontratar el mantenimiento de los equipos a un profesional cualificado.

Una vez que haya desarrollado un plan de mantenimiento, comprado las piezas necesarias y proporcionado un espacio de trabajo adecuado, cree un calendario para realizar el mantenimiento necesario y regular a tiempo. Elabore calendarios breves y específicos con suficiente antelación para las épocas de menos trabajo.

Un buen plan de mantenimiento significa equipos más fiables, mayor confianza en su funcionamiento y mejores resultados para su empresa.

© la revista - Q2 2019

Spanish