Buceo desde la costa

Conocer los principios básicos de las entradas desde la playa es una parte fundamental de aprender a bucear en la Bahía de Monterrey. Foto de Andy Sallmon.

Una guía práctica para aspirantes a buzo desde la playa.

He aquí una situación que puede resultar familiar a algunos de ustedes: Estoy en un viaje de buceo y es temprano por la mañana. Suena el despertador, que me saca de un sueño profundo: el barco sale en una hora, así que no hay tiempo para echar una cabezadita ni mendigar en las almohadas. Abro los ojos y me doy un pequeño sermón: "Ha llegado la mañana, estoy de vacaciones, me voy a bucear, ¡y va a ser divertido!".

un pulpo caza en los pilotes del Muelle Salado de Bonaire
Un pulpo caza en los pilotes del Muelle Salado de Bonaire, un famoso punto de inmersión accesible desde la costa.

No me malinterprete, siempre me entusiasma bucear. Pero si te soy sincero al cien por cien, a veces prefiero hacerlo sin que suene la alarma a las treinta de la noche.

Ahí es donde entra en juego el buceo desde costa, y por eso soy un devoto de las inmersiones accesibles desde la playa. Además de permitirme evitar la alarma del amanecer, el buceo desde la orilla ofrece otras libertades: la posibilidad de elegir un punto de inmersión en el último minuto, la posibilidad de hacer una inmersión de dos horas sin preocupar a la tripulación de un barco y la libertad de añadir una inmersión a mi día si las condiciones lo permiten. Como ventaja añadida, el buceo en la playa puede resultar bastante económico en comparación con el buceo desde barco. Por supuesto, no olvidemos que algunos de los lugares más increíbles del mundo son más fáciles de bucear desde la playa: pensemos en el Muelle Salado de Bonaire, el Puente de la Garza Azul de Florida o el Puente de la Garza Azul de Bali. Libertad naufragio.  

Hay mucho más a la costa que apenas entradas de la playa; las consideraciones específicas existen para las entradas de la costa, incluyendo la arena, las rocas, la resaca, y más. Sin embargo, aunque este tipo concreto de buceo puede parecer un poco desalentador para los no iniciados, un enfoque meditado y unos sencillos pasos pueden proporcionar un nuevo conjunto de oportunidades de clase mundial para casi cualquier buceador.

Investigue

Lea artículos y libros sobre las zonas que esté considerando y, a continuación, hable con las tiendas de buceo locales para conocer los mejores sitios y los enfoques generales del buceo en la región. Conviene conocer la normativa local (por ejemplo, si se necesita un flotador de buceo), los aparcamientos, los puntos de entrada y salida, las mareas, el oleaje y las corrientes, la estacionalidad, la topografía y la vida marina. 

Acceder a los grupos de redes sociales de buceadores que viven cerca o frecuentan las zonas en las que piensas bucear es una forma estupenda de mantenerse informado sobre avistamientos recientes, condiciones y previsiones, y de conectar con otros buceadores familiarizados con los lugares locales. Contratar a un guía local para una inmersión introductoria puede cambiar las reglas del juego en cuanto a seguridad y disfrute general.

Prepárese para el mayor esfuerzo físico que conlleva el buceo desde la costa. El entrenamiento físico previo al viaje puede ayudarte a transportar el equipo hasta y desde la orilla del agua, a subir y bajar escaleras o a atravesar el oleaje, así como a soportar largos chapuzones en superficie.

Preparándose en el portón trasero de un camión
Colocarse el equipo sobre la puerta trasera de una camioneta permite mantener los objetos alejados de la arena y las rocas antes de un buceo.

Colocación del equipo

Algunas pocas incorporaciones a su equipo le permitirán estar equipado para hacer un buceo desde la playa como un profesional. Una lona o una alfombrilla gruesa será un excelente lugar para vestirse, lo que le permitirá minimizar el contacto con la arena y las rocas antes y después de su buceo. Incluir sistemas de enjuague portátiles es otra buena manera de mantener el equipo limpio. Procure tener un kit de primeros auxilios, una unidad de oxígeno y números de teléfono de emergencia disponibles en su vehículo en caso de que se produzca una emergencia. 

La entrada y la salida pueden implicar atravesar arena y rocas, así que asegúrese de que su equipo es lo suficientemente resistente como para afrontar cómodamente la tarea. Los escarpines de traje de neopreno o las botas de traje seco con suela gruesa le proporcionarán tracción y protegerán sus pies. El uso de calzado con suela significará que necesitarás aletas con talón abierto, en cuyo caso te recomiendo que añadas correas de resorte: poder ponerte y quitarte las aletas sin problemas te ayudará a minimizar el tiempo que pasas en la zona de oleaje. Muchos buceadores de playa experimentados utilizan una correa "sujetaaletas" para asegurar sus aletas durante las salidas.

buceadores saliendo del mar hacia la playa
Mantener el equipo y las cámaras enganchados durante una salida de surf mantiene libres las manos de los buceadores.

La estiba del equipo y los artilugios es otro aspecto a tener en cuenta; querrás entrar y salir del agua con las manos libres, y sobre todo querrás asegurarte de que el equipo de reserva y de seguridad esté bien sujeto pero sea fácilmente accesible. Puede conseguirlo enganchando los objetos a las anillas D del compensador de flotabilidad o añadiendo bolsillos (que pueden contener anillas D interiores protegidas) al equipo de exposición con shorts tecnológicos o bolsillos pegados. El equipo de seguridad también es crucial; es bueno tener un dispositivo de señalización, un corta cabos y una brújula. 

Por último, decida cómo guardará las llaves del coche (por ejemplo, en un llavero impermeable) durante la inmersión y tenga un plan de emergencia en caso de que se pierdan en el agua. A los buceadores que lleven cámara, les recomiendo que la lleven enganchada al chaleco (asegurándose de que sea fácil de soltar en caso de emergencia), aunque es mejor dejarla para la primera inmersión o si las condiciones son difíciles.

Antes de bucear

Dedique tiempo a explorar el lugar. Suele haber rutas preferidas para acceder al agua, sobre todo en regiones rocosas o propensas al oleaje o las corrientes. Observar cómo los submarinistas inician y finalizan con éxito sus inmersiones puede enseñarle a seguir su ejemplo. Busque señales que indiquen problemas locales específicos, como corrientes de resaca, peligros para la vida marina o mala calidad del agua. Examine la costa en busca de zonas que faciliten la entrada (por ejemplo, zonas arenosas en medio de una playa irregular) y de elementos que deba evitar, como rocas afiladas o erizos.

Si hay guardavidas de servicio o si hay buzos que salieron recientemente del agua, es posible que pueda tener una idea en tiempo real de las condiciones y los avistamientos de vida marina. Finalmente, asegúrese de que algún tercero que no bucee tenga conocimiento de su plan de buceo y cuándo debe esperar su regreso.  

Entrada y salida

El equipo de amigos entra cuidadosamente en el agua
Un equipo de compañeros ingresa al agua cuidadosamente en Bonaire.

Colóquese el equipo, haga un cuidadoso chequeo preinmersión con su compañero (buddy check) y acérquese al agua. Debe tener las manos libres para llevar sus aletas y ayudar a su compañero a estabilizarse, de ser necesario. Al ingresar al agua, procure tener la máscara colocada y el regulador en la boca. Pueden formarse grandes olas sin ningún tipo de advertencia, por lo que debe observar el oleaje con frecuencia. Debe poder simplemente saltar por encima de la mayoría de las olas; si se topa con olas más grandes, coloque un pie delante del otro para estabilizarse y sumérjase para eludirlas. Si alcanzan o superan la altura de su cabeza, tal vez quiera reconsiderar si debe bucear o no.

Colócate las aletas en el borde del agua y camina de lado hacia el océano o, si las condiciones son tranquilas, ponte las aletas una vez que estés en el agua a una profundidad comprendida entre la cadera y el pecho. A continuación, inicie la inmersión o infle el chaleco y colóquese boca arriba para patear hasta el punto de descenso, tomando nota de las características de la orilla para utilizarlas como referencias visuales.

Controla cuidadosamente tu suministro de gas durante la inmersión, asegurándote de que tienes suficiente gas respirable en caso de emergencia. No olvides conservar gas respirable suficiente para tu regreso a tierra y una reserva por si surge una emergencia, teniendo en cuenta las variables y características específicas de tu inmersión.

Si se encuentra con una corriente de resaca -una fuerte corriente que corre perpendicular a la orilla-, nade tranquilamente en paralelo a la corriente para escapar de ella antes de continuar o abortar la inmersión. Muchos buceadores prefieren nadar bajo el agua el mayor tiempo posible en la salida para minimizar los chapuzones en superficie y el tiempo en la zona de oleaje. 

Cuando puedas ponerte de pie, quítate las aletas y camina de lado o hacia atrás fuera del agua, sin perder de vista las olas. Si el oleaje ha aumentado durante la inmersión, lo mejor es dirigirse a una zona donde las olas sean lo suficientemente pequeñas como para manejarlas. En el peor de los casos, es posible salir del agua con el regulador en la boca y las aletas puestas, pero sólo si es necesario. 

Debe saber cuándo decir no

La Reserva Marina de Point Lobos, en Carmel (California), ofrece a los buceadores de costa hermosas escenas de arrecifes.
La Reserva Marina Point Lobos (Point Lobos Marine Reserve) en Carmel, California, ofrece a las personas que bucean desde la costa hermosos paisajes de arrecifes sin un barco chárter a la vista.

El mejor aspecto del buceo desde costa es la libertad de decidir cuándo bucear. Sin embargo, saber cuándo suspender una inmersión es la parte más crucial del buceo desde costa. Por lo general, los buceadores de costa veteranos reconocen fácilmente las situaciones típicas que rompen el acuerdo en las inmersiones desde la playa: oleaje intenso, marea demasiado baja, corriente fuerte o un problema crítico con el equipo. A menudo, este conocimiento se ha adquirido por las malas, como la pérdida del equipo o una pequeña pérdida de equilibrio durante la entrada o la salida.

Es imprescindible comprender que pueden darse y se dan situaciones realmente peligrosas. Algunas de estas situaciones pueden no ser tan obvias para los nuevos buceadores de playa; en caso de duda, consulte y haga caso de las recomendaciones de los socorristas o de una tienda de buceo local. Esta decisión debe extenderse también a su compañero de inmersión, cuyos niveles de comodidad o experiencia pueden ser diferentes a los suyos. Un buceador más alto, por ejemplo, puede no estar tan preocupado como un compañero más bajo por la altura de las olas.

No hay ningún premio para el buzo que ingresa al agua con condiciones dudosas, y no hay ganador cuando los buzos bucean simplemente porque pueden hacerlo. Sea valiente y exprese su incomodidad con respecto al plan de buceo, y sea tolerante a la hora de reprogramar o cancelar el buceo si su compañero se muestra reacio a ingresar al agua. En definitiva, es preferible evitar una situación estresante, desagradable o incluso peligrosa antes que perder un día de buceo. 

© la revista - Q3/Q4 2021

Spanish