Tortugas mordedoras

Una tortuga carey (Eretmochelys imbricata) y una colorida saliente en un arrecife en el mar de Koro, Fiyi. DAVID FLEETHAM.

Consejos para fotografiar tortugas marinas

LOS ANCESTROS DE LAS TORTUGAS MARINAS modernas compartieron los océanos con ictiosaurios y plesiosaurios durante el período jurásico tardío hace 150 millones de años. Sus descendientes hoy habitan arrecifes y océanos en todo el mundo. Las siete especies de tortugas marinas —planas, verdes, carey, laúd, bobas, loras y oliváceas— están catalogadas como especies en peligro de extinción o amenazadas bajo la Ley de Especies en Peligro de Extinción (Endangered Species Act). 

Al igual que sus parientes terrestres, han evolucionado hasta tener sus caparazones externos óseos. La parte superior se conoce como el caparazón o carapacho y la parte inferior, que en general tiene un color más claro, es el plastrón. Las placas dérmicas —placas grandes y similares a escamas hechas de queratina, la misma sustancia que las uñas de los dedos de los humanos y los cascos de los caballos— cubren ambas capas de hueso. La tortuga laúd es la única excepción, ya que tiene una piel coriácea sobre su caparazón más flexible.

Dependiendo de dónde bucee, una especie será más común que otras. En mi patio trasero en Hawái puedes encontrar entre 100 y 200 tortugas marinas verdes por cada tortuga carey. En Filipinas normalmente tienes la misma posibilidad de ver una u otra. Las personas de algunas áreas de Indonesia aún comen tortugas marinas a pesar de su estado de especie en peligro de extinción y las prohibiciones contra su consumo. Si lo identifica como un depredador, es posible que su sujeto fotográfico le dificulte acercarse lo suficiente como para capturar una imagen de una tortuga en estas áreas. No obstante, en la isla de Sipadan, Malasia, las tortugas marinas llegan para aparearse y han gozado de protección por muchos años. Aquí también se reúnen buzos con aire comprimido, y las tortugas están acostumbradas a su presencia.

Un buzo nada cerca de una tortuga marina verde (Chelonia mydas) en Kauai, Hawái. DAVID FLEETHAM.

Otros lugares buenos para fotografiar tortugas incluyen Costa Rica, las Bahamas, Florida, Australia, México y Egipto. Ya sea que se hospede en un centro turístico o en una embarcación de vida a bordo, consulte a sus guías sobre puntos de buceo con encuentros frecuentes con tortugas. Las leyes de protección varían de un país a otro, por lo que debe asegurarse de informarse acerca de las reglas específicas en su destino. De todas formas, respete a estos animales salvajes y evite cualquier interacción que pueda causarles estrés. Incluso cuando la fotografía sea su propósito, tómese un momento para alejar su máscara de su cámara para observar y apreciar a estas magníficas criaturas.

Una tortuga marina verde se desliza debajo de un banco de jureles cerca de Bali, Indonesia. DAVID FLEETHAM.

Las tortugas marinas de todas las especies son personajes independientes con peculiaridades individuales que deberá determinar para aprovechar al máximo una oportunidad fotográfica. Si una tortuga a 15 metros (50 pies) de distancia se despega del arrecife y se aleja nadando de usted, respire profundamente, exhale y busque otro sujeto. Esta no es su tortuga, e incluso si lo intenta, no alcanzará a una tortuga que no quiere ser alcanzada. Si bien son relativamente lentas para una criatura marina, la mayoría de las tortugas pueden nadar más rápido y más lejos que los humanos.

Si una tortuga no se aleja nadando, acérquese lentamente y deténgase a unos 3 metros (10 pies) de distancia. Si en algún punto comienza a elevarse con un empujón de sus aletas delanteras, deténgase y espere a que vuelva a asentarse. Si bien estará demasiado lejos para que sus luces estroboscópicas tengan algún efecto, tome una o dos fotos y espere una reacción. Si no reacciona, esa es su tortuga. Avance poco a poco, deteniéndose frecuentemente para presionar el obturador y controlar a su sujeto.

Esta tortuga marina verde se desliza debajo de la instructora de surf Tara Angioletti en una tabla de remo (SUP, stand-up paddleboard en inglés) cerca de Canoe Beach, Maui. Hawái. DAVID FLEETHAM.  
DAVID FLEETHAM

blank

Algunas tortugas sentirán curiosidad al punto de poner la nariz en su cubierta tipo domo para examinar el reflejo extraño y distorsionado que la mira fijamente. Ráfagas de luz de sus luces estroboscópicas eventualmente afectarán a una tortuga que esté intentando descansar, así que sea amable y limite la cantidad de fotos que toma y procure presionar el obturador solo cuando tenga el ángulo que desea.

Todas las tortugas a la larga nadarán hacia la superficie para una bocanada de aire o por el arrecife. El tiempo entre respiraciones varía con su actividad. Cuando se alimenten saldrán a la superficie cada varios minutos, pero mientras están descansando pueden permanecer hasta dos horas bajo el agua. Si nadan en dirección ascendente, no bloquee su paso. Si hasta entonces lo han tolerado, es muy probable que pueda nadar detrás de ellas y tomar fotografías mientras se desplaza. Calcule el ritmo de sus aletas delanteras para obtener el ángulo adecuado. Si su sujeto está dispuesto, continúe presionando el botón de liberación del obturador. Es sorprendente lo diferentes que pueden verse las tortugas dependiendo de la posición de sus aletas y el ángulo de la imagen. Por lo general, mirar hacia atrás desde ligeramente adelante de su sujeto es el ángulo más conveniente.

Una tortuga marina verde sale a la superficie para respirar cerca de la costa de Maui. DAVID FLEETHAM.

blank
Tres tortugas marinas verdes salieron del agua en una pequeña playa en Hawái a las 10 de la noche. Esta larga exposición muestra estrellas en el cielo y olas borrosas bañando la costa. El cielo es azul debido a una luna brillante.

Si las tortugas salen a la superficie, espere debajo y obsérvelas. Las tortugas tienen plena conciencia de su vulnerabilidad frente a los depredadores cuando están en la superficie, y pocos individuos aguantarán a un fotógrafo. Entre respiraciones las tortugas vuelven a meter la cabeza en el agua y miran hacia abajo para inspeccionar los alrededores y comprobar si hay algún peligro. Las tortugas conocen muy bien el arrecife donde viven y a menudo regresan a donde las vio inicialmente, así que puede esperar allí.

Un ángulo ascendente de una tortuga nadando le permitirá obtener un fondo con el mar, pero tenga cuidado con la configuración de energía de su luz estroboscópica. La parte inferior de una tortuga puede ser sumamente reflectante. Cuando esté debajo de una tortuga, considere apagar sus luces estroboscópicas y fotografiar una silueta. Aumente la velocidad del obturador, y muévase de modo tal que la tortuga eclipse el sol. La velocidad más rápida del obturador puede producir rayos de luz maravillosos, y puede presionar el obturador una y otra vez o incluso cambiar a una configuración de accionamiento ya que no tiene que esperar a que la luz estroboscópica se recicle. Es sorprendente lo que la luz puede cambiar en una fracción de segundo.

Si su tortuga está desplazándose por el arrecife, intente capturar una imagen de su caparazón superior desde arriba. Los ángulos descendentes generalmente no son bien vistos en los círculos de fotografía submarina, pero con el golpe adecuado de luz estroboscópica puede obtener una fotografía memorable. Los caparazones pueden variar dependiendo de cuán limpios estén, y los que están inmaculados son espectaculares.

Un hembra se traslada cientos e incluso miles de kilómetros hasta la playa donde nació, y los machos siguen a las hembras para aparearse antes de que la madre deposite los huevos en un hoyo que excava en la arena. Durante estas travesías en el mar abierto, los caparazones pueden levantar matas de algas e incluso percebes. En ocasiones se puede ver a tortugas marinas frotando sus plastrones en coral, escombros o un fondo de arena para limpiarlos.

Para tener un caparazón inmaculado, las tortugas visitan estaciones de limpieza en el arrecife, donde peces cirujanos, lábridos y peces mariposa mordisquean las matas que ha acumulado. Las estaciones de limpieza pueden ofrecer maravillosas oportunidades fotográficas. A veces puede encontrar docenas de tortugas dispuestas a un encuentro con fotógrafos sopladores de burbujas. Sin embargo, los bancos de peces que limpian a las tortugas son menos amables. Una vez más, tener paciencia es clave. Descubra la distancia donde los limpiadores no abandonen su tarea.

A menudo el sonido de exhalación es lo que causa la molestia, así que si intentará acercarse más, tal vez quiera contener la respiración brevemente (y asegurarse de no ascender mientras lo hace). Acérquese poco a poco, capture sus imágenes y luego regrese a una distancia segura antes de respirar. Espere allí mientras recupera el aliento y luego repita la secuencia. Un rebreather (recirculador) es ideal para estas situaciones.

Cuando grupos de tortugas se reúnen, con frecuencia hay una o dos alborotadoras. Las he visto salir a la superficie para respirar y regresar al lugar que habían desocupado y comprobar que otra tortuga ha ocupado su lugar de residencia. Algunas tortugas lo toman con calma y buscan otro lugar, pero otras manifiestan su descontento y caen sobre el intruso e incluso le muerden las aletas para reclamar su codiciada posición en el arrecife. Cuando se produce un conflicto, las tortugas habitualmente ignoran a un fotógrafo.

Las tortugas muchas veces están tan concentradas en la tarea de alimentarse que el fotógrafo puede tener un encuentro más cercano. Tenga conciencia de su comportamiento al acercarse, y tómese su tiempo para que puedan confiar en sus intenciones. Las tortugas carey alimentándose son maravillosos sujetos para imágenes e incluso aún más para videos. Muchas veces mueven rocas y coral para llegar a la esponja correcta, lo que le permite al fotógrafo verlas masticar su comida con sus cuellos extremadamente largos y sus picos similares a los de las aves. Las tortugas marinas verdes, por otra parte, tienen una boca menos prominente con una mandíbula dentada para su dieta herbívora.

No hay un objetivo incorrecto para fotografiar tortugas marinas, pero un objetivo gran angular con zoom es la primera opción de la mayoría de los fotógrafos. En muchos lugares los encuentros con una tortuga son de pura casualidad, así que puede hacer que funcione con cualquier objetivo que tenga. He capturado retratos de caras de tortugas con una lente macro de 100 mm y he utilizado un objetivo ojo de pez full-frame para capturar escenas de arrecifes que incluían a una tortuga. Un objetivo ojo de pez tiende a distorsionar a la tortuga a medida que se acerca, por lo que debe prestar atención a su composición cuando use uno.

Las tortugas marinas son sujetos hermosos. Continúan explorando un entorno que está increíblemente amenazado por los cambios de nuestro planeta. Los riesgos para sus poblaciones incluyen destrucción del hábitat, captura incidental de pesca, residuos plásticos y comercio ilegal de sus huevos, carne y caparazones. Trátelas con respeto y le permitirán obtener imágenes excepcionales para que tanto usted como su público puedan deleitarse.

Con sus fotos puede compartir la historia de estos fascinantes marineros ancestrales y su camino hacia la supervivencia.

© la revista - Q4 2022

Spanish