La salud de las mujeres y el buceo

Las mujeres de todas las edades tienen necesidades únicas por lo que respecta a la salud general, y esto está muy individualizado y determinado por muchos factores personales y ambientales. Hay un amplio alcance de problemas de salud —lo que incluye algunos tipos de cáncer o complicaciones de determinados procedimientos— y los síntomas y la gravedad de muchas afecciones varían según cada mujer, lo que puede dificultar el diagnóstico o el tratamiento. A continuación figuran condiciones y situaciones comunes que afectan a las mujeres —desde distintos tipos de cáncer hasta la lactancia materna— y que pueden tener un impacto en el buceo. Haga clic en cada condición para obtener más información.

Cáncer de mama

La presencia de tumores en los senos no es un acontecimiento inusual, especialmente después de los 30 años. Los tumores pueden ser cancerosos (malignos) o no cancerosos (benignos). Aproximadamente 1 de cada 9 mujeres desarrollará cáncer de mama. La detección temprana puede hacerse con autoexámenes de mama manuales regulares, pero no todos los tumores pueden detectarse de esta manera. Una mamografía (radiografía de mama) puede detectar tumores que los exámenes manuales no pueden. La Sociedad Americana contra el Cáncer (American Cancer Society) recomienda lo siguiente:

  • Las mujeres de 20 años o más deben realizarse un autoexamen de mama cada mes.
  • Las mujeres de 20 a 39 años deben someterse a un examen físico de las mamas cada tres años, realizado por un profesional de la salud como, por ejemplo, un médico, un auxiliar médico, un enfermero o un enfermero especializado.
  • Las mujeres de 40 años o más deben someterse a un examen físico de las mamas cada año, realizado por un profesional de la salud como, por ejemplo, un médico, un auxiliar médico, un enfermero o un enfermero especializado.
  • Las mujeres de 40 años o más deben realizarse una mamografía cada año.

Los tumores a menudo son extirpados quirúrgicamente y el tratamiento de tumores malignos puede implicar una cirugía, radioterapia, quimioterapia —o una combinación de dos o tres de estos procedimientos.

Tanto la quimioterapia como la radioterapia pueden tener efectos tóxicos en los pulmones, el tejido circundante y las células del cuerpo que tienen un ciclo de crecimiento rápido, como las células sanguíneas.

Consecuencias en el buceo

Los fármacos citotóxicos (quimioterapia) y la terapia de radiación pueden tener efectos secundarios desagradables como náuseas y vómitos, y una terapia prolongada puede tener como resultado una notable disminución de los niveles de energía. Por tal motivo, se desaconseja practicar buceo mientras se experimenten estos efectos secundarios. La radiación y algunos medicamentos quimioterapéuticos pueden causar una intoxicación pulmonar.

Una evaluación para determinar si es seguro volver a bucear debe incluir un examen de los pulmones para asegurarse de que no haya un daño que probablemente predisponga a la buceadora a sufrir un barotrauma pulmonar (embolismo arterial gaseoso, neumotórax o neumomediastino).

Finalmente, antes de bucear, se debe producir una completa curación y el cirujano debe estar convencido de que una inmersión en agua salada no contribuirá a una infección de la herida. La fuerza, la aptitud física general y el bienestar deben haber vuelto a la normalidad. El riesgo de infección, que pudo haber aumentado temporalmente durante la quimioterapia o la radioterapia, debe haber vuelto a alcanzar niveles normales.

Cáncer de ovario

Los tumores de ovario pueden ser malignos (cancerosos) o benignos (no cancerosos). Los tumores pueden ser sólidos o un saco hueco (quistes). Los quistes a veces están llenos de líquido y normalmente son la forma no cancerosa de un tumor de ovario. Los tumores de ovario no son tan infrecuentes. No existe ninguna prueba ni un control confiable para el cáncer de ovario. Generalmente se recomienda realizar pruebas de CA 125 y ultrasonidos de diagnóstico, pero tienen un falso negativo o falso positivo muy alto; las pruebas pueden registrarse como anormales en muchas otras enfermedades además del cáncer de ovario. La prueba de Papanicolau en ocasiones puede tener trozos de calcio en los llamados cuerpos de psamoma, lo que puede indicar la presencia de tumores de ovario.

Consecuencias en el buceo

Con respecto al buceo, la principal preocupación son los efectos sobre el cuerpo tras una cirugía o tratamientos de radiación/quimioterapia. Primero, si se realizó una cirugía, la paciente debe haber completado el proceso de cicatrización en el lugar de la incisión. Asimismo, debe haber recuperado la fuerza y el bienestar general.

Los fármacos citotóxicos (quimioterapia) tienen efectos secundarios desagradables como náuseas y vómitos, y una terapia prolongada normalmente tiene como resultado una notable disminución de los niveles de energía debido a sus efectos citotóxicos. Por tal motivo, se desaconseja practicar buceo mientras se experimenten estos efectos secundarios. Algunos de estos medicamentos pueden causar una intoxicación pulmonar y las pacientes pueden tener un deterioro de la función pulmonar residual por un año o más después de haber finalizado el tratamiento. Puede ser necesario realizar estudios de la función pulmonar para verificar que la ventilación sea adecuada y que los pasajes de las vías aéreas pulmonares estén despejados.

Tumores de ovario

Los tumores de ovario pueden ser malignos (cancerosos) o benignos (no cancerosos). Los tumores pueden ser sólidos o un saco hueco (quistes). Los quistes a veces están llenos de líquido y normalmente son la forma no cancerosa de un tumor de ovario. Los tumores de ovario no son tan infrecuentes y, si se identifican en una etapa temprana, pueden ser extirpados quirúrgicamente o con tratamientos de radiación.

Consecuencias en el buceo

Con respecto al buceo, los problemas principales son los efectos sobre el cuerpo tras una cirugía o tratamientos de radiación/quimioterapia.

Embarazo

El embarazo es el intervalo de tiempo en el que un feto se desarrolla dentro del útero de una mujer. El embarazo de una mujer en general dura aproximadamente 40 semanas —un poco más de 9 meses— desde el último período menstrual hasta el parto. Para calcular una fecha probable de parto se debe determinar el primer día del último período menstrual y contar tres meses hacia atrás desde esa fecha. Luego, se debe agregar un año y siete días a dicha fecha. Esto se llama “regla de Naegele” y se basa en un típico ciclo de 28 días.

Consecuencias en el buceo

Hay muy pocos datos científicos disponibles en relación con el buceo durante el embarazo. Gran parte de la evidencia disponible es anecdótica. Los estudios de laboratorio están limitados a la investigación en animales y los resultados son conflictivos. Se han realizado algunos cuestionarios retrospectivos en forma de encuesta, pero están limitados por la interpretación de datos.

Un tema que se debe tener presente es el riesgo de que la madre sufra una enfermedad por descompresión (ED) debido a los cambios fisiológicos que se producen en el embarazo. Durante el embarazo, la distribución de líquido en el cuerpo de la madre se modifica, y esta redistribución disminuye el intercambio de gases disueltos en la circulación central. En teoría, este líquido puede ser un punto de retención de nitrógeno. La retención de líquido durante el embarazo también puede causar inflamación nasofaríngea, lo que puede provocar congestión en la nariz y los oídos. Con respecto al buceo, esto puede aumentar el riesgo de una mujer embarazada de sufrir un “squeeze” de oído o de los senos paranasales. Las mujeres embarazadas que experimentan náuseas matutinas, que pueden combinarse con el mareo por movimiento provocado por el balanceo de una embarcación, pueden tener que lidiar con náuseas y vómitos durante un buceo. Esta es una experiencia desagradable y puede causar problemas más graves si la buceadora entra en pánico.

Debido a que los datos disponibles son limitados y a las dudas sobre los efectos del buceo en un feto, el buceo representa un aumento de la exposición al riesgo de lesión durante el embarazo. Existe una incidencia de lesiones de referencia, lo que incluye casos de ED en el buceo. Si la madre debe someterse a un tratamiento de recompresión, deben considerarse los efectos sobre el feto.

Volver a bucear después de dar a luz

El buceo, como cualquier otro deporte, requiere un cierto grado de acondicionamiento y fitness. Los buceadores que deseen volver a bucear después del parto (tras tener un hijo) deben seguir las pautas sugeridas para otros deportes y actividades.

Consecuencias en el buceo 

Después de un parto vaginal, las mujeres normalmente pueden volver a hacer actividad leve a moderada después de una a tres semanas. Esto depende de varios factores: nivel de preparación anterior, ejercicio y preparación durante el embarazo, complicaciones relacionadas con el embarazo, fatiga posparto y anemia, si tuvieran. Las mujeres que tienen regímenes de ejercicio antes del embarazo y el parto en general reanudan sus programas de ejercicio y su participación en deportes a fondo a las tres o cuatro semanas de dar a luz.

Por lo general, los obstetras recomiendan evitar las relaciones sexuales y la inmersión por 21 días después del parto. Esto permite que el cuello del útero se cierre, lo que disminuye el riesgo de que se produzca una infección en el trato genital. Una buena regla de oro es esperar cuatro semanas después del parto antes de volver a bucear.

Después de un parto por cesárea (a menudo llamado cesárea, realizado mediante una incisión quirúrgica a través de las paredes del abdomen y el útero), hay que incluir en la ecuación la cicatrización de las heridas. La mayoría de los obstetras aconsejan esperar al menos de cuatro a seis semanas tras este tipo de parto antes de reanudar la actividad plena. Dada la necesidad de recuperar parte de la condición física perdida, junto con la cicatrización de la herida y la importante carga de peso que supone llevar el equipo de buceo, es aconsejable esperar al menos ocho semanas después de una cesárea antes de volver a bucear.

Cualquier complicación médica moderada o grave del embarazo -como gemelos, parto prematuro, hipertensión o diabetes- puede retrasar aún más la vuelta al buceo. El reposo prolongado en cama en estos casos puede haber provocado un profundo desacondicionamiento y pérdida de capacidad aeróbica y masa muscular. En el caso de las mujeres que han tenido partos con complicaciones médicas, es aconsejable que se sometan a un reconocimiento médico y reciban el visto bueno antes de volver a bucear.

El cuidado de un recién nacido puede interferir en los intentos de la mujer por recuperar su fuerza y resistencia. El cuidado del recién nacido, caracterizado por la falta de sueño y la fatiga, es una etapa rigurosa y exigente de la vida.

Lactancia materna

Una madre puede optar por amamantar a su hijo sin dejar de llevar una vida activa. Esto puede continuar durante semanas o meses, dependiendo de las preferencias de la madre.

Consecuencias en el buceo

¿Es seguro bucear con aire comprimido durante la lactancia materna?

Desde el punto de vista del niño, la leche materna no se ve excesivamente afectada. El nitrógeno absorbido por los tejidos corporales es un componente de la respiración de aire comprimido u otras mezclas de gases que contienen nitrógeno. Esta forma de nitrógeno es un gas inerte y no desempeña ningún papel en el metabolismo corporal. Aunque el nitrógeno se acumula en todos los tejidos y fluidos del cuerpo, su eliminación tras una inmersión se produce rápidamente. Cantidades insignificantes de este nitrógeno estarían presentes en la leche materna; sin embargo, no hay riesgo de que el lactante acumule este nitrógeno.

Desde el punto de vista de la madre, no hay razón para que una mujer que esté amamantando a su hijo evite bucear, siempre que no haya infección o inflamación del pecho.

Endometriosis

Con la endometriosis, el tejido que contiene células endometriales normales presenta anormalidades en diversos lugares fuera del útero. Durante la menstruación, este tejido endometrial anormal, como el recubrimiento del útero, experimenta un sangrado cíclico. La sangre en el tejido endometrial no tiene manera de ser drenada fuera del cuerpo. Como resultado de ello, la sangre se acumula en el tejido circundante, lo que provoca dolor y malestar.

Consecuencias en el buceo

Dado que la endometriosis puede provocar un aumento de las hemorragias, los calambres y la cantidad y duración del flujo menstrual, bucear puede no ser lo más conveniente para una mujer cuando experimenta síntomas graves. No obstante, no hay pruebas de que una mujer con endometriosis que practique submarinismo en otros momentos corra más riesgo de sufrir enfermedades relacionadas con el submarinismo que una persona sin esta afección.

Histerectomía

Se trata de un procedimiento quirúrgico en el que todo el útero es extraído a través de la pared abdominal o de la vagina.

Todo lo que se ha dicho sobre el buceo después de una cesárea (véase "Volver a bucear después de dar a luz", más arriba) se aplica al buceo después de una intervención quirúrgica general, incluida una histerectomía.

Las mujeres pueden volver a bucear después de una histerectomía, pero deben esperar a haber recuperado la fuerza y la forma física generales antes de zambullirse (normalmente entre seis y ocho semanas, y a veces más).

Consecuencias en el buceo

En lo que se refiere al buceo con aire comprimido, una histerectomía se considera una cirugía mayor. Se recomienda a cualquier mujer que se someta a una cirugía abdominal que espere entre seis y ocho semanas para recuperarse antes de volver a bucear. Si el procedimiento se complica de alguna manera, por una infección, anemia u otros problemas graves, puede ser prudente esperar un poco más para volver a bucear.

Estas recomendaciones se aplican a todos los tipos de histerectomía:

  • Extracción del útero por el abdomen (histerectomía abdominal total);
  • Extracción del útero por la vagina (histerectomía vaginal);
  • Extracción del útero, las trompas y los ovarios (histerectomía y salpingo-ooforectomía);
  • Extracción de la parte superior del útero, pero dejando el cuello del útero intacto (histerectomía subtotal).

Implantes mamarios

Los implantes de silicona y solución salina se utilizan para el aumento o la mejora cosmética del tamaño y la forma normales de las mamas, especialmente después de una cirugía de mama radical por cáncer o un traumatismo.

En un estudio, realizado por el Dr. Richard Vann, Vicepresidente de Investigación de DAN, se colocaron implantes mamarios (de mama) en la cámara hiperbárica del Centro Médico de la Universidad de Duke. El estudio no simulaba el implante en tejido humano. Se probaron tres tipos: de silicona, de solución salina y rellenos de silicona y solución salina. En este experimento, los investigadores simularon varios perfiles de profundidad / tiempo de buceo recreativo. Esto es lo que descubrieron Se produjo un aumento insignificante del tamaño de las burbujas (del 1 al 4 por ciento) tanto en los implantes de gel salino como en los de gel de silicona, en función de la profundidad y la duración de la inmersión. El menor cambio de volumen se produjo en el implante relleno de solución salina, porque el nitrógeno es menos soluble en la solución salina que en la silicona.

El implante relleno de silicona y solución salina mostró el mayor cambio de volumen. La formación de burbujas en los implantes produjo un pequeño aumento de volumen, que probablemente no pueda causar daños en los implantes ni en el tejido circundante. Si se forman burbujas de gas en el implante, desaparecerán con el tiempo.

Consecuencias en el buceo

Una vez que haya pasado tiempo suficiente después de la cirugía, cuando la buceadora haya reanudado las actividades normales y no haya peligro de infección, podrá comenzar a bucear.

Los implantes mamarios no suponen un problema para el buceo desde el punto de vista de la absorción de gas o los cambios de tamaño y no son una contraindicación para participar en el buceo deportivo con aire comprimido.

Evite el uso de compensadores de flotabilidad (chalecos) con correas que compriman el pecho, lo que puede ejercer una presión excesiva en las uniones y contribuir al riesgo de ruptura.

Consideraciones adicionales:

Los implantes mamarios rellenos de solución salina tienen una flotabilidad neutra. No obstante, los implantes de silicona son más pesados que el agua y pueden alterar la flotabilidad y el ajuste fino en el agua, especialmente si son grandes. Una capacitación y un ajuste del lastre apropiados pueden ayudar a superar estas dificultades.

Síndrome premenstrual

El síndrome premenstrual (SPM) es un grupo de síntomas psicofisiológicos mal definidos y no comprendidos que muchas mujeres (25 a 50 por ciento) experimentan al final del ciclo menstrual, justo antes del inicio del flujo menstrual.

Los síntomas del SPM incluyen cambios de humor, irritabilidad, disminución de la agudeza mental, tensión, fatiga, depresión, dolores de cabeza, distensión abdominal, inflamación, sensibilidad en los senos, dolor articular y antojos de comida. Se ha comprobado que el síndrome premenstrual grave exacerba los trastornos emocionales subyacentes. Si bien en algunos casos se utiliza progesterona, no hay tratamientos simples y consistentes disponibles.

Consecuencias en el buceo

La investigación ha demostrado que los accidentes en general son más comunes entre las mujeres durante el SPM. Si las mujeres sufren de síndrome premenstrual, puede ser prudente bucear de manera conservadora durante este período. Sin embargo, no hay evidencia científica de que sean más susceptibles a una enfermedad disbárica (ED) ni accidentes de buceo.

Asimismo, las mujeres con evidencia de depresión o tendencias antisociales deben ser evaluadas para comprobar su aptitud física para participar en el buceo: esto puede suponer un riesgo para ellas o un compañero de buceo.

La menstruación durante las actividades de buceo

La menstruación es una descarga fisiológica cíclica, a través de la vagina, de sangre y tejidos mucosos del útero sin embarazo. El ciclo es controlado hormonalmente y en general ocurre en intervalos de aproximadamente cuatro semanas. Los síntomas pueden incluir dolor, retención de líquido, calambres abdominales y dolor de espalda.

Consecuencias en el buceo

¿Las mujeres tienen un riesgo más alto de experimentar una enfermedad disbárica (ED) durante la menstruación? En teoría, es posible que, debido a la retención de líquido y la inflamación de los tejidos, las mujeres tengan menos capacidad para eliminar el nitrógeno disuelto. Sin embargo, esto no se ha demostrado definitivamente.

Un reciente análisis retrospectivo de 956 buceadoras con una ED descubrió que el 38 por ciento estaba menstruando en el momento de su accidente. Además, el 85 por ciento de las mujeres que tomaban anticonceptivos orales estaban menstruando en el momento del accidente. Esto sugiere, pero no demuestra, que las mujeres que toman anticonceptivos orales tienen un mayor riesgo de sufrir una enfermedad por descompresión durante la menstruación. Por lo tanto, se aconseja que las mujeres que estén menstruando buceen de forma más conservadora, en especial si están tomando anticonceptivos orales. Esto podría implicar realizar menos buceos, buceos más cortos o a profundidades menores y paradas de seguridad más largas. Otros cuatro estudios han proporcionado evidencia de que las mujeres tienen un mayor riesgo de ED, y en un estudio de enfermedad por descompresión en altura, la menstruación al parecer también era un factor de riesgo de la enfermedad por descompresión.

En general, el buceo durante la menstruación no parece ser un problema siempre que el ejercicio vigoroso normal no intensifique los síntomas menstruales. Siempre que el ciclo menstrual no presente otros síntomas ni malestares que afecten su salud, no hay ningún motivo por el que una mujer qué esté menstruando no deba bucear. Sin embargo, sobre la base de los datos disponibles, puede ser prudente que las mujeres que tomen anticonceptivos orales, particularmente si están menstruando, reduzcan su exposición al buceo (profundidad, tiempo de fondo o cantidad de buceos por día).

Anticonceptivos orales

Es un método efectivo y muy utilizado para evitar un embarazo. Existen varios tipos de píldoras disponibles y la mayoría contiene una combinación de sustancias sintéticas similares al estrógeno y a la progesterona. Estas sustancias impiden la elevación de la hormona luteinizante, que provoca la ovulación. Asimismo, los anticonceptivos orales espesan y alteran químicamente la mucosa cervical, lo que hace que el endometrio uterino sea menos receptivo al esperma.

Los posibles efectos secundarios de los anticonceptivos orales durante la terapia inicial incluyen náuseas, vómitos, retención de líquido, dolores de cabeza y mareos. Los anticonceptivos orales también pueden estar relacionados con un aumento de la presión arterial y un mayor riesgo de sufrir trastornos tromboembólicos (desarrollo de oclusiones en las venas similares a coágulos, lo que puede producir émbolos).

Consecuencias en el buceo

Se ha sugerido que los anticonceptivos orales pueden aumentar la susceptibilidad de una buceadora a la enfermedad por descompresión (EDC) debido a los cambios hormonales, lo que puede reducir el tono de las venas y aumentar la retención de agua. Esto puede afectar la circulación y, en teoría, hacer que la sangre se vuelva “lodosa”, lo que puede interferir con la eliminación de nitrógeno del cuerpo. Hasta la fecha, ninguna investigación ha encontrado evidencia que apoye esta creencia.

De hecho, a menos que los anticonceptivos orales representen un problema clínico para las mujeres, no hay datos que demuestren que su uso durante el buceo deportivo sea una contraindicación.

Anticonceptivos

Píldoras que solo contienen progesterona y anticonceptivos de larga duración

Las progestinas -similares a las utilizadas en los anticonceptivos inyectables- todas las minipíldoras e implantes de progesterona, tienen efectos sobre las células inflamatorias. Se ha descubierto que dosis elevadas de progesterona ayudan a estabilizar las membranas celulares y, por tanto, limitan la respuesta inflamatoria a las lesiones. Si las progestinas actúan para limitar la inflamación, podría postularse que podrían ayudar a limitar el daño causado por los procesos inflamatorios que siguen a la hipoxia tisular en los accidentes de gas. De ser cierto, también podríamos especular que las progestinas de acción prolongada o en dosis altas podrían ser el anticonceptivo de elección para las mujeres buceadoras.

Barreras y espermicidas

En ocasiones surgen preguntas sobre la posibilidad de que la eficacia de los métodos de barrera pueda verse reducida con la inmersión y la dilución de los agentes espermicidas si el agua entra y sale de la vagina. La acción de lavado en un traje de neopreno probablemente es mínima y, obviamente no es una consideración para los trajes secos.

DIU

Los dispositivos intrauterinos (DIU) no suponen ningún peligro para las buceadoras. No obstante, con el uso se produce un aumento de la cantidad y la duración del flujo menstrual. Esto puede ser un gran inconveniente si una mujer está buceando en un lugar remoto o en una embarcación sin instalaciones sanitarias ni privacidad.

Osteoporosis

Hasta la fecha, no ha habido demasiadas mujeres que:

  • estén posmenopáusicas y en riesgo de osteoporosis (en promedio, la menopausia se experimenta a los 50 años, la osteopenia entre los 60 y 65 años y las fracturas pueden comenzar a los 70 a 75 años) y
  • tengan una experiencia en buceo considerable que incluya una cantidad apropiada de buceos a grandes profundidades que las pongan en riesgo de osteonecrosis. Por consiguiente, no tenemos datos que indiquen la coincidencia de osteoporosis y osteonecrosis en mujeres (u hombres, para tal caso).

Por lo tanto, no disponemos de datos sobre la coincidencia de osteoporosis y osteonecrosis en las mujeres en situación de riesgo (ni en los hombres).

Consecuencias en el buceo

Los mecanismos fisiopatológicos que producen la osteoporosis y la osteonecrosis son diferentes. La osteoporosis es producto de una disminución en la actividad osteoblástica y un aumento relativo de la actividad osteoclástica, lo que produce una reabsorción y desmineralización de los huesos. La obstrucción de la microcirculación del hueso es el mecanismo disparador de la osteonecrosis.

Las mujeres corren un mayor riesgo de osteoporosis, dado que su masa ósea máxima a lo largo de la vida es inferior a la de los hombres y que la pérdida de estrógenos durante la menopausia acelera enormemente el ritmo de desmineralización ósea.

Todo lo que podemos decir en este momento es que las mujeres deben bucear de la manera más conservadora posible y así intentar minimizar su riesgo de osteonecrosis, de modo tal de no imponer esta enfermedad que daña los huesos además de su ya mayor riesgo de fractura debido a la osteoporosis tipo I dependiente de estrógeno.

Dra. Donna M. Uguccioni, Dr. Richard Moon y Dra. Maida Beth Taylor.

Spanish