Comparación del COVID-19 y la enfermedad disbárica: causas y mitigación de riesgos

El COVID-19 y los accidentes de buceo son cosas muy diferentes, pero los dos tienen muchas similitudes que merecen ser consideradas. Las causas obviamente son distintas; el COVID-19 es causado por un virus mientras que los accidentes de buceo (la enfermedad disbárica, específicamente) son causados por la exposición a la presión. En ambos, los casos pueden variar de leves a graves, y si bien se han registrado muertes, los índices de mortalidad en general son bajos. Al igual que con los accidentes de buceo, hay algunos individuos que tienen un mayor riesgo de contraer COVID-19. También hay algunas semejanzas en los mecanismos fisiopatológicos subyacentes y factores individuales que aumentan la probabilidad de tener una afección grave y desenlaces negativos. Finalmente, lo que aprendemos acerca de cómo prevenir una afección puede ser útil al considerar cómo prevenir la otra.

Es importante comprender que los buzos pueden aumentar considerablemente su capacidad para prevenir y hacer frente a cualquiera de las dos condiciones mediante la adopción de un estilo de vida saludable y el manejo eficaz de condiciones preexistentes.


AspectoCOVID-19EDCEAGMuerte en el buceo
CausaInfección por virusDescompresión insuficienteAscenso rápido sin exhalarMúltiples causas
VectorPersona infectadaPresión ambientalPresión intraalveolarMúltiples factores
ExposiciónContacto estrecho con una persona infectada, espacios cerrados concurridosBuceo con gas comprimido, volar a gran altitudBuceo con gas comprimido, intervenciones médicasInmersión, sumersión, gas comprimido, esfuerzo
AgentesVirusGas inerte disuelto en el tejidoGas alveolar, gas ambiental en embolismo iatrogénicoIntrínseco, extrínseco, conductual
Infectividad/incidencia de lesiones/umbralContacto no protegido —95%2/10.000 en buceos deportivos, mayor en buceos de descompresión, 6 veces mayor con FOPUmbral: ascenso de 90 cm (3 pies) con los pulmones llenos de aire 
Índices de mortalidad de personas enfermas/lesionadas1%<1%30%16/100.000 participantes; 10 veces más entre personas de 60 años y mayores; 10 veces más entre buzos con CCR
MecanismosEntrada a la célula, multiplicación y muerte de la célula, tormenta de citocinasEfectos mecánicos y biológicos de las burbujas en los tejidos y la sangreSobreexpansión pulmonar, embolismo arterialMecanismos múltiples
FisiopatologíaDaño endotelial, inflamación, daños en los órganos, hipoxemia, coagulaciónDaño endotelial, daño vascular y tisular, isquemia local, coagulaciónDaño alveolar, embolismo aéreo, isquemia localParo cardíaco, pérdida del conocimiento, ahogamiento, asfixia
Lesión dependiente de la dosisCuanto más grande sea la carga viral, más grave será la enfermedad. No es completamente predecible.Cuanto más grande sea la carga de gas inerte, y más rápida la descompresión, más probable será la EDC. No es completamente predecible.Cuanto más rápido sea el ascenso, más probable será el EAG. ¿Existe el efecto del embolismo?Esfuerzo, densidad de la mezcla respiratoria
Factores de riesgo individualesObesidad, edad avanzada, diabetes, hipertensión, tabaquismoForamen oval permeable (FOP), diabetes, obesidad, edad avanzada, sedentarismoTabaquismo, enfermedad pulmonar, edad avanzada, falta de habilidadesEdad avanzada, enfermedad aterosclerótica, diabetes, obesidad
Grupo de riesgo más altoBuzos mayores con múltiples condiciones preexistentesBuzos mayores con múltiples condiciones preexistentesBuzos mayores con múltiples condiciones preexistentesBuzos mayores con múltiples condiciones preexistentes

Tabla 1


Si bien los buzos ya están familiarizados con las causas del COVID-19 y la ED, cabe destacar la naturaleza dependiente de la dosis de ambas condiciones y el rol de los factores de riesgo individuales.

Tanto en el COVID-19 como en la EDC, cuanto mayor sea la dosis del agente causante, mayor será la probabilidad de sufrir una enfermedad grave. En los casos de COVID-19, el contacto estrecho con una persona infectada al estar sin protección muy probablemente tenga como resultado una infección, y cuanto mayor sea la carga viral, más grave será la enfermedad. En el buceo, si se sumerge a profundidad, permanece mucho tiempo y hace un ascenso rápido probablemente sufra un caso grave de EDC.  

La única manera de estar completamente seguro es aislarse o no bucear. Pero afortunadamente tenemos medios para protegernos que nos ayudan a controlar el riesgo cuando participamos en una actividad de buceo. Aprender y adoptar medidas de protección es el tema central de la capacitación de buceo. Las medidas de protección contra enfermedades transmisibles como el COVID-19 siempre han existido y, a esta altura, todos debemos dominarlas.

Factores de riesgo individuales

Algunos factores de riesgo individuales pueden aumentar la gravedad de los casos de COVID-19 y EDC.

Entre las condiciones de salud preexistentes que aumentan el riesgo de sufrir un caso grave de COVID-19, las tres principales son las siguientes:

  • Obesidad
  • Diabetes (con complicaciones como daños en los órganos)
  • Presión arterial alta (con complicaciones como daño cardíaco o enfermedad renal)

La inflamación que afecta el endotelio, la fina capa de células que recubre la superficie interna de los vasos sanguíneos, es común a las tres condiciones. Tanto el buceo como el COVID-19 afectan el endotelio. Las condiciones preexistentes que pueden causar daños en el endotelio por sí mismas también aumentan el riesgo de sufrir un caso grave de COVID-19 y de tener desenlaces negativos tanto en casos de COVID-19 como en accidentes de buceo. La inflamación crónica debilita la respuesta inmune y aumenta el riesgo de coagulación.

La obesidad aumenta la probabilidad de sufrir un caso grave de COVID-19 y de muerte a un 40 por ciento. Entre otros problemas, inhibe la expansión pulmonar normal durante la respiración y dificulta la administración de ventilaciones en una emergencia. Para los buzos, la obesidad presenta problemas con el control de flotabilidad, el tejido adiposo puede tener un papel en la formación de burbujas, y durante una emergencia, asistir a buzos con un gran sobrepeso puede ser más difícil.

Tanto en los casos de COVID-19 como en los accidentes de buceo, la edad del individuo es un factor de riesgo bien establecido. La edad está vinculada a cambios sintomáticos y asintomáticos en el cuerpo que dañan el endotelio y disminuyen la capacidad general de curación. Con el envejecimiento, el sistema inmunológico se debilita. Los buzos mayores tienen una probabilidad más alta de producir burbujas y sufrir una EDC.

La peor situación posible es la presencia de múltiples condiciones preexistentes y factores de riesgo. Con el COVID-19, la presencia de múltiples condiciones preexistentes puede dar lugar a casos graves de la enfermedad, incluso en personas más jóvenes. En el buceo, la existencia de múltiples condiciones preexistentes aumenta considerablemente el riesgo de que se produzca una muerte.

La adopción de ciertos cambios en el estilo de vida puede ayudar a aliviar condiciones preexistentes y disminuir la susceptibilidad de una persona a la EDC o el COVID-19.

Mitigación de riesgos

Para evitar el confinamiento total a causa del COVID-19 y la abstinencia de buceo, existen principios básicos en la mitigación de riesgos para las lesiones y las enfermedades transmisibles que pueden ayudar a mejorar los desenlaces. Entre ellos se encuentran:

  1. Evitar o reducir la exposición
  2. Usar equipo de protección
  3. Disminuir la susceptibilidad de un individuo
  4. Aumentar la resistencia de un individuo
  5. Mantener la conciencia
  6. Diagnosticar y brindar tratamiento de forma temprana

Dada la naturaleza diferente de las dos condiciones, el control de la exposición y la protección son diferentes. En el buceo con aire comprimido, para limitar la carga de gas inerte se debe bucear de manera conservadora y controlar el ascenso. Para limitar la propagación del COVID-19, se debe practicar el distanciamiento social y utilizar una mascarilla facial.

La susceptibilidad de un individuo a cualquiera de las condiciones se puede disminuir con las mismas intervenciones. En el caso de la obesidad, por ejemplo, la reducción del peso corporal en un 5 por ciento puede ayudar a controlar la diabetes y la presión arterial alta y puede hacer que el ejercicio físico sea menos difícil. Esto se traduce en un menor riesgo de sufrir un caso severo de COVID-19 y accidentes de buceo graves.

Si bien la edad de una persona no puede reducirse, el proceso de envejecimiento puede desacelerarse mediante la adopción de un estilo de vida saludable y una rutina de actividad física regular.

La Tabla 2: mitigación de riesgos incluye más comparaciones de medidas de mitigación de riesgos.


VínculoCOVID-19EDCEAGMuerte en el buceo
Evite la exposición o mitigue la carga del agenteDistanciamiento social, mascarilla facial, traje de protección contra materiales peligrosos (hazmat) para personal médicoObserve el límite de no descompresión, utilice Nitrox, controle el ascenso, haga paradas de seguridadEvite las emergencias, controle el ascensoControles de salud antes de la participación, buceo conservador, evite los esfuerzos
Disminución de la susceptibilidad mediante la eliminación de factores de riesgoEstilo de vida saludable, reducción del peso, no fumar, ejercicio regular:
— reducción de la inflamación
— menor presión arterial
— mejora de la salud endotelial
— mejora de la capacidad cardiorrespiratoria
Estilo de vida saludable, reducción del peso, no fumar, ejercicio regular:
— reducción de la inflamación
— menor presión arterial
— mejora de la salud endotelial
— mejora de la capacidad cardiorrespiratoria
Estilo de vida saludable, reducción del peso, no fumar, ejercicio regular:
— reducción de la inflamación
— menor presión arterial
— mejora de la salud endotelial
— mejora de la capacidad cardiorrespiratoria
Estilo de vida saludable, reducción del peso, no fumar, ejercicio regular:
— reducción de la inflamación
— menor presión arterial
— mejora de la salud endotelial
— mejora de la capacidad cardiorrespiratoria
Aumento de la resistencia del huéspedVacunaciónCierre de un FOPPractique habilidades, controles anteriores al buceoManténgase saludable
Reconocimiento tempranoSíntomas típicos, pruebasSíntomas posteriores al buceoSíntomas neurológicos graves al salir a la superficieProgresión rápida hasta sufrir un paro cardiorrespiratorio, en el agua o al salir a la superficie
Primeros auxiliosN/COxígeno en la superficieOxígeno en la superficieAED
Diagnóstico tempranoPruebasExamen neurológicoExamen neurológicoControl de los signos vitales
EvacuaciónAvión especial con protección contra materiales peligrosos (hazmat)Avión con presión de cabina de 1ATAAvión con presión de cabina de 1ATARepatriación de restos mortales
TratamientoPacientes de bajo riesgo: sintomáticos
Pacientes de alto riesgo: anticuerpos monoclonales, antiinflamatorios, O2 y UCI, conforme sea necesario
Recompresión tan pronto como sea posible, oxígeno en cámara hiperbáricaRecompresión tan pronto como sea posible, oxígeno en cámara hiperbáricaSoporte de vida
Daños residualesPosiblesPosiblesPosiblesFatales

Tabla 2: mitigación de riesgos


Los buzos pueden hacer muchas cosas para mitigar su riesgo de contraer un caso grave de COVID-19 o sufrir un accidente de buceo. Mantener un estilo de vida saludable y manejar enfermedades crónicas es clave en ambos contextos.

Los confinamientos relacionados con la pandemia de COVID-19 pueden afectar negativamente el estilo de vida de las personas, incluso su actividad física y su salud mental. Y durante este período, muchas personas no han podido participar en actividades que disfrutan, incluido el buceo. Pero debe estar preparado para el momento en que el confinamiento y las restricciones se levanten. Procure utilizar el tiempo durante el que no pueda practicar buceo de la mejor manera posible para reducir sus factores de riesgo relacionados con la salud y así aumentar su resistencia al COVID-19 y los accidentes de buceo.

Español de México