Oxígeno para emergencias

Aunque algunos componentes de una inmersión, como la temperatura del agua y la carga adicional de tareas derivada de la práctica de habilidades, pueden parecer relativamente menores, pueden combinarse para provocar un incidente. Estar preparado con conocimientos de primeros auxilios y saber reconocer a un buceador en apuros puede ayudarte a gestionar la situación.

ERA UN SÁBADO HERMOSO Y CÁLIDO EN EL NOROESTE DEL PACÍFICO. Estábamos realizando dos buceos de verificación para un curso avanzado en aguas abiertas en un popular punto de buceo en el estrecho de Puget. Acababa de sacar a algunos buzos del agua, y estábamos repasando en la costa mientras buzos de una clase básica en aguas abiertas salían del agua con su instructor. Uno de los buzos, un hombre mayor, se veía un poco perturbado mientras caminaba por el leve terraplén hacia el aparcadero. Comenzó a toser mientras subía la colina. Yo lo noté, pero inicialmente lo desestimé como una tos leve y regular y continué trabajando con mis estudiantes. 

Un par de minutos más tarde, él y otro par de alumnos de su clase se sentaron cerca de la nuestra, y volví a oír la tos. Esta vez me llamó la atención: oía que algo iba bastante mal. Su instructor seguía en la orilla ayudando a sus otros alumnos, así que decidí intervenir. Cuando me acerqué a él, volvió a toser y, cuando se llevó la mano a la boca, vi una sustancia rosada y espumosa. Realicé una rápida evaluación primaria e inmediatamente pedí oxígeno. Mi divemaster me entregó el equipo y procedimos a administrar oxígeno utilizando una válvula a demanda, ya que el buceador reaccionaba y respiraba.  

El instructor se acercó cuando comenzamos el suministro de oxígeno, y le informamos sobre la situación y que ya habíamos llamado al 911. Realizamos una evaluación secundaria y continuamos controlando al buzo accidentado hasta la llegada de la ambulancia unos minutos más tarde. Como parte de la evaluación secundaria, realizamos un examen con la ayuda nemotécnica S-A-M-P-L-E (signos/síntomas, alergias, medicamentos, historia clínica pertinente, última vez que se consumió algo por vía oral y eventos que dieron lugar a la situación actual). El único signo o síntoma era una tos productiva con un esputo espumoso rosado. El buzo accidentado no informó ninguna alergia conocida y comentó que tomaba medicación para la presión arterial alta. Su historial médico reveló algunos problemas pulmonares, pero su médico lo había autorizado para bucear antes de realizar el curso. La última vez que había consumido algo por vía oral había sido en el desayuno esa mañana, y el evento que había dado lugar al incidente había sido la actividad durante el buceo. 

La inmersión fue una inmersión de control en aguas abiertas típica del noroeste del Pacífico: agua fría (unos 55 °F) y trajes de neopreno de 7 mm con capucha y guantes para protegerse de la exposición. Buceaba con una configuración de equipo recreativo estándar y respiraba aire. El plan de inmersión era de un máximo de 30 pies durante 30 minutos. Durante la inmersión, la clase trabajó en varias habilidades, como el vaciado de la máscara, la recuperación del regulador y un ascenso nadando de emergencia. El ascenso nadando de emergencia comenzó a unos 6 metros y los buceadores realizaron las demás maniobras cerca del fondo. El buceador lesionado no tuvo problemas con el descenso ni con la ecualización, y afirmó que se sintió bastante cómodo al principio de la inmersión. A medida que avanzaba la inmersión, empezó a notar cada vez más el frío y la constricción del traje de neopreno, especialmente en profundidad.

El instructor había supervisado a los estudiantes durante todo el buceo, y el buzo accidentado nunca informó algún problema al instructor bajo el agua. El buzo realizó un ascenso de emergencia nadando como se le indicó y llegó a la superficie. Él y el instructor dijeron que el ascenso se desarrolló sin inconvenientes, lentamente y de manera controlada. El estudiante estaba usando medidores analógicos, por lo que no pudimos verificar su perfil. Informó que la tos comenzó en la superficie. 

Cuando los servicios médicos de emergencia llegaron, les brindamos un resumen de los hallazgos de nuestra evaluación, las intervenciones que habíamos hecho y los cambios que habíamos observado. Los SME continuaron con la administración de oxígeno con una máscara de no-reinhalación de alto flujo y lo trasladaron al hospital más cercano. Aconsejamos a los SME y al buzo accidentado que se pusieran en contacto con DAN si tenían alguna pregunta y les dimos el número de la línea de emergencias de DAN.  

Al no ser médicos, solo podíamos suponer lo que había sucedido. Sospechamos que el agua fría, el estrés del buceo y los cambios de presión por el ascenso de emergencia exacerbaron su condición pulmonar preexistente y dieron lugar a un potencial barotrauma o edema pulmonar. 

Hicimos un seguimiento con el instructor unos días después para saber cómo seguía su estudiante. Estaba agradecido de que habíamos estado allí y que estuvimos dispuestos a ayudar. Si bien nunca obtuvimos un diagnóstico formal del buzo accidentado, el instructor nos informó que su estudiante había sido dado de alta del hospital y se estaba recuperando satisfactoriamente. Debido al incidente, el estudiante decidió someterse a una reevaluación para obtener una autorización para bucear antes de finalizar su certificación. 

Gracias a la formación que recibimos en el curso DAN de Oxígeno de Emergencia para Lesiones de Buceo, pudimos abordar la situación adecuadamente para obtener un resultado favorable. AD

Cursos de primeros auxilios de DAN v3.0

En la actualidad, DAN ofrece versiones actualizadas de varios cursos de primeros auxilios. Vea todas las propuestas de cursos en DAN.org/education-events/.

Soporte de vida básico: RCP y primeros auxilios (BLS)

Este curso fundamental lo prepara para proporcionar una atención adecuada para lesiones o enfermedades que ponen en peligro la vida hasta que haya atención médica de emergencia profesional disponible. Este curso abarca temas como RCP, AED y otras habilidades de primeros auxilios.

Oxígeno de emergencias para accidentes de buceo (EO2)

El curso Oxígeno para emergencias para accidentes de buceo de DAN le enseña cómo administrar primeros auxilios con oxígeno para emergencias a buzos que pueden estar sufriendo una enfermedad disbárica (ED). Además, este curso le enseñará a reconocer los signos y síntomas de la enfermedad disbárica y a responder a ellos según corresponda.

Primeros auxilios de buceo para buzos profesionales (DFA Pro)

El curso de Primeros Auxilios de Buceo para Buceadores Profesionales de DAN está dirigido a buceadores y personal comercial, profesional, de acuarios y científico. Proporciona conocimientos y habilidades de primeros auxilios específicamente para estos entornos de trabajo. Es el curso de primeros auxilios más completo en la industria del buceo, y tomar este curso da divemasters e instructores de buceo un conjunto indispensable de habilidades de mitigación de riesgos.

Alert Diver - Q3 2022

Spanish