Curso de rescate: ¿estoy capacitado para dictarlo?

Practicar los principios básicos del buceo y el rescate en un entorno controlado le permitirá identificar los puntos en los que debe trabajar antes del buceo y lo ayudará a sentirse preparado y seguro al responder a un incidente.

CUANDO SE LES PIDE QUE DESCRIBAN SU CURSO FAVORITO, muchos buzos hablan sobre los desafíos y triunfos que experimentaron durante su clase de rescate. Los instructores a menudo describen el curso de rescate como el más enriquecedor que dictaron. Con frecuencia es el primer curso en el que los buzos comienzan a pensar en otras personas más que en ellos mismos, por lo que poco sorprende que se destaque.

El objetivo principal de todos los buzos de rescate certificados debe ser regresar a casa al final del día. En un curso de rescate completo se enseña a los estudiantes cómo manejar emergencias comunes y excepcionales. La mayoría de los cursos consta de clases en el aula, en aguas confinadas y en aguas abiertas donde los instructores presentan habilidades y los estudiantes las practican. Las habilidades de rescate incluyen identificación de problemas menores antes de que se intensifiquen, técnicas de autorescate, recuperación de un buzo que no responde y cómo manejar a un buzo con un ataque de pánico. Algunos cursos de rescate incluyen problemas instigados por el instructor, como la rotura de la correa de una aleta, enredos por visibilidad nula o situaciones donde un buzo se queda sin aire. A veces esas hipótesis se usan como un rito de iniciación y no como momentos de enseñanza y aprendizaje.

PRÁCTICA REGULAR

¿Cuándo fue la última vez que practicó habilidades de rescate? Para muchos buzos, solo sucedió durante su curso de rescate, sin importar si fue seis meses o seis años atrás. Para el momento en que los buzos deportivos se vuelven profesionales, probablemente ya han desempañado sus máscaras con éxito cientos, sino miles, de veces. Sin embargo, las habilidades de rescate se repiten mucho menos. Para la capacitación de divemaster e instructor se debe demostrar habilidades de rescate, ¿pero con qué frecuencia los buzos las han practicado, y aún menos utilizado en un rescate real? Esta pregunta no se trata de hacer cosas simples y de rutina para ayudar a un compañero, como quitar un trozo de sedal monofilamento de la válvula de su tanque, sino un verdadero rescate que involucre a un buzo que no responde o que tiene un ataque de pánico.

La mayoría de los profesionales de buceo no han tenido que usar sus habilidades de rescate fuera del ámbito de capacitación. Obviamente, no podemos planificar rescates de la vida real, y los buzos no saben cómo es responder a una emergencia hasta que se produce una. Para utilizarlas en una emergencia con eficacia, los buzos deben practicar habilidades de rescate regularmente —al igual que cualquier persona que desee enseñarlas—.

CERTIFICACIONES DE ENSEÑANZA

La pregunta de qué capacita a un instructor para dictar un curso de rescate no se plantea lo suficiente en la industria del buceo. ¿Es suficiente haber realizado un curso de buceo de rescate una vez, o las certificaciones deben ser más amplias?

A pesar de la falta de requisitos estandarizados, los instructores deben desafiar sus habilidades y, para ello, deben formarse de manera continua. Vale la pena realizar un curso de rescate nuevamente con un instructor diferente y quizás una agencia distinta o, lo que es aún mejor, hacer un curso de rescate avanzado. Un curso avanzado será un buen repaso y ofrecerá conocimientos y técnicas adicionales que su curso inicial no haya abarcado. 

El buzo verifica la respiración durante una práctica de rescate

Un instructor completo incluso puede considerar inscribirse en un curso de supervivencia para buzos o un curso de socorrismo para crear conciencia de la situación, comunicación de autoridad y habilidades de preparación para emergencias. Las clases extracurriculares garantizan que un instructor tenga la experiencia necesaria para enseñarles a los estudiantes y que ellos dependan de habilidades actuales y no de lo que aprendieron en su curso de rescate.

Aparte de inscribirse en un curso, ¿qué pueden hacer los profesionales de buceo ahora mismo para asegurarse de dictar el mejor curso de rescate posible? La práctica rutinaria no puede sustituirse con nada. Al prepararse para un buceo, verifique si hay algún problema con el equipo que usted, su compañero y otros buzos próximos deban abordar. Practique habilidades de buceo y rescate fundamentales regularmente. Busque un compañero y practique cómo recuperar a un buzo que no responde, arrastrarlo hasta la costa y sacarlo fuera del agua. En una parada de seguridad, repase habilidades como uso compartido de aire o cómo desempañar la máscara. Tómese un momento para practicar situaciones con un buzo con un ataque de pánico.

Cuando los instructores se preparan para dictar un curso de rescate, deben evaluar sus habilidades con honestidad y determinar si están capacitados para enseñar a estudiantes. Si puede identificar áreas con deficiencias, planifique cómo resolverlas. Puede trabajar en su estado físico si eso puede mejorar su capacidad para llevar a cabo habilidades. Si necesita ampliar sus conocimientos, busque recursos para estudiar. Si pasó tiempo desde que practicó sus habilidades, métase en una piscina. Reconocer sus puntos débiles frente a sus estudiantes no tiene nada de malo, ya que puede ser un ejemplo de lo importante que es reconocerlos y mejorar.

CONTENIDO DEL CURSO

¿Qué contiene un buen curso de rescate? Debe comenzar desarrollando las habilidades fundamentales que los buzos aprenden en los cursos de buceo en aguas abiertas y avanzado en aguas abiertas, cómo quitarse y volver a colocarse la máscara, flotabilidad y ajuste fino apropiados, recuperación del regulador y procedimientos con compañeros. 

Las habilidades específicas que los buzos deben adquirir con eficacia durante su curso de rescate incluyen identificar problemas antes de que se conviertan en emergencias, configurar el equipo para un uso óptimo, cómo acercarse a un buzo que no responde o que tiene un ataque de pánico y manejar su propia seguridad al brindar atención a otros buzos. El curso también debe abarcar varias técnicas para lidiar con un buzo con un ataque de pánico, evitar que un buzo se dirija a la superficie a toda velocidad y manipular a un buzo accidentado en la superficie.

Los instructores tienen el deber de preparar a sus estudiantes de la mejor manera posible. Para asegurarse de que eso suceda, es indispensable contar con certificaciones, práctica y experiencia suficientes más allá de un curso de rescate básico de una certificación deportiva. Recuerde, el objetivo principal de todos los buzos de rescate es regresar a casa al final del día. Asegúrese de que usted y sus estudiantes hayan recibido una capacitación adecuada y que practiquen con frecuencia para lograr que ese objetivo resulte probable.

la revista - Q3 2022

Spanish